Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
01:01 CET.
Poesía

Estos, Fabio, dolor, que ves ahora...

 

a Rogelio Fabio Hurtado, poeta de la funeraria

"Dos gardenias para ti…"

 

 

Fabio sintió un día la necesidad de escribir poesía

Cuando eso sucede es porque ya los acantilados de la belleza o los cielos del infierno

                     nos han avasallado con plenitud o menesterosidad

Se reunía con unos amigos, tan enfermos como él, a la sombra de una funeraria de El Vedado

Eran los tiempos de la Revolución naciente que iba a parir el Hombre Nuevo

Pero Fabio y sus amigos solo querían escribir poesía

De repente, fueron vagos, homosexuales, religiosos y, para colmo, poetas

("políticamente incorrectos" se diría hoy)

Algunos fueron confinados en un gulag tropical

Entonces Fabio se dedicó durante años a vender flores

Tantos años que le fue creciendo una barba blanca como al viejo Walt

 

No sé si se habrá reparado en el sentido de ese improbable azar de decir poemas al borde de

                       una funeraria

Es el mismo que propiciar flores a futuros cadáveres

 

Gracias, Walt

 

Madrid, marzo, 2007

 
 

Jorge Luis Arcos nació en La Habana, en 1956. Sus últimos libros de poemas publicados son La avidez del halcón (Diputación de Cádiz, 2002), Del animal desconocido (Casa Teatro, Santo Domingo, 2002) y El libro de las conversiones imaginarias (Betania, Madrid, 2014).

Otros poemas suyos: Nadas, bordes, naufragios, Cruz, Desiertos y La música imposible.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.