Miércoles, 17 de Octubre de 2018
Última actualización: 15:25 CEST
SOCIEDAD

El Ministerio del Trabajo acepta dialogar con un grupo de cuentapropistas

Una paladar o restaurante privado cubano. (REUTERS)

Dos cuentapropistas cubanos se reunieron el pasado 28 de diciembre con altos directos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) para plantear inquietudes y dudas sobre las medidas tomadas por el Gobierno respecto a este incipiente sector privado.

Según informó en su cuenta de Facebook Oniel Díaz, uno de los cuentapropistas que participó en el encuentro, junto  a Marta Deus ambos trabajadores conversaron con los funcionarios durante casi dos horas.

Entre los temas que trataron estuvieron "mercado mayorista, importación con caracter comercial por parte de personas naturales, fiscalidad, las licencias y su alcance y la necesidad de mantener espacios de diálogo".

"Ambas partes hablamos con transparencia y escuchamos con interés. Un encuentro de coincidencias y discrepancias. Un espacio que pretendemos ampliar y defender", señaló Díaz en su perfil de Facebook.

Este encuentro tuvo lugar después de que Díaz y Deus junto a otros 41 cuentapropistas enviaran el pasado 21 de agosto una carta a las autoridades para pedirles un encuentro.

Por su parte, Marta Deus explicó al sitio OnCuba que "al ser un primer encuentro quisimos escuchar y no crear polémica desde el primer momento, y ese fue el tono".

La carta que los 43 cuentapropistas enviaron a la ministra del Trabajo en agosto incluía seis aspectos fundamentales acerca de los cuales este grupo pedía diálogar:

—Flexibilizar los mecanismos para adquirir materias primas y/ o insumos.

—Capacidad para realizar importaciones de carácter comercial.

—Tratamiento fiscal flexible y ajustado a las condiciones de la economía nacional.

—Sustitución de las autorizaciones por un listado de actividades prohibidas debido a intereses nacionales, políticos, económicos o medioambientales.

—Creación de un mecanismo de diálogo entre el MTSS y los trabajadores del sector.

—Implementación de la pequeña y mediana empresa privada en Cuba.

Díaz dijo a OnCuba que "el punto central de discrepancia fue la emisión/alcance de las licencias".

"Lo que se debería establecer es un listado de actividades prohibidas por razones fundamentadas y dar un mayor margen para la realización de otras actividades", precisó el joven.

"Las mayores discrepancias estuvieron en lo relativo a la reciente decisión de otorgar solo una licencia por persona, sobre la posibilidad de realización de actividades que el Estado no necesite intervenir en términos de proveer materiales, etcétera. Debatimos sobre el tono sobre el que se habla sobre el sector privado en la Asamblea Nacional, por ejemplo", apuntó Deus.

Asimismo, ella señaló que "también se habló de por qué no dejar que los cuentapropistas identifiquen necesidades en la sociedad y creen negocios en base a ello. En todo caso decir que en sectores como salud o educación u otro no se permitirá la creación de empresas privadas, pero el resto, descentralizar".

Los dos cuentapropistas también se quejaron de las recientes disposiciones que establecen el otorgamiento de una sola licencia por trabajador.

Sobre el tema de las materias primas, según Díaz, las autoridades dijeron que "son del criterio de que la economía nacional tienen que garantizar la asignación de recursos para la realización de las actividades autorizadas si no se crean situaciones que pueden conducir a la realización de trabajos con materias primas e insumos ilegales".

Acerca de la autorización a los cuentapropistas a hacer importaciones comerciales, en la reunión se dijo que "es un tema aún en valoración según ellos y que tienen también mucho que ver con la disponibilidad de divisas del país".

En cuanto a la autorización de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), Díaz explicó que los funcionarios "las ven como una organización ya más compleja que llevará un tratamiento diferente desde todo punto de vista pero que obviamente no es competencia únicamente del MTSS. Que un mayor alcance en cuanto a participación privada en actividades económicas vendrá de la mano de las PYMES".

"Otra cosa en la que fuimos claros fue en el tratamiento a los privados en los medios de comunicación y en los debates. Somos de la opinión de que es muy común en los medios cuando se hablaba del trabajo por cuenta propia mencionar solo aspectos negativos, que si se viola el fisco, que si se daban casos de corrupción, que si se usan materias primas ilegales, etc. Creemos que el tema lleva un enfoque diferente, más abierto y práctico. Que hay muchos buenos ejemplos para socializar donde se ha generado empleo, prosperidad, responsabilidad para con el entorno", lamentó Díaz.

"Y que sí se van a poner también hechos negativos pues no se haga a través de generalizaciones sino con ejemplos puntuales. También necesitamos conocer los malos ejemplos de las empresas estatales", agregó.

Asimismo, informó que las autoridades les comunicaron que volverán a otorgar licencias después de la suspensión que se produjo el pasado 1 de agosto.

En cuanto a las actividades aprobadas para el trabajo privado, aclararon que "disminuye a partir de que se fusionan varias que eran afines".

El sector cuentapropista, eufemismo que usa el Gobierno para evitar la palabra "privado", se encuentra maniatado por las disposiciones estatales y tiene poco margen de desarrollo.

El pasado mes de junio el Gobierno paralizó la entrega de nuevos permisos a cuentapropistas de determinadas actividades bajo el argumento de "irregularidades en los procedimientos". A principios de noviembre volvió a autorizarlos, pero solo "con carácter excepcional durante la etapa de recuperación de la infraestructura turística afectada" tras el huracán Irma y circunscritos a ciertas actividades como construcción y transporte y carga.

El pasado 31 de mayo ante la Asamblea Nacional del Poder Popular el vicepresidente Marino Murillo dejó claro que el Gobierno no permitirá la concentración de la propiedad y de la riqueza aunque se autoricen formas de gestión privadas. En sesión posterior también lo ratificó el general Raúl Castro.

Varios expertos en economía cubana han criticado las políticas económicas de La Habana sobre este particular y especialmente estas últimas disposiciones tomadas para continuar el control sobre el sector privado.

"Cuba es el único país del mundo que persigue la riqueza y no la pobreza", lamenta el economista Omar Everleny Pérez.

"Lo que tiene que hacer el Estado es permitir a los profesionales ejercer su oficio: de 201 actividades aprobadas por el Gobierno para el trabajo por cuenta propia, la mayoría son actividades no cualificadas. No llegan ni a diez las actividades cualificadas", condena el economista Carmelo Mesa-Lago.

De acuerdo con datos oficiales, solo en 2016 en la provincia de Santa Clara el Gobierno confiscó bienes a 239 trabajadores del sector privado y les ocupó más de 10.800 artículos de plomería y ferretería, efectos electrodomésticos y 1.123.996 pesos cubanos.

5 comentarios

Imagen de Anónimo

Habrán ido al diálogo, pero lo único que lograron fue que les confirmaran todas las restricciones que se conocen de manera pública.Es no es ni diálogo ni negociación por parte del gobierno es imposición dictatorial pura y dura.Me parece muy bien que intenten, pero la respuesta sigue siendo la prohibición de todo y el intento de asesinato de reputación a la empresa privada y cooperativas.

Imagen de Anónimo

Los carneros, chillando tenue.Que mierdha.

Imagen de Anónimo

Ay !! Y los sindicalistas independientes no van?

Imagen de Anónimo

Y quien le dijo a Diario de Cuba que el Ministerio de Trabajo tiene voz o voto en Cuba. Alla nadie toca nada, yo solo puedo tocar

Imagen de Anónimo

Bueno, una insipiente sociedad civil que reclama! Que jodido estamos, caballeros!!!! Cuando el mundo avanza hace siglos, Cuba ahora es que empieza a hacer tibios reclamos!!!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.