Miércoles, 20 de Junio de 2018
Última actualización: 17:52 CEST
Sucesos

Los cubanos siguen en vilo la recuperación de las tres sobrevivientes del accidente aéreo

Lugar del accidente. (GRANMA)

Tres días después de la tragedia, los cubanos se aferran a la esperanza y siguen en vilo la recuperación de las tres únicas supervivientes entre los 113 ocupantes del avión accidentado el viernes en La Habana, cuya batalla por la vida aporta el único atisbo de luz en medio del dolor que enluta la Isla, reporta EFE.

Mientras, el Instituto de Medicina Legal informó que ya ha identificado los restos de 33 fallecidos al estrellarse el avión, rentado por Cubana de Aviación a una aerolínea mexicana y con 40 años de explotación.

Aunque las tres jóvenes cubanas mantienen un estado "crítico grave" debido a los severos traumas craneales, fracturas y quemaduras sufridas en el siniestro, sus familiares aprecian el "milagro" de que estén aún con vida y agradecen el continuo apoyo de un país entero dedicado a arroparles en el difícil trance.

"Toda Cuba está pendiente de esta situación. El apoyo ha sido inmenso. Estamos muy agradecidos con todos. Nadie hubiera querido que pasara esta catástrofe, pero pasó y ahora tenemos que luchar por ella y por las demás", dijo a EFE Maylín Díaz, hermana de la joven sobreviviente de 19 años Maylén Díaz.

Díaz, originaria de Holguín (este), viajaba con su esposo, que se encuentra entre los 110 fallecidos del vuelo DMJ-972 operado por Cubana de Aviación que se estrelló el viernes a las 12:08 hora local en una zona de cultivos, a un kilómetro del aeropuerto internacional José Martí de La Habana.

El Boeing 737 alquilado a la compañía mexicana Global Air cubría la ruta entre La Habana y Holguín cuando se precipitó a tierra minutos después de despegar, por causas aún desconocidas.

"Ella (Maylén) perdió a su esposo que iba con ella. Es un milagro, un milagro grande, porque en las condiciones que ese avión quedó, ahora estar aquí viva con nosotros es un milagro", insistió.

Mientras espera noticias junto a otros 40 allegados en una sala del Hospital Calixto García de La Habana, Maylín no puede dejar de mirar fotografías de su hermana, una "joven típica, alegre" que la mira sonriente desde la pantalla del móvil.

La bailarina habanera Gretell Landrovell también "tiene a un mundo atrás pendiente a su mejoría, todos pidiendo porque salga de esto lo más pronto posible", señaló Ana Rosa Meneses, la directora de la compañía flamenca Ecos, donde baila Landrovell.

"Todas las bailarinas estamos aquí a toda hora, manteniendo la esperanza de que como fue un milagro que fuera sobreviviente, también va a ser un milagro que se salve, porque es joven, porque es fuerte, es una niña llena de espíritu y de alegría, eso tiene que salvarla", añadió.

También se han acercado a brindar su solidaridad los profesores y compañeros de aula de Landrovell, quien compagina la danza española con sus estudios de sexto año en la carrera de Ingeniería Industrial, para lo que acudía los fines de semana y las noches a la Universidad Tecnológica de La Habana (CUJAE).

En la pequeña habitación el dolor y la angustia son palpables, pero predomina el espíritu de que "mientras haya vida, hay esperanza".

Imágenes José Martí y Fidel Castro, un televisor, dos teléfonos, un refrigerador, termos con agua, café y té completan el sencillo ajuar del sitio, agitado por el constante ir y venir de personas que pasan a dejar una nota, un abrazo, una palabra de aliento o a veces comida o bebida.

"Aquí han venido personas que no conocemos a traer pomos de agua, de café. Aunque no los conozcamos, Cuba entera está sufriendo esto", dijo Niurys Saborit, la tía de Emiley Sánchez, la primera de las heridas en ser identificada.

Sánchez, holguinera de 39 años, ha recuperado la conciencia, pero las quemaduras que cubren el 40 por ciento de su cuerpo representan un grave peligro para su vida, según explican los médicos que la tratan, un grupo de más de 20 especialistas que ofrecen partes sobre el tratamiento y la evolución de las pacientes.

La madre y el hermano de Emiley, Julio Luis de la O, que viajaron desde Holguín junto al hijo adolescente de la herida, se mantienen tranquilos y esperan pacientes las actualizaciones médicas.

"Ahora lo que queda es esperar, es una angustia, pero aquí al menos estamos todos", agregó Luis de la O.

Los medios oficiales cubanos, que han realizado una inédita y detallada cobertura del siniestro, difunden en cada noticiero y emisión radial información sobre el estado de las tres supervivientes.

En la mañana de este domingo, el primer vicepresidente del Gobierno, Salvador Valdés, se detuvo a conversar con los familiares. Lo mismo hizo el sábado Miguel Díaz-Canel, quien aseguró que las "familias estaban tranquilas" y atendidas.

"En medio del dolor, todo lo que hagamos es poco", dijo Díaz-Canel.

Las autoridades cubanas no han asumido responsabilidad por este siniestro. El Ministro de Transporte, Adel Yzquierdo Rodríguez, culpó este sábado al embargo de que el Gobierno no pueda adquirir aeronaves propias y tenga que alquilarlas a terceras compañías, como es práctica habitual en la Isla desde hace décadas.

Expertos cubanos continuaban el domingo la recolección de partes del Boeing 737-200 estrellado, informó la prensa oficial.

El presidente del Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), Armando Daniel López, señaló que pese al daño sufrido, las partes y piezas del aparato de la compañía mexicana Damojh, pueden someterse a análisis de laboratorio.

Autoridades cubanas mencionaron el adverso escenario imperante en el área del siniestro, una zona de cultivos azotada por fuertes lluvias el fin de semana, además de la destrucción casi total del Boeing 737-200.

El especialista en Medicina Legal Jorge González declaró a Prensa Latina que las investigaciones en estos casos con frecuencia suelen durar varios meses y hasta un año o más.

De acuerdo con ese experto, conocido por su participación en la búsqueda e identificación de los restos de Ernesto Che Guevara y de otros miembros de su guerrilla en Bolivia, esclarecer la identidad de las víctimas fatales lleva menos tiempo, aunque también es una labor muy compleja, que puede durar un mes.

Respecto a la cajas negras de la aeronave, prosigue la búsqueda de la que registra los datos, tras encontrarse en buen estado la destinada a grabar las voces a bordo.

Citado este domingo por la estatal Agencia Cubana de Noticias, Yzquierdo informó que se sumaron a las pesquisas dos expertos mexicanos, y adelantó que también se espera la llegada de aseguradores provenientes de Europa y de especialistas de Estados Unidos, país sede de la empresa multinacional fabricante del avión.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Es una verdadera lástima que todo se lava con la política mugrosa y peecaria que subsiste en Cuba EPD y dios les de fuerza y resignación

Imagen de Anónimo

EPD a los fallecidos y ojala que los sobrevivientes se salven! Pero lo cierto es que como se ve en este articulo los familiares que han sufrido por decadas el lavado de cerebro no son capaces de exigir justicia, solo pueden dar gracias a la dictadura a pesar del, segun todo indica, evitable accidente provocado posiblemente por el alquiler de aviones baratos sin seguridad para que los carneros viajen, ahora les dan atencion priorizada en el calixto garcia, hospital para los cubanos de a pie, con buenos medicos pero insalubres condiciones, los han trasladado a la habana y hospedado en algun hotel, y hasta el presidente no-electo los visita y les da la mano. Con eso se conforman..

Imagen de Anónimo

Ah!, y si le arreglan el techo de la casa, más agradecida va estar aunque la hermana quede destimbalada por vida. 

Imagen de Anónimo

Lo bueno que tienen los cubanos es que enseguida se confortan, saber que  “toda Cuba está pendiente”, la hermana de una de las victimas ignorantemente dice: “que nadie hubiese querido que pasara ésta catástrofe”, parece que ésta muchacha, como el resto del país no saben que ese avión donde viajaba su hermana era un cacharro con defectos altamente peligrosos para operar, y que si bien las catástrofes ocurren, ésta fue una catástrofe por negligencia que sí se pudo evitar. 

Imagen de Anónimo

Ante la pena y el dolor de personas inocentes solo cabe la solidaridad. Eso no tiene que ver con exigir responsabilidad a quienes la tengan, lo cual es ineludible y no puede obviarse.