Martes, 19 de Febrero de 2019
Última actualización: 13:49 CET
Reforma constitucional

Un grupo de parlamentarios británicos considera baja la protección de la libertad religiosa en la nueva Constitución cubana

Iglesia Metodista en Sant Clara. (HISPANIC UMC)

El grupo parlamentario británico All Party for International Freedom of Religion or Belief (APIFRB) manifestó su preocupación por la baja protección de las libertades de religión y creencias en la nueva Constitución cubana.

En un comunicado, el grupo señaló "el acoso e intimidación a líderes religiosos cubanos y activistas que abogan por una protección mayor a la libertad religiosa y de creencia".

Para APIFRB, la nueva Constitución cubana, que irá a referendo el próximo 24 de febrero, omite varios aspectos importantes, entre ellos la mención a la "libertad de conciencia".

El texto tampoco incluye el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), que La Habana firmó en 2008 pero la Asamblea Nacional nunca ha ratificado, y que establece el estándar internacional para la protección de la libertad de religión o de creencias.

Los parlamentarios británicos dijeron que durante el proceso de redacción constitucional, hubo "informes generalizados sobre el hostigamiento e intimidación de los defensores del derecho a la libertad de religión o de creencias".

Mencionó denuncias de la organización Christian Solidarity Worldwide (CSW) sobre amenazas de demolición a iglesias en Santiago de Cuba y La Habana.

Durante la llamada "consulta popular" sobre el proyecto de Constitución, Álida León, presidenta de la Liga Evangélica (LEC), dijo a la agencia IPS que su organización recibió "reportes de pastores de la obra denunciando que se les ha prohibido hablar en las asambleas barriales", controladas por el Partido Comunista.

León aseguró que algunos incluso fueron "agredidos físicamente por expresar su visión sobre la unión entre personas del mismo sexo".

La mayor parte de las iglesias evangélicas cubanas y sus miembros se pronunciaron contra la inclusión en la Carta Magna de un artículo que habría abierto la puerta al matrimonio igualitario en Cuba.

La Asamblea Nacional del Poder Popular decidió diferir el asunto a la elaboración del nuevo Código de la Familia, algo que podría demorar dos años.

APIFRB instó al Gobierno cubano "a fortalecer la protección del derecho a la libertad de religión o creencia en la nueva Constitución, incluyendo la libertad de conciencia, (…) en línea con las leyes y normas internacionales".

Asimismo, pidió al Gobierno del Reino Unido comprometerse en este tema y alentar a las autoridades de la Isla "a hacer todo lo posible para proteger a los líderes religiosos y activistas cubanos de las amenazas y el hostigamiento".