Lunes, 20 de Mayo de 2019
Última actualización: 16:08 CEST
Opinión

De Raúl, por vía de Shakespeare

'Macbeth' en el Festival Internacional de Teatro de Edinburgo. (EIF.UK)

Al paso que vamos, este pudiera ser el annus horribilis del castrismo. Las medidas anunciadas el miércoles en Miami por John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, cancelan los últimos vestigios de la apertura de la Administración Obama y da luz verde a las demandas contra compañías que se beneficien de propiedades confiscadas después de 1959. Para Raúl y su mafia vasalla se va cerrando la brecha entre la posibilidad de gobernar contra EEUU y la imposibilidad de sobrevivir sin EEUU.

La situación tiene ese matiz de teatro isabelino en que la euforia, el exceso y la ilusión conducen irremisiblemente a la tragedia. A finales del 2015, la dictadura estaba a punto de alcanzar su definición mejor. Era un gran momento político en que comenzaban a cosecharse los frutos de una larga y meticulosa estrategia. Veamos:

  • Solvencia energética, así como un determinante nivel de subsidios en otras áreas, garantizados por Venezuela. El acceso incondicional a los recursos del Estado venezolano permitía proyectar la influencia castrista sobre América Latina como nunca antes.
  • Disfrute de un sorprendente grado de respetabilidad entre las elites de Europa y EEUU, con una creciente credibilidad ante organismos internacionales.
  • Condonación y/o favorable renegociación de abrumadoras deudas con Occidente.
  • Establecimiento de un tácito concordato con la Iglesia, que facilitaba el control incluso de aspectos de evangelización y asistencia, además de cooptar a un sector de la jerarquía eclesiástica como una rama del servicio exterior.
  • Disminución de la asistencia económica y el apoyo político a la oposición dentro y fuera de la Isla por parte de Washington y la Unión Europea.
  • Exclusión de la lista del Departamento de Estado de EEUU sobre naciones que patrocinan el terrorismo.
  • Arreglos en la política inmigratoria de EEUU que satisfacían el doble requisito castrista de decidir quién abandonaba la Isla sin cerrar los canales para mantener una constante corriente de inmigrantes.
  • Penetración de los medios, la política, la academia y la esfera artística en Miami, eje del esfuerzo anticastrista. A través de la prensa escrita, la televisión, presentaciones de artes plásticas, encuestas, foros, espectáculos populares y declaraciones de intelectuales tramitados en pose de intelectuales contestatarios, se construía un pujante discurso para desactivar la memoria histórica, desacreditar las instituciones y figuras del exilio, negar el papel de la disidencia e igualar moralmente a víctimas y victimarios.
  • Favorable expectativa en EEUU y el resto del mundo ante un triunfo electoral casi seguro de Hillary Clinton que abriría paso a inversiones, préstamos y un masivo turismo norteamericano. Tanto empresarios cubanoamericanos como banqueros suizos hablaban del renacer de una economía en una situación geográfica privilegiada y con un Gobierno capaz de ofrecer estabilidad política y acceso a una mano de obra barata y disciplinada.

Raúl lo tenía todo. (Para mayor holgura, Fidel estaba en sus últimos días). EEUU había tirado la toalla. Un presidente de lo que era entonces el ala más liberal del Partido Demócrata, asistido por un equipo incapaz de ocultar su complacencia con la dictadura y su desprecio por la oposición interna y los exiliados, les había arrojado una tabla de salvación. Ni siquiera se les pedía que hablaran de reformas democráticas. Culminada con todo éxito la transición dinástica, era cuestión de esperar con los bolsillos abiertos. El 2017 pudo haber sido un annus mirabilis. Pero llegó Donald Trump a la Casa Blanca.

Este es el momento, digamos, en que Macbeth ve avanzar el bosque de Birnam hacia la alta colina de Dunsinane. Mientras un grupo de cubanoamericanos ayuda a perfilar en la nueva administración un radical cambio de política hacia la dictadura, Venezuela va entrando en una profunda crisis y el bloque bolivariano se deshace como un castillo de naipes.

En Brasil, Ignacio "Lula" Da Silva entra en la cárcel. El ecuatoriano Rafael Correa huye a Bélgica. Compungida y despeinada, Cristina Fernández de Kirchner va de un juzgado a otro acumulando cargos como una reincidente carterista. A su vez, la elección de presidentes conservadores en Bogotá, Brasilia, Buenos Aires y Santiago de Chile conforma de hecho una coalición democratizadora con una inequívoca posición de condena a Cuba.

De particular importancia en el contexto latinoamericano es la posición del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, un prestigioso hombre de izquierdas que cataloga al castrismo como "una revolución jinetera".

Si Hugo Chávez encarnó la providencia que ayudó a Fidel a sobreponerse a la caída de la Unión Soviética, ahora Nicolás Maduro encarna la catástrofe que arrastra a Raúl a un incierto período de aislamiento regional, penuria económica y confrontación con Washington. La sangre que se derrama en las calles de Venezuela ante los ojos del mundo acusa también la injerencia y el saqueo castristas.

Millones de latinoamericanos han visto en el noticiero de la tarde que de la mano de los asesores cubanos no llega el progreso sino la miseria, no el derecho sino la tortura, no la fraternidad sino el odio. La imagen de una revolución heroica y altruista pintada y repintada a lo largo de seis décadas se hace trizas en Instagram.

En la segunda parte de Enrique IV, Shakespeare hace deambular al rey, insomne de preocupación en tanto los súbditos duermen. "Incómoda yace la cabeza que lleva una corona", dice el atormentado Enrique. Ignoro si Raúl siente el peso de su corona totalitaria. Pero las medidas anunciadas por Bolton son como para quitarle el sueño.

4 comentarios

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Imagino que algunos descerebrados de estos foros, se han sentido privados del placer de ofenderme esta semana, y lo siento por ellos; pero dedico la Semana Santa a mejores labores que leer mas de lo mismo. Hoy, por suerte, abro esta pagina y me encuentro este articulo de Andres Reynaldo, que no tiene desperdicio. Reynaldo es un poeta que a veces escribe articulos. Y cuando combina la poesia con el analisis, puede obtener resultados brillantes. Hay un articulo suyo a raiz de la eleccion del Presidente Donald Trump (https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/andres-reynaldo/article113949643.html), que lo tengo como referencia para evaluar cualquier otro escrito. Este de hoy, nos ofrece el analisis mas brillante que ha publicado DDC en largo tiempo. Uno puede entender, disfrutando de imagenes literarias y poeticas, la dramatica situacion de Cuba. Y encuentra el por qué de los acontecimientos, sin la repeticion obtusa de consignas anti comunistas. Hay algo que los tontos foristas de esta pagina deberian advertir: Andres Reynaldo no menciona a Diaz Canel. Y ello no es casual. Revisen el resto de la pagina web y veran repetido ese nombre hasta el infinito, el mismo infinito de la estupidez humana. Y por otro lado, noten su valentia al darle el credito que se merece Donald Trump en el desarrollo de la dinamica cubana actual. Algunos heroicos anti comunistas cubanos, como la Sra. Faya, inventan una teoria de que Trump "lo estropeo todo", porque si algo tiene de interesante esa fauna resentida y oportunista que copa las paginas web de asuntos cubanos es su egolatria, su enamoramiento de su intelecto, que los hace despreciar a quienes no han leido El Quijote, porque ellos, en su larga y aburrida vida de inaccion, excepto para lanzar improperios, probablemente lo han leido varias veces. No han logrado nada, pero viven orgullosos de si mismos. En realidad, de lo unico que tienen razon para estar orgullosos, es de su propio orgullo. Muchas gracias Andres Reynaldo por adornar esta pagina con sus articulos. Y a mis queridos foristas, amigos y enemigos, Happy Easter. 

Imagen de Ana Julia Faya

"Raúl lo tenía todo (...) Pero llegó Donald Trump a la Casa Blanca". El "pero" yo no lo pondría ahí. No creo que la llegada de Trump lo estropeó todo. Ya estaba "estropeado" cuando Raúl Castro y su gente no quiso aprovechar las bondades que Obama les ofreció sin pedir nada a cambio. Se sabe que en EEUU los presidentes van y vienen. El régimen cubano no aprovechó esa coyuntura para hacer los cambios que sacarían al país del estancamiento y la miseria. Fue una oportunidad preciosa. 

Imagen de Balsero

FC exportó un programa de gobierno a Venezuela, a la medida de las necesidades de Cuba. El tiempo pasó y los commodities descendieron de precio (incluido el petróleo) y así también fue el descenso al terrible infierno de la pobreza y de la miseria, mezclado con terrorismo de Estado. Como el parásito con su huésped, primero muere el último. Venezuela agoniza mientras Cuba sufre.

Imagen de Juan

"Mientras un grupo de cubano americanos ayuda a perfilar en la nueva administración un radical cambio de política hacia la dictadura". Nuestro gran error. En 60 años siempre tuvimos dependiendo de la ayuda de la nueva administración de turno. Y todavía estamos volando con una sola ala el avión. Nunca tuvimos la inteligencia de fabricar la otra ala del avión. Esa nueva ala era el control total de los políticos en la nueva democracias en Latinoamérica. Con ese control podíamos aniquilar o hacerle un cerco a la dictadura en los espacio internacionales. Me repito, no fuimos ni somos inteligentes. El envió de remesa a la dictadura es más de mil millones  dólares. Con un botín similar a ese hubiéramos influenciado a todos los nuevos políticos que tomaban el poder en esos países. 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.