Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 15:13 CET
sucesos

Casi un mes sin noticias de la única sobreviviente del accidente aéreo en Cuba

Mailén Díaz Almaguer. (FACEBOOK)

El 25 de julio fue el último parte médico acerca del estado de salud de Mailén Díaz Almaguer, única sobreviviente del accidente aéreo ocurrido el 18 de mayo en La Habana, y en el cual perdieron la vida 112 personas.

En esa fecha, la Agencia Cubana de Noticias hacía público el estado de la paciente luego de 67 días de tratamiento.

El Doctor Edilberto González Ortíz, director del Hospital Universitario "General Calixto García", donde está recluida Almaguer, indicaba entonces que la joven paciente se mantenía estable, con respuesta favorable a las acciones terapéuticas que se le realizaban.

Ahora, a casi tres meses del desastre aéreo, vuelve a imponerse el mutismo de las autoridades y de los medios de prensa oficiales, únicos con acceso a esta clase de informaciones.

Almaguer es tratada por las lesiones traumáticas sufridas en el accidente y su repercusión en el funcionamiento orgánico. Ha presentado en ese tiempo, según las declaraciones ofrecidas, infecciones y otras secuelas derivadas de su hospitalización y de los traumas múltiples que sufriera.

A la altura de ese último reporte médico, Díaz Almaguer se mantenía consciente, activa, en interacción con el medio y con el equipo médico a cargo de su atención, así como con sus familiares, continuaba mejorando la integración de la esfera cognitiva y afectiva, así como los procesos de síntesis.

Sus sistemas orgánicos funcionaban establemente; se mantenía respirando a través del ventilador mecánico con parámetros ventilatorios aceptables, lo que facilitaba para esa fecha la disminución en el uso de dispositivos de ventilación mecánica, y se trabajaba para lograr que pudiera respirar nuevamente por esfuerzo propio.

Mailén se alimentaba a través del tubo digestivo y con el apoyo de elementos nutricionales por vía endovenosa.

El director del hospital insitió en julio en torno a la dificultad para establecer un pronóstico objetivo, pues el estado de Almaguer seguía siendo crítico, con pronóstico reservado.

El accidente aéreo, uno de los peores en la historia de la aeronáutica civil cubana, ocurrió el viernes 18 de mayo, cuando el Boeing 737-200 de la compañía mexicana Damojh, rentado por Cubana de Aviación, se precipitó a tierra instantes después de su despegue del aeropuerto internacional José Martí, de La Habana.

Tampoco hay noticias aún acerca las causas del accidente. No se ha ofrecido tampoco un informe oficial derivado de la revisión de las cajas negras del avión.

A fines de mayo, el ministro de Transporte cubano, Adel Yzquierdo Rodríguez, informaba que la investigación seguía su curso tras la recuperación "en buen estado" de las cajas negras del aparato siniestrado, que fueron trasladadas a los Estados Unidos para su análisis.

En julio, Global Air informó que, tras extraer los datos de las cajas negras del avión accidentado, podía concluirse que la tripulación "despegó la aeronave con un ángulo de ascenso muy pronunciado, creando una falta de sustentación" que provocó el desplome de la aeronave.

Pero la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de México informó de inmediato que todavía no se conocían las causas del accidente aéreo debido a que los análisis no habían concluido.