Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 01:49 CET
RELIGIÓN

El arzobispo de Camagüey propone la legalización de las 'parejas de hecho' homosexuales

A la derecha, Monseñor Wilfredo Pino Estévez. (ARZOBISPADOCAMAGÜEY.COM)

El arzobispo de Camagüey, Wilfredo Pino Estévez, abogó por legalizar las "parejas de hecho" entre personas del mismo sexo en Cuba, una alternativa a la modificación de la actual definición del matrimonio en la Constitución, que abre las puertas a la aprobación de las uniones homosexuales.

En un artículo de opinión publicado en la página oficial de la Iglesia Católica cubana, en el que celebra algunas políticas del Estado y echa en falta otras, "monseñor Willy" manifiesta: "Ojalá que, para nuestra futura Constitución, no se modifique la definición actual de matrimonio, sino que se estudie la posibilidad de implementar en ella las 'parejas de hecho'. Así se respetarían los derechos de todos".

El religioso acude a un ejemplo para fundamentar su idea: "Conocí a dos personas del mismo sexo que vivían en una misma casa. Personas mayores que brindaban a todos su respeto y recibían cariño de todos sus vecinos. Nadie tenía quejas de estas personas. Años después de pensar que habían nacido de los mismos padres fue que supe que se trataba no de familiares, sino de 'una pareja'", expone.

"¿Qué pasará el día en que muera quien tiene la propiedad de la casa donde viven? ¿Cómo queda ante la Ley la otra parte que aún vive? Es fácil contestar: Sin protección legal alguna. Y si por casualidad aparece algún familiar de quien murió a reclamar los bienes materiales, dejará sin nada a quien vivió a su lado muchos años. Se llevará hasta los balances de la sala", reflexiona.

En opinión del prelado, "es allí donde (…) tendría que actuar la Asamblea Nacional y averiguar qué se hace en otros lugares al respecto".

Así "las personas de la anécdota contada pueden ir a una instancia jurídica o bufete de abogados y formalizar su unión ante la Ley. Y con ello, ya las personas homosexuales no quedarán desprotegidas", añade.

Pino Estévez dice que en países como México, Colombia y también en Europa, "a estas uniones no se les llama 'matrimonio' sino 'parejas de hecho', que no es lo mismo. El matrimonio se mantiene definido como la unión de un hombre y una mujer, mientras que las 'parejas de hecho' son las uniones entre dos personas del mismo sexo".

El representante de la Iglesia Católica publica su opinión días después de que el arzobispo de Santiago de Cuba, monseñor Dionisio García Ibáñez, calificó de "imperialismo cultural" la posible aprobación del matrimonio gay en la Isla, una idea que identificó como "ajena a nuestra cultura" y que atribuyó a países donde existen grupos de gran poder.

Para el arzobispo camagüeyano, "¡qué bueno sería que los padres tuvieran opción a la hora de escoger el tipo de educación que quisieran para sus hijos! ¡Qué bueno sería que se borrara de la mente de muchos cubanos la mentalidad antinatalista que tienen y por la que llegan a llamar 'loca' a la mujer embarazada!"

Monseñor Willy considera que sería bueno también "que el salario alcanzara al trabajador para que la familia pueda vivir dignamente y sin tener que estar 'inventando' o 'resolviendo'".

También hace votos por que "los divorcios y los abortos disminuyeran, que los alimentos aumentaran y estuvieran al alcance económico de todos".

"¡Qué bueno sería que a nuestros jóvenes no se les siga dando instrucción sexual, que eso es muy fácil, sino que se les eduque para el sano amor entre un hombre y una mujer! ¡Qué bueno sería que cada cubano, antes de tomar una opción que lo alejara de su familia por dos años o más, se preguntara si eso podría hacerle daño a su familia, a su matrimonio, a sus hijos, etc.! ¡Qué bueno sería que los matrimonios jóvenes pudiesen tener su casita donde formar su propio hogar y no tener que vivir hacinados con otras familias bajo un solo techo!", continúa.

También desea "que el exilio no siga dividiendo más a las familias cubanas", así como que "disminuyera la población penal en Cuba para que se les aliviara el sufrimiento a tantas familias con familiares presos".

1 comentario

Imagen de Esopo

Pienso que lo bueno que ha traído este bodrio de la constitución castrista es el debate provocado, que incluso va mas allá de la discusión constitucional, como es el escrito del Arzobispo de Canagüey.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.