Domingo, 21 de Abril de 2019
Última actualización: 15:46 CEST
Reforma constitucional

El principio de la ciudadanía efectiva en la nueva Constitución cubana

Logo de la reforma constitucional.

En el Título IV, Artículo 36 del borrador final de la nueva Constitución que será votada el 24 de febrero próximo, se trata el principio de la ciudadanía efectiva. Un concepto que viene a rectificar el tratamiento rígido sobre este tema en la Constitución vigente (Artículo 32), e incluso de la del 40 (Artículo 15, inciso a), donde la ciudadanía cubana se perdía al aceptar otra extranjera.

Desde el punto de vista conceptual es acertada la modificación porque el enfoque de la ciudadanía ha cambiado con el tiempo. Y mucho más en el caso de Cuba, que pasó de ser en estos 60 años de socialismo radical, de un país receptor de inmigrantes a altamente emigrante, con alrededor del 20% de sus nacionales residiendo en el exterior.

Pero más allá de las necesarias actualizaciones, tras el evidente conservadurismo presente en el texto propuesto (que por las condiciones políticas autoritarias será casi impuesto), cabe preguntarse si es realmente conveniente la ciudadanía efectiva para los cubanos en el contexto actual.

El Artículo 36 dice así: "La adquisición de otra ciudadanía no implica la pérdida de la ciudadanía cubana. Los ciudadanos cubanos, mientras se encuentren en el territorio nacional, se rigen por esa condición, en los términos establecidos en la ley y no pueden hacer uso de una ciudadanía extranjera".

Está todo bien a simple vista. Parece reconocer el derecho a tener otras ciudadanías sin perder la nuestra. Y luce positivo que, estando en el territorio nacional, todo cubano sea reconocido y tratado como tal, aun viviendo en el extranjero.

Pero si lo analizamos con objetividad podemos percatarnos de que no es exactamente lo que parece. Es un derecho que solo sería efectivo y positivo si existiera en Cuba un Estado de derecho, o al menos si estuviera promoviéndose este en la nueva Constitución. Pero no sucede así. Los derechos ciudadanos se violan a capricho y conveniencia por parte del Estado y no tenemos un sistema judicial apegado al debido proceso. Ni tampoco lo tendremos con la nueva Carta Magna.

Si los cubanos tenemos menos "derechos humanos" reconocidos y respetados que casi la totalidad de los demás países, el ser despojados durante la estancia en Cuba de la ciudadanía extranjera y retomarse la cubana, no es una ventaja, es un riesgo.

Aquí no estarían protegidos por la ciudadanía extranjera, como el resto de los turistas, aunque los consideren como tal. Y podrían sufrir el mismo tratamiento abusivo que comúnmente padecemos los cubanos. Similar al que antes de emigrar estaban expuestos, pero solo si se atreven a violar las leyes o la conducta "neutral" o "cómplice" que se espera que tengan con respecto a la política cubana. En fin, podrían ser reprimidos si se atreven a comportarse como ciudadanos activos y deciden participar en actividades que el sistema considere "amenazantes" a su poder.

Por otro lado, el reconocimiento de la ciudadanía efectiva no debería quedarse en el simple y lógico tratamiento "como cubanos" al emigrado que se halle de visita en territorio nacional. Debería ser en todo momento y para todo. Por ejemplo, incluir el derecho a votar desde el exterior, a elegir representantes en el Parlamento y la posibilidad invariable de entrar y salir del país sin necesidad de pasaporte ni visado.

En este sentido, es igualmente incompatible con el derecho que tiene la Seguridad del Estado a regular a los cubanos, tanto en Cuba como en el exterior. Lo cual significa que pueden impedir arbitrariamente a los emigrados (y en efecto, lo hacen habitualmente) el salir o entrar al país. Impedir a un ser humano entrar a su propio país es un crimen de lesa humanidad y es una práctica común del Gobierno cubano que no se detendrá con la ciudadanía efectiva.

También es irracional e incompatible con ese principio que se considere "traidor a la patria" al cubano que abandona un contrato de trabajo en el exterior. Y que por ello el Estado cubano le prohíba la entrada al país como penalización. Sin embargo, esa es la práctica al uso y ha sido un logro que se derogara el destierro vitalicio, rebajando la condena a ocho años sin visitar ni residir en su tierra.

En un contexto así, la ciudadanía efectiva no es un avance en materia de derechos ni la aclimatación de Cuba a su natural evolución política y social; es más bien un arma poderosa en manos del Gobierno autoritario del Partido Comunista y sus mecanismos de represión. Que sin dudas empleará para defenderse de forma más efectiva de su propio pueblo, que reclama libertad y democracia para construir un país mejor.

3 comentarios

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Considero que no debe mezclarse la política con el concepto de ciudadanía. No cabe el término de traidor. Y debería desecharse la práctica de “castigar” a ciudadanos cubanos con prohibiciones de entrada y salida del país. También debería quedar clara la opción de renunciar a la ciudadanía cubana a todo aquel que lo desee, sin que ello implique un castigo, o como si fuera un pecado. Por lo demás , lo único positivo que le veo a estos artículos de la constitución es que se acaba con la hipocresía de decir que uno pierde la ciudadanía cubana cuando adquiere otra y a la vez, lo obligan a sacar pasaporte cubano para visitar su país. 

Imagen de Ana Julia Faya

El régimen de La Habana, con la Constitución actual y la nueva, le exige al cubano que reside fuera que viaje con el pasaporte cubano, no otro, aunque se "respete" otra ciudadanía. En primer lugar, es una manera más de sacar dinero, y en segundo lugar, una manera también de tener bajo su autoridad el movimiento y actos del cubano en cuestión. No creo que una embajada, sea de EEUU, Francia o Noruega, de cualquier país, pueda ejercer su autoridad sobre un cubano que no solo haya viajado con pasaporte cubano, sino que una vez allí, por la Constitución, esté sujeto a la jurisdicción cubana y no otra, aun con la consabida ausencia de derechos humanos que hay en Cuba.  

Imagen de danny68

Discrepo del anàlisis de Osmel. En promer lugar , la aplicaciòn de la ciudadanìa efectiva viene a corregir lo que para muchos de nosotros era una verdadera espada de Damocles: la posibilidad de ser privado de la ciudadania cubana por el simple hecho haber adquirido otra. En segundo lugar, mezclar la ciudadania con la conducta de la Seguridad del Estado me parece algo  bastante rebuscado que lo aleja del tema. Aqui habria que preguntarse què porcentaje de cubanos en el exterior son realmente opositores activos y militantes al règimen cubano, y por tanto susceptibles de ser privados de su ciudadanìa? El 1 % de ese 20% emigrado? Mas? Menos? No hay un estudio sobre eso, y la tendencia del emigrante cubano desde los años 90 a la fecha es la de la persona despolitizada que quiere hacer dinero para si y para ayudar a su familia en Cuba. Otro factor que escapa al anàlisis es que la posibilidad de poseer varias ciudadanìas, incluyendo la cubana, permite a su titular el acceso a la propiedad en Cuba. Mientras estuvo prohibida la compraventa de inmuebles esto no tenìa mayor importancia. Pero el relajamiento de las leyes migratorias y la posibilidad de conservar la ciudadania cubana han influido mucho en el boom inmobiliario que ha estado sucediendo en los 4 ultimos años. Ahora ser ciudadano cubano con residencia en Cuba es buen negocio para el que se dedica a la actividad inmobiliaria, aunque sea tambien ciudadano y residente de otro pais. y en cuanto a votar viviendo en el exterior, ese es un cambio que requiere la Ley Electoral, no la Constitucion, que no prohibe el ejercicio del voto a los que viven fuera. En cambio, la Ley Electoral si lo prohibe, y eso es lo que habria que cambiar.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.