Martes, 11 de Diciembre de 2018
Última actualización: 01:53 CET
Literatura

Legna Rodríguez Iglesias: 'Me interesa parecerme a mi escritura, y que mi escritura se parezca a mí'

Legna Rodríguez Iglesias. (LAURA RODRÍGUEZ)

Presentada por la editorial Alfaguara como el "tsunami Legna", su nombre es Ángel al revés —el nombre de su abuelo—. Irreverente, rebelde, transgresora, "un monstruo de desenfado", son algunas de las etiquetas que le ponen a Legna Rodríguez Iglesias (Camagüey, 1984), de quien también se ha dicho que es "una gran trabajadora de las palabras: estas pueden ser caprichosas, risueñas, misteriosas, y sobre todo frágiles", su productividad en tanto a libros publicados —una veintena— corrobora esa frase de la periodista Azucena Plasencia.

Narradora, poeta y dramaturga, la obra de Legna te puede gustar o no, pero no te deja indiferente. La de Legna "es la poesía social de nuestro tiempo, el coloquialismo del siglo XXI, como venganza y desquite del conversacionalismo literario de los 70", afirmó el escritor y crítico Yoandy Cabrera.

Ganadora de varios reconocimientos importantes, como el Premio Iberoamericano de Cuentos Julio Cortázar 2011, el Premio Casa de Las Américas de Teatro 2016, y el Premio Paz 2016 de Poesía, otorgado por The National Poetry Series, su nombre suena hoy en el terreno literario hispanohablante como una de las voces más potentes de la literatura joven de Cuba, aunque Legna desde 2015 vive y escribe desde Miami.

Ella forma parte de esos jóvenes escritores cubanos que ya no viven en Cuba, con quienes DIARIO DE CUBA quiere conversar sobre su trabajo y sus vivencias como exiliados.

¿Cuáles son los temas que más te interesa abordar?

Al abordarlos, ellos se tuercen. Pero siempre, desde el principio, me interesó explorar bien la noción de lo femenino, no como socialmente se ha canonizado, sino como un fenómeno muy asombroso. Eso, disparado hacia las distintas estructuras sociales, como la familia, sobre todo. Luego también me interesaron otros tópicos, tal vez más o menos morales, y más o menos políticos. No estoy segura de que se haya interpretado así, pero uno, que sabe sus cosas, puede dar fe.

Escribes poesía, narrativa (para adultos y niños) y teatro, y en tu obra se percibe la interconexión entre géneros literarios. No obstante, ¿hay algún género que prefieras sobre otro, que sea tu voz más esencial?

Mi idea de los libros se repite en todos: una historia atractiva que contar, un problema, una confrontación. Puede ser a través de construcciones poéticas o a través de un discurso narrativo, pero la historia debe prevalecer. Esa consecución de hechos y acciones transversales, y diálogos directos o indirectos, y clímax. Todo eso debe estar presente. Me siento cómoda escribiendo el libro que decida escribir en ese exacto momento. Como lectora y correctora de ellos, prefiero mis libros de narrativa.

La provocación es parte de tu proyección como escritora y de tu escritura, eso te ha traído admiradores y detractores, ¿qué hay detrás de esta (im)postura?

El arte es provocación. No se premedita eso. Detrás de mi escritura hay una mujer muy parecida a lo que ves. Sostengo profundamente que uno es lo que parece. Me interesa parecerme a mi escritura, y que mi escritura se parezca a mí, llegar a la médula libremente, y en ese camino no hago concesiones, ni personales ni escriturales.

¿Dónde y en qué horario prefieres escribir? Cuéntanos de tu rutina de trabajo… (soporte, contexto, ¿¡manías, fetiches!?)

Si no estoy escribiendo, estoy pensando en lo que escribiré. Todo forma parte del texto que se creará. Escribo mucho en mi teléfono, porque es como el lápiz y la libreta que antes tenías a mano. Pues ahora es esta pantallita frágil lo que tenemos a mano, y yo la uso hasta quebrarla. Si se quiebra es una buena señal.

Lo único que necesito para escribir es estar sola, estar obsesionada. Puede haber gente delante, una o varias personas, que yo sabré acomodarme en mí misma y sentir esa noción casi enfermiza. Hay un ejercicio de teatro muy básico que se llama “soledad pública”, y yo ejercito eso cada vez que escribo.

¿Qué autores son un referente para ti?

Perdona que sea sincera, pero esta pregunta de los autores es matadora. Los referentes de un lector cambian todo el tiempo. Voy a decirte un solo autor, uno solito, que escribió poesía, novelas, cuentos, ensayo y teatro, y que tenía cara de malo, y muchísima impostura, sobre todo a la hora de escribir: Samuel Beckett.

¿Trabajas actualmente en algún proyecto?

Trabajo en varios proyectos ahora mismo. Algunos ya terminados y en espera de una respuesta editorial. Pero son sorpresas.

¿Qué libro estás leyendo ahora?

Tumbas de poetas y pensadores, de Cees Nooteboom, y la poesía de Derek Walcott. Pero voy lento porque si leo no escribo, y ahora tengo unas ganas enormes de escribir.

¿Qué es lo peor y lo mejor que te ha ocurrido en el exilio?

Lo mejor es estar embarazada, y lo peor es una lista muy larga que empieza en las pérdidas reales, que pasa por la doble moral, y que termina en una hamburguesa. 

¿Qué repercusión ha tenido en tu escritura vivir fuera de Cuba?

Aún no lo sé. Yo escribo lo que veo, y lo que veo aquí tiene más conservantes que un rayo encendido. Esas repercusiones se verán más adelante. Pero claro que habrá mucho de eso, y de otras cosas más.

No tener el respaldo del país de origen, ¿qué impacto ha tenido en tu trabajo?

Ninguno. Mi trabajo no es colectivo. No dependo de un grupo para crear nada. Mi obra es singular. No soy dada a los grupos. Cuando sales de Cuba te das cuenta de que el campo de las editoriales y publicaciones cubanas es tan reducido como irreal.

¿Qué es Cuba para ti? (en una frase)

Así mismo termina un cuento mío:

"¿Qué es Cuba para ti?

Macho, la patria es la patria."

¿Qué es lo que más te gusta del país y la ciudad donde vives?

Pues me sigue gustando más que nada lo mismo que me gustaba cuando vivía en Camagüey o en La Habana: los amigos, la gente que quiero, la perra, la gata, mi amor, y el momento cuando entro a mi estudio y cierro la puerta.

Volverías a vivir en Cuba si…

Solo si mi hijo me lo pide de rodillas  


Legna Rodríguez Iglesias es autora de varios libros, entre ellos: Hilo+Hilo, poesía, (Bokeh, Leiden, 2015); Las analfabetas, novela, (Bokeh, Leiden, 2015); Dame Spray, poesía (Hypermedia Ediciones, 2016); Chicle (ahora es cuando), poesía, edición bilingüe (Letras Cubanas, 2016); Todo sobre papá, poesía para niños (Ediciones Aguadulce, 2016) y La mujer que compró el mundo, cuento (Los libros de la mujer rota, Chile, 2017). 

Sus volúmenes más recientes son: el libro de sonetos Miami Century Fox (Akashic Books, 2017), ganador del el Premio Paz 2016, y Mi novia preferida fue un bulldog francés, narrativa (Alfaguara, España, 2017).

Puedes leer online un fragmento de Transtucé (Casa vacía, EEUU, 2017), un texto de No sabe/ no contesta (Ediciones La Palma, España, 2015), y varios poemas que hemos publicado en DIARIO DE CUBA.

34 comentarios

Imagen de Anónimo

00:06: no entendí nada de lo que dijiste. Organiza tu cabeza y después escribe.

Imagen de Anónimo

Ano de las 23:05, yo creo que usted no entendió, si que pone que hay que tener... para llamar pero como no llama las cosas por su nombre con tanto mareo entonces no tiene. 

Imagen de Anónimo

A un bagazo, poco caso. Los ataques no son por envidia ni la cabeza de un carajo. Es por lo soso de las respuestas, el texto, que no poema, malísimo donde los haya y por haber salido de cuba y por decir que lo único bueno que le ha pasado en el exilio es preñarse, porque el exilio tiene muchas cosas malas. No se ha limpiado de Cuba, pues pone, al parecer con orgullo, esa mugre hedionda del Premio (sanguinolento) Casa en su bio. Eso lo hace para estar bien con los zurdos de las editoriales del mundo. No tiene ovarios para quitarlo. Por último, en respuesta a alguien que lo escribió: cojones tuvo Reinaldo Arenas que desde que estaba en Cuba, hasta que se murió, sin dejar de escribir, tampoco dejó de señalar el infierno de la Involución Cubana. Y quien que se la dé de intelectual, lo sea o no, que no defienda a su patria en esos momentos trágicos que vive, no tiene valor alguno como ser humano y es, a mi entender, un traidor.

Imagen de Anónimo

Se ve una muchacha, porque todavía lo es, atractiva. Que claro, a lo mejor a alguien le dio calabazas y ya no ve por donde atacarla.

Imagen de Anónimo

Lo que pasa es que hay quetener muchos cojones para llamar al pan pan y al vino vino

Imagen de Anónimo

La verdad es que ella ya está "pasadita" para ser una jovencita... Sí se ve que no tuvo 15...

Imagen de Anónimo

Esta chica no ofende a nadie, no ha denigrado al exilio y sí se evidencia en cambio, animadversión hacia ella, ¿por qué?, porque es honesta, dice que no volverá nunca más al comunismo que dejó atrás. Desde luego no irá de invitada al Demetrio, ya se sabe lo qué va allí.

Imagen de Anónimo

Y sobre todo, falta de humildad, de tino. Hay que ser retonto, o retonta, para no darse cuenta que la mayoría de las respuestas que la defienden, que tienen como punto común el hablar mal de los creadores que ya pasaron la adolescencia, vienen de ella. Lo sé, porque siempre, en este y otros posts, dice lo mismo. No es ella. No. Es su alter ego. Su otredad. Por favor. Más cordura. Y envidiar, qué. Qué manera de comer de lo que pica el pollo.

Imagen de Anónimo

Manera comer lo que pica el pollo algunos comentaristas acá, impresionante el nivel de envidia tras el cobarde anonimato.

Imagen de Anónimo

¿No es muy joven con 34 años? Pero si muy joven para tener una obra sólida, como afirman otros, ¿en qué quedamos? Ah, se huele la envidia a través de la pantalla... o son la mayoría de los que comentan demasiado viejos para entenderla, o demasiado cheos... o las dos cosas. Dejen que la muchacha responda lo que quiera y no lo que ustedes quieren, que la entrevista se la hacen a ella, no al señor que se las sabe todas en el exilio. Mucho tiempo viviendo en el monstruo pero no aprenden de democracia y libertad de expresión. 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.