Viernes, 19 de Julio de 2019
Última actualización: 12:35 CEST
Salud

Brasilia aún no logra sustituir a 1.462 de los médicos a los que La Habana ordenó regresar

Médicos cubanos abandonan Brasil. (EFE)

El Gobierno de Brasil aún no ha conseguido sustituir a 1.462 de los 8.517 médicos cubanos que participaban en Más Médicos, el programa por el que contrató extranjeros para ofrecer atención sanitaria en los municipios más remotos y pobres del país y que La Habana decidió abandonar, reporta EFE.

De acuerdo con un balance divulgado este vieres por el Ministerio de Salud, pese a que han sido realizados hasta ahora dos concursos para ofrecer esos cupos a médicos formados en Brasil o a brasileños graduados en el exterior, aún no ha sido posible hallar interesados en 1.462 de los puestos, principalmente en aldeas indígenas o en municipios aislados.

Ese número equivale al 17,2% de las 8.517 plazas que Brasil ofreció en noviembre pasado, poco después de que La Habana ordenara la salida del país de todos sus médicos en respuesta a unas declaraciones del entonces presidente electo del país, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

El nuevo balance fue divulgado un día después de que terminara el plazo que tenían los 1.707 médicos contratados en el segundo concurso para presentarse en sus respectivos lugares de trabajo y sustituir a los cubanos.

Del total de médicos contratados en el segundo concurso, 1.087 comparecieron a los municipios escogidos y 620 se abstuvieron de hacerlo, por lo que sus contratos serán anulados y las vacantes serán ofrecidas en una nueva licitación.

En el primer concurso, el Ministerio de Salud consiguió contratar a 5.968 profesionales, que se presentaron en sus puestos de trabajo en el plazo establecido y que ya están desempeñando sus labores. En ese primera licitación, sin embargo, 842 médicos que llegaron a ser contratados no asumieron funciones.

Según el Ministerio, las 1.462 plazas aún no ocupadas serán ofrecidas en un nuevo concurso a médicos brasileños graduados en el exterior y que aún no han conseguido validar sus títulos en el país.

La mayoría de las plazas que siguen vacantes están en pequeños y empobrecidos municipios distantes de las grandes ciudades o en aldeas indígenas.

El programa Más Médicos fue puesto en marcha en 2013 precisamente para contratar médicos extranjeros para ofrecer atención sanitaria en los municipios más remotos y pobres del país, a donde médicos brasileños no querían acudir.

Según cables diplomáticos obtenidos por DIARIO DE CUBA, el programa fue propuesto por La Habana en 2012 a la entonces presidenta Dilma Rousseff.

La mayoría de los profesionales contratados para Más Médicos fueron cubanos, en un esquema que utilizó como intermediaria a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La Habana se quedaba con al menos un 70% de lo que Brasilia pagaba en salarios por los médicos y la OPS con otro 5%. A los profesionales cubanos llegaba solo una ínfima parte.

Aunque el Gobierno de la Isla presenta las misiones médicas como altruistas, la venta de servicios profesionales, principalmente del sector de la salud, es su mayor fuente de ingresos.

Cuando Bolsonaro anunció que pensaba revisar Más Médicos tras asumir la presidencia y exigir que los profesionales cubanos recibieran su salario completo, tuvieran que revalidar su título en Brasil y pudieran tener consigo a sus familiares, La Habana decidió sacar precipitadamente a sus trabajadores del programa, dejando sin atención a miles de brasileños.

Bolsonaro consideró "inaceptables" las condiciones en las que trabajaban los cubanos y los calificó de "esclavos" de una "dictadura".

Unos 840 médicos cubanos desoyeron la orden de regresar dada por La Habana y Brasilia les ha ofrecido cursos preparatorios para que puedan revalidar su título en el país, como deben hacer todos los profesionales extranjeros.

Según una encuesta divulgada la semana pasada, casi la mitad de los brasileños (49%) cree que la atención en salud empeorará en el país por la salida de los galenos cubanos, mientras que el 38% dijo creer que la situación mejorará.

Tras el episodio y una investigación de DIARIO DE CUBA que denuncia los abusos contra los médicos cubanos, los senadores Bob Menéndez (demócrata) y Marco Rubio (republicano) han presentado una resolución en Senado estadounidense que califica de "tráfico humano" la venta por parte de La Habana de los servicios de los profesionales de la salud de la Isla, y pide a Washington restaurar el programa de refugio para médicos que escapan de misiones en el exterior (el Cuban Medical Professionals Parole).

La iniciativa exige a la OPS "proporcionar inmediatamente una mayor transparencia sobre su participación en el programa Más Médicos" y sobre su acuerdo con el Gobierno de Cuba y la opaca Comercializadora de Servicios Médicos S.A., encargada de manejar los contratos de los profesionales cubanos.

Añade que La Habana "debe compensar" a los médicos que trabajaron en Brasil "por el monto total de los salarios que les fueron embargados".