Martes, 13 de Noviembre de 2018
Última actualización: 18:18 CET
Política

Washington exige a La Habana 'dejar de ejercer control sobre la expresión independiente'

Ariel Ruiz Urquiola. (ESTADO DE SATS)

El Departamento de Estado de Estados Unidos instó este jueves al Gobierno cubano a dejar de "ejercer control sobre la expresión pública independiente de su pueblo" y le pidió respeto para que los intelectuales sean "libres de expresar sus opiniones y dar rienda suelta a sus talentos creativos", reporta EFE.

Así se pronunció el secretario de Estado adjunto en funciones para Latinoamérica, Paco Palmieri, a través de su cuenta de Twitter.

"Instamos al Gobierno de Cuba a dejar de ejercer control sobre la expresión pública independiente de su pueblo y a respetar #DDHH (derechos humanos). Periodistas, académicos y artistas deberían ser libres de expresar sus opiniones y dar rienda suelta a sus talentos creativos", manifestó.

El diplomático incluyó en su mensaje en Twitter un enlace a una declaración de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que alertó de un "recrudecimiento" en Cuba de la "criminalización" de académicos, periodistas, artistas y activistas.

En ese documento, fechado en el 17 de julio, la CIDH expresó su grave preocupación por la condena de un año de prisión que dictó en mayo pasado un tribunal cubano contra el biólogo y activista medioambiental Ariel Ruiz Urquiola por un supuesto delito de "desacato" a la autoridad, informó EFE.

Fue acusado de ese cargo porque el 3 de mayo discutió con dos miembros del cuerpo de guardabosques estatal que le solicitaron los permisos legales para operar en la finca que posee en usufructo desde el año 2015 en el Valle de Viñales, donde desarrolla un proyecto ambientalista.

Ruiz Urquiola consideró que la condena era "injusta" y "arbitraria" y, en respuesta, inició una huelga de hambre y sed por la que tuvo que ser hospitalizado he hidratado con sueros y que duró 16 días.

El 3 de julio, pudo regresar a su casa en La Habana después de ser liberado por motivos de salud mediante una licencia extrapenal, una figura jurídica que no anula las condenas impuestas.

Fue declarado "preso de conciencia" el pasado 12 de junio por Amnistía Internacional (AI), que pidió su liberación, un reclamo al que se sumaron autoridades de la Iglesia Católica cubana, el Gobierno de Estados Unidos y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.