Domingo, 19 de Noviembre de 2017
23:42 CET.
Opinión

Editorial: ¿Entonces Obama estaba equivocado?

Las nuevas medidas migratorias cubanas han sido anunciadas en primicia desde Washington y ante cubanos residentes en la diáspora, como si se tratara de una campaña electoral en la que el régimen compitiera con el Gobierno de EEUU.

El canciller Bruno Rodríguez clausuró allí el IV Encuentro de Cubanos Residentes en el Exilio y el anuncio le sirvió para lanzarse a la comparación con la política estadounidense: el Gobierno representado por él avanza allí donde el de EEUU retrocede.

Ahora que los ciudadanos de la Isla necesitan viajar hasta Colombia para solicitar una visa estadounidense, las nuevas medidas de La Habana libran de la "habilitación" del pasaporte a los cubanos residentes en el extranjero, les permiten arribar a su tierra natal en barcos de recreo, despenalizan algunos casos que tenían prohibida la entrada en el país (siguen penalizados otros) y facilitan la nacionalización de niños nacidos fuera de Cuba.

La política migratoria cubana está dictada, no por los derechos y necesidades de los ciudadanos de dentro y fuera de la Isla, sino por el margen de maniobras que EEUU deja a un régimen liberticida. Estas y más "actualizaciones" en materia migratoria podían haber constituido la respuesta oficial al restablecimiento de relaciones ocurrido bajo la Administración Obama. Sin embargo, la respuesta del régimen de Raúl Castro fue entonces lo más rácana posible y, creyendo aseguradas las ventajas que la nueva política le brindaba, se dedicó a frenar sus reformas.

Poco importa a las autoridades de La Habana que los cubanos tengan que irse lejos en pos de una visa estadounidense. Ahora bien, si Washington dificulta los trámites migratorios a la gente de la Isla, ellas facilitan la vuelta de los emigrados. Porque una jugada así podría funcionar como campaña propagandística (en unos días se celebrará en la ONU otra votación contra el embargo) y ayudaría a paliar la ausencia del turismo estadounidense, tan imprescindible a la economía nacional.

Resulta paradójico que sea el endurecimiento en las relaciones promulgado por el presidente Trump quien vaya a abrir las marinas cubanas a las embarcaciones de los emigrados y haga algo menos engorrosos los trámites de aquellos que regresan al país.

¿Entonces estaba equivocado Obama?, cabría preguntarse.

La discusión acerca de cuál política de EEUU podría despertar mayores cambios positivos en la sociedad cubana es extensa y continuará abierta. Aunque, cualquiera que sea la opinión que se defienda en ella, resulta indudable que los cubanos de la Isla, así como los reunidos en Washington con el canciller Rodríguez y aquellos que no accederían a reunirse con tal personero, no somos más que peones utilizados por el régimen en su cansino enfrentamiento con EEUU.

No valemos más que como carne de cañón diplomático, las reformas anunciadas resultan sumamente escasas y todavía faltan por recuperar muchos derechos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Pedro Benitez

Se quedaron sin electricidad cuando se apagó el generador del poderoso vecino, ahora quieren arrancar el generador de los cubanos del exilio para reestablecer la electricidad, pero en lo que arrancan el nuevo generador bien se pueden caer las líneas de distribución, hasta cuando es esto hijos de ….  

Imagen de Anónimo

    Señores los Castro's son manipuladores q no les importa ni la madre q los parió solo salirse con la suya por eso Cuba es el pais de los veteranos limosneros y los jubilados pordioseros asi cuando voy me burlo con la cancion        YO ME FUI NO ME QUEDE 

Imagen de Plutarco Cuero

El LEGRADO de Øbanah .... en todo esplendor ... 

Imagen de Anónimo

Equivocado, absolutamente equivocado, para darle aún el beneficio de la duda y no considerar que lo hiciera por afinidad ideológica.

Imagen de Anónimo

La 82’ División, la 101 de paracaidistas y la 7ma flota alrededor de la isla, de una vez y por todas; para acabar con el Castrismo ya !!!! 

Imagen de Sr

"..No valemos más que como carne de cañón diplomático, por ambos gobiernos, que siempre joden a los pobres". Porque debia el gobierno de EEUU enviar a los diplomaticos cubanos y a todos los que vendran en su nombre a solicitar visas a Rusia, Iran o China. No creen??? ..Y ..."las reformas anunciadas resultan sumamente escasas y todavía faltan por recuperar muchos derechos. ..Sabes por que DDC?...Porque salimos huyendo de los castros y  desde el exterior, somos los mas bravos .."

Imagen de Balsero

Más que cambios en la política exterior, hacen falta en la política interior. Aunque parezca mentira, a las Damas de Blanco las siguen apaleando domingo tras domingo, nadie vota por el dictador de turno (siguen sin cambiar apellidos) y la inequidad social va en aumento a niveles africanos. Al respecto, cuándo le preguntaron a Aleida Guevara si el dinero cobrado por una invitación a una charla no era incompatible con el hecho de ser comunista, se defendió diciendo que lo era "sólo en la isla porque afuera todos cobran por lo que hacen". Habrá que ver si le retienen el 80%, como lo hacen con el resto de los médicos internacionalistas.

Imagen de Anónimo

El unico enfrentamiento es el de la familia gobernante de Cuba con su propio pueblo. Lo del diferendo Cuba -Estados Unidos es humo para tener a tontos discutiendo sobre algo que no es la base del problema. Le preguntaron "los patriotas" que estuvieron en el encuentro porque el pasaporte cubano es uno de los mas caros del mundo o acaso el mas caro?

Imagen de Anónimo

Este comentario se lo hice al artículo de Pedro Campos aquí en DDC pero le viene como anillo al dedo a este editorial, Pedro, yo sigo pensando y diciendo que a este castrismo decrepito, en cuando a reformas migratoria, económicas y políticas hay que irlo llevando por aproximaciones sucesivas, estoy de acuerdo con tu presente artículo, con el de Dilla publicado en CE y HT y con el de Chaguaceda aquí en DDC, pero lo que no se puede perder de vista es que al castrismo hay que “pedirle limosna con escopeta” hasta que entregue toda labolsa. Pienso que los escopeteros o mejor dicho los francos tiradores deberíamos dirigir los proyectiles para la democratización de Cuba también, como tú lo estás haciendo en parte del presente  artículo, porque el castrismo como diablo viejo al fin (más sabe el diablo por viejo que por diablo), mientras el fuego estaba dirigido primeramente para los “ataques acústicos” y ahora para la reforma migratoria, en el interior de Cuba  ha concentrado toda su fuerza contra la oposición\disidencia interna, debilitando a los activistas independientes que intentaron la postulación para delegados al Poder Popular, contra Somos + que están divididos y su líder salió definitivamente para el exilio y en el Oriente de Cuba UNPACU y otros grupos están siendo extremadamente reprimidos, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

El único acercamiento que arreglaría el problema de Cuba, ya a esta fecha luego de más de medio siglo de tiranía, es la invasión naval. Ya no hay otra. O aquel paisito seguirá descendiendo al infierno. Ya hemos caído tanto como Haití. ¿Adónde vamos a llegar? Total es que Estados Unidos en tiempos pasados lo hizo y aquí estamos. Esta invasión naval es más que necesaria para acabar con ese cáncer que se extiende por América, África, Asia y llega hasta los centros terroristas de Irak, Irán, ISIS, y donde quiera que se encuentre un terrorista sea de la facción que sea. Necesitamos la 82nd Airborne Division ya. Right now!

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.