Música

'Háblame del mar, marinero…'

Kelvis Ochoa, Manolín, Descemer Bueno, Issac Delgado… Los músicos que regresan a la Isla evitan hablar de política y se niegan a condenar la represión.

A Benny Moré, a las orquestas Hermanos Castro, Antonio María Romeu, Lecuona Cuban Boys, al Trío Matamoros, Celia Cruz, Tito Gómez, Barbarito Diez, Olga Guillot, Bebo Valdés, Rita Montaner, Bola de Nieve o Rosita Fornés nadie les exigió una actitud política cuando, en la primera mitad del siglo XX, actuaban en CMQ, Tropicana, grababan para la RCA Víctor o se presentaban en televisión.

¿Por qué entonces habría que pedirles conciencia ciudadana a "los músicos que regresan", como Kelvis Ochoa, Raúl Torres, Argelia Fragoso, Issac Delgado, Tanya, El Médico de la Salsa, Bonny y Kelly, y Descemer Bueno? Pues la respuesta está a la mano. Ellos han hecho de la política parte de su discurso.

Después de 1959, nada fue igual. Comenzaron las exigencias y los artistas tuvieron que posicionarse a un lado u otro de la valla. De repente, la música cubana se hizo por los que se quedaron y los que se fueron. Y, talento aparte, la generación de la Nueva Trova marcó un hito.

Los músicos que regresan (aunque todos no pertenezcan a una misma generación artística) han declarado, en más de una ocasión, la influencia de la Nueva Trova en su obra. Han convivido con ella, han heredado la poesía utilizada como ideología. Y de ella aprendieron bien.

Quien haya escuchado a Kelvis Ochoa en sus descargas habaneras de los años 90, recordará sus coqueteos con la crítica social. Después vendrán, ya en el exilio, el proyecto Habana Abierta, y los discos —Habana Oculta, Habana Abierta, 24 horas y Boomerang— que sirvieron de válvula de escape a los cubanos. 

De ese proyecto, Kelvis Ochoa fue el primero —y quizás el único— que ha regresado. Ha asumido la fórmula que el artista plástico Kcho le ha señalado. No da una entrevista a DIARIO DE CUBA, pero sí canta en tribunas abiertas. Su ausencia en el concierto de Habana Abierta, en el Salón Rosado de la Tropical, en 2011, marcó distancia. Esa era una cita ineludible.

Justamente ahora, Kelvis Ochoa realiza una gira por Miami. Unas horas antes de partir, este periódico le preguntó si estaba de acuerdo con que su música se utilizara en los actos de repudio contra la disidencia, como ocurrió hace unos días ante la sede de Estado de SATS. Su respuesta fue la esperada: "No sé de qué me estás hablando".

Estrategias diversas

Issac Delgado, por su parte, está pagando su cuota de ninguneo. En Cuba no le perdonan haber hecho declaraciones contra "esto" cuando pisó tierras norteamericanas. Su concierto habanero, el 14 de diciembre, fue una muestra de virtuosismo. Quienes se enteraron, disfrutaron de un Issac excepcional. Muy poca promoción y ninguna entrevista. Nada de televisión. Ese es el peaje por volver a ser parte del catálogo de músicos de las empresas estatales y mantener fuera del país sus negocios.

La estrategia de Descemer Bueno es otra. ¿Por qué se fue? Por lo mismo que los otros. El talento no sobrevive en una isla de miserias y censuras. En Nueva York aprendió una lección: hay que vender. Sus coqueteos no han sido políticos, sino comerciales. Entonces ha explorado. Desde su hit cantado por Enrique Iglesias y Juan Luis Guerra, todos en la Isla quieren algo de él, y él quiere algo con todos: Gente de Zona, Buena Fe, Osmani García, Gema Corredera…

Tampoco pudo ser contactado para conocer sus opiniones. Sus representantes en La Habana y Miami evitaron el encuentro con DIARIO DE CUBA. Eso, de alguna manera, también es una actitud política. Bueno se presentará el próximo 27 de diciembre en The Place, en Miami.

Argelia Fragoso ha regresado en la más absoluta grisura. Su Encuentro de Voces Populares apenas recibe promoción. Con su registro de contralto y sus estudios en el Conservatorio Franz Liszt de Weimar, Alemania, ha retomado, como la vieja escuela, el magisterio como salida.

Tanya es otra de los músicos que pasó por los escenarios cubanos recientemente. Ese hombre estaba loco porque su autora se volvió cuerda. Presentaciones en el Pabellón Cuba, El Sauce, Bertolt Brecht y, sobre todo, silencio. Le enviamos un cuestionario, pero nunca respondió. La rockera que hizo cantar, en la oscuridad de los cines, a muchos cubanos, cada vez que salía Fidel en los noticieros del ICAIC, parece haber concluido que, de política, aquí solo hablan los autorizados. Y que es mejor regresar, sí, pero con la cabeza gacha.

Raúl Torres es el "regresado" más servil hacia el régimen, después de su etapa "disidente" en España. En el colmo de la adulonería, compuso una canción al difunto Hugo Chávez. Tras las huellas del trovador Eduardo Sosa, que probó la fórmula de cambiar talento por política, Torres apaga su candil de nieve, definitivamente, y se suma a la banda de Kcho.

Manolín: 'Ni el G2 ni la CIA funcionan conmigo'

El Médico de la Salsa es quizás el más polémico de todos, por sus escándalos en las tribunas de Miami. En La Habana muchos apostaban a que tendría que abrir un consultorio, porque con la salsa no le iba a dar la cuenta. Pero el hombre se reinventó por enésima vez y recaló en la Isla para intentarlo nuevamente. En una llamada telefónica previa respondió: "Sí, te doy una entrevista, pero yo no hablo de política".

Después de sus declaraciones en el exilio, a quién pretendía engañar. Finalmente respondió un cuestionario, vía correo electrónico, que brilla por su tibieza.

¿Qué sentiste al aterrizar en Cuba?

Al aterrizar en Cuba se siente una extraña sensación, son muchas cosas las que te vienen a la cabeza, el tiempo que has estado fuera, la opinión que tienen los de allá, y los de acá, y el tiempo que llevas sin ver a tu familia y sin estar con los tuyos.

El avión llega tan rápido de Miami a La Habana, que uno se pregunta cómo es posible que estemos tan cerca, y a la vez tan lejos. Y, sobre todo, uno siente que es de ahí, que ese pedazo de tierra te pertenece.

¿Qué te dice la gente en la calle?

La gente en Cuba es única, muy natural, y tiene su propia manera de ver las cosas.

Conmigo fueron y son muy cariñosos. Esto te atrapa muy rápido, mucho cariño, mucho calor humano, es la verdadera riqueza de Cuba, ese vivir como si todos se conocieran o todos fueran familia.

Los cubanos me gritan, por donde quiera que paso, con la confianza que uno trata a un familiar. Me gritan "Manolín, te queremos, qué bueno que regresaste, no te vayas más, quédate con nosotros". Me han hecho llorar más de una vez con esa espontaneidad y cariño que me profesan. Y yo, la verdad, no los dejaré nunca más, con mi gente estaré hasta el final de mis días.

Seguiré recorriendo el mundo con mi música, pero siempre regresaré a casa, por encima de todas las cosas.

¿Qué condiciones te ha impuesto el Gobierno, a cambio de permitirte el regreso a Cuba?

El Gobierno no me ha impuesto ninguna condición para regresar a mi país. Hasta ahora, ninguna.

¿Se ve afectada tu libertad de expresión al regresar a Cuba?

Mi libertad de expresión siempre ha estado amenazada. En Cuba, antes de irme, y en Miami, todos estos años; pero yo siempre he sido yo y he sido y soy libre. Hago uso de mi libertad sin pedir permiso a nadie, y menos para decir lo que pienso.

Ni el G2 ni la CIA funcionan conmigo, porque yo ando por esta vida diciendo lo que pienso de las cosas a viva voz. No hay nada que grabarme con un micrófono escondido, sería perder el tiempo, porque todo lo que pienso lo digo a viva voz y a plena luz del día.

Yo no soy un disidente, ni tengo esa vocación de enfrentar ni intentar derrocar gobiernos, ni el de Cuba ni el de ninguna parte, eso no es lo mío. Lo mío es cantar y hacer feliz a la gente con la música, lo mío es ser yo, y decir lo que pienso, sea lo que sea y donde sea. Simple y llanamente, ese soy yo.

¿Qué otros colegas conoces que han regresado o están por regresar?

Según soy libre cuando de mí se trata, así hago lo posible de ser respetuoso con la vida de los demás. Sí hay otros artistas cubanos que me han dicho que les gustaría y quieren regresar, pero eso les toca a ellos decirlo públicamente. Issac Delgado sí ya es sabido por todos que está en Cuba, en su país y con su gente, como debe ser.

Un artista se debe a su pueblo, eso está por encima de todo. Somos embajadores naturales de nuestros pueblos.

Comentarios [ 50 ]

Imagen de Anónimo

El articulo de Jacomino en La Jiribilla limpia el piso con esta periodista y deja a DDC muy mal parado... se que tampoco publicaran este post, me da igual...  jaja... cada dia pasan mas pena.

Imagen de Anónimo

Eso mismo es lo que ha hecho el  Comandante Fidel toda su vida: no someterse, como buen martiano y cubano. Cuba es Cuba, porque nunca se ha sometido a nadie. En toda su historia: Cuando Cuba se hizo Nación, en 30 años se la quitó de arriba. y la historia de 1898 duró 60 años. Por eso no hablamos inglés

Imagen de Anónimo

Hermano,verdad q ser un cubano renegado es lo ultimo , q sabes tu de musica,luis miguel siempre es lo mismo al igual q julio iglesias y tu seguro q ni sabes hablar bien ingles para escuchar a macartney,compadre eso es lo maalo de los q salen huyendo de cuba, q despues se hacen  los mas cultos,y el mono aunque se vista de seda ,mono se queda,quien dice q por q no pueda asistir a u concierto de alguien soy infeliz,tu seguro no tienes dinero para ir auno,hay cosasa mas importantes que eso, seguro  tu no ayudas a la familia q dejastes en cuba,perro

Imagen de Anónimo

Pero, leer este articulo y ver reflejado la carencia intelectual y democratica de su autor es lo mismo. Libertad en el siglo XXI, es mucho mas que dar declaraciones segun los intereses de cada escenario, sin dudas ni en cuba ni en miami hay libertad. Cuba es de los cubanos, errores, dejaciones han existido, existiran, pero patria es humanidad y es nuestra patria. Miami, nos acoge, pero no somos de Miami, estamos aca por casualiadad. Un artista verdadero se debe a su publico y no importa cuales sean las verdades politicas de Cuba, lo que trasciende es el reencuentro con ese pueblo que no tiene la culpa de tener dictadores ni que existan personas tan esquematicas, tan enquilosadas y reaccionarias como algunos seudo intelectuales de miami. Libertad, es hacer lo que quiera y decir lo que se me de la gana, se que en Cuba no hay libertad, pero no la hay en Miami. Bravo por esos artistas que van a su patria a regalar lo que mejor recibe el pueblo: arte. Vivo en Miami, por razones conocidas, pero mi corazon esta en Cuba.

Imagen de Anónimo

De acuerdo con el mongo...esa mania cubana (el ombliguismo de que hablaban hace unos dias) de pensar que cuba y los cubanos son prioridad de la cia es realmente patetico.

Imagen de Anónimo

Muy bien por aquellos artistas que no quieren responder a cuestionarios capsiosos de DDC... Eso es para que aprendan a hacer periodismo, y no repetir lo que otros hicieron con Celia Cruz durante decadas... como la acosaban y la empujaban a declarar..esa historia sera escrita algun dia...

Se que esto no lo publicaran, como hacen habitualmente con mis comentarios aqui, pero no imorta...Quienes tiene que leerlo lo leen.

Imagen de Anónimo

Manolin....como dice El Pible, como estara la Salsa cuando necesita un medico...No la ha terminado de matar milagrosamente.....No tiene tiempo para hablar de politica, es que se esta sacando las cejas y eso es muy trabajoso....lleva mucho tiempo...De cualquier manera, los artistas que regresan cabizbajos estan en su derecho, pero han firmado su certificado de defuncion como intelectuales....

Imagen de Anónimo

Me parece muy bien, es hora de devolver la escoria de gente sin principios y pseudo artistas tremendamente malos y fracasados. y medicos que ni son medicos ni son cantantes, que se vayan de vuelta pero que no vuelvan mas. 

Imagen de Anónimo

Dudo que a la CIA le importe un carajo lo que piense este mequetrefe. Es mas dudo que sepan quien es, y de saberlo dudo que consideren que piensa.

El Mongo

Imagen de Anónimo

hace bien en regresar de todas formas los cubanos tantos los de cuba como los de miami son tremendos hp porque ahora este va a cantar a la plaza de la revolucion y se llena de cubanos  pero si lo contratan en miami para dar un concierto tambien se llena de cubanos  asi que lo mejor que hizo fue eso en definitiva ningun bando sirve para nada , el esta pensando en el y su familia y eso es lo que debe hacer