Sábado, 21 de Octubre de 2017
21:05 CEST.
Opinión

El régimen cubano, corrupto y corruptor

Corrupción es la acción y efecto de corromper (depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar). La corrupción es la práctica que consiste en hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un provecho económico o de otra índole. Se entiende como corrupción política al mal uso del poder público para obtener una ventaja ilegítima.

Leído el concepto, quién puede tener dudas del alto nivel de corrupción política y económica de un régimen que lleva 57 años en el poder, que se sostiene por medio de la violencia y la suspensión de todas las libertades políticas y civiles. Poder del cual ha abusado a su antojo para "llevar adelante políticas de justicia social", que durante todo este tiempo ha designado a todos los administradores gubernamentales y económicos de todas las instituciones respectivas a todos los niveles y que ha malgastado las riquezas generadas con el sudor del pueblo cubano durante todos estos años.

No solo ha sido un régimen corrupto, sino también corruptor, porque ha corrompido a casi toda la burocracia y a casi todos sus empleados, que en un momento llegaron a ser todos los trabajadores cubanos, a los que pagaba y paga salarios miserables, obligándolos a tener que hacer una y mil marañas para poder subsistir y dar de comer a sus hijos, trayendo por consecuencia una grave deformación de la conciencia cívica social, lo que también se ha dado en llamar daño antropológico.

El poder corrompe, y decía Lord Acton que el poder absoluto corrompe absolutamente. En Cuba podríamos agregar que, por permanente, corrompe absoluta y permanentemente. Y es lo que pretende el clan Castro, encabezado por el general que heredó el poder de su hermano, como si estuviéramos viviendo en una de las monarquías del siglo XVI.

La corrupción del poder político y económico absoluto de los Castro en Cuba llega al nepotismo más increíble, con el control de los cargos más importantes que garanticen la continuidad del poder, en manos de la familia y los allegados de la familia.

El cinismo más descarnado del sistema híper-centralizado cubano llega al extremo de presentarse en nombre del "socialismo", denigrando el vocablo y convirtiéndolo en algo despreciable para una buena parte del pueblo. Con ellos se ha tratado de engañar a nacionales y extranjeros, cuando en verdad lo que tenemos es un capitalismo monopolista de estado, con una proyección populista, porque mal-mantiene educación y asistencia médica, a costa del dinero que deja de pagar a sus trabajadores y los altos impuestos que cobra a emprendedores y trabajadores privados y asociados.

El estado corrupto y corruptor castrista explota también a la comunidad cubana en el exterior, con altos impuestos de aduana, trámites, viajes y comunicaciones y obligándola a enviar miles de millones de dólares en remesa que ayuden a vivir a sus familiares empobrecidos en la Isla.

Igualmente se apropia de entre el 70 y el 90% de los salarios de los cubanos que trabajan para empresas extranjeras, en el turismo, y de los pagos internacionales que reciben médicos y profesionales que laboran en forma semiesclava, puesto que el estado es prácticamente el único empleador.

Últimamente, el trabajo privado y cooperativo, a duras penas permitido, obstruido por limitaciones, prohibiciones e impuestos, que ha llegado a tener medio millón de trabajadores, está siendo acosado con el cierre de sus empresas más exitosas, usando cualquier motivo como pretexto. En Cuba no se permite a los profesionales ejercer sus profesiones en beneficio propio, tienen que trabajar para el Estado o hacerlo en las limitadas opciones que permite el Gobierno.

El resultado ha sido el establecimiento de una dictadura militar, la destrucción de la economía del país y el empobrecimiento de la gran mayoría de los ciudadanos con el deliberado propósito de dominarlo y obligarlo a trabajar para el Estado y a seguir las reglas del poder impuesto, como se ha demostrado últimamente en las medidas encaminadas a evitar "el enriquecimiento de la población".

Como dijo el economista Omar Everleny, en Cuba no se combate la pobreza sino la riqueza de los ciudadanos. En los primeros años de la "revolución", la riqueza que existía fue arrebatada. En los siguientes años, el único enriquecimiento permitido ha sido el de la alta burocracia ligada al clan Castro.

Ahora con el huracán Irma, la corrupción del régimen ha quedado de nuevo al descubierto, al vender, a los miles de damnificados que han perdido sus viviendas y pertenencias, el agua, la comida y demás productos que ha recibido de donaciones internacionales.

La comunidad Internacional debe saber todo esto, denunciarlo y sancionar política y moralmente a la dictadura castrista.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Cuba, la otrora "Suiza del Caribe", se ha convertido en la Atlantida moderna, tragada no por el mar sino por una plaga de termitas comunistas tropicales....

Imagen de Anónimo

No querian revolucion, democracia y libertad? jajajaja-F. Batista 

Imagen de Anónimo

Sobre la opinión de Pedro Campos, diré que ocurre en muchos cubanos que pertenecieron al aparato burocrático, que opinan sin ir al centro del problema: existe una dictadura vitalicia y familiar. Nada de democracia. Nada de DDHH.

Imagen de Pedro Benitez

La mayoría de los cubanos muestran una alta tolerancia a la tiranía, tomando las calles cuando se trata de vida o muerte, de sed y hambre, del calor sin corriente.  Siguiendo esta lógica, el pueblo cubano solo toma las calles en situaciones extremas, y la militarización en las ciudades es inefectiva porque los asfixiados toman las calles de manera espontánea; creando un tremendo potencial para la violencia.  Afortunadamente, se juntan factores que contribuyen a disminuir la tolerancia del cubano a la tiranía, y estos factores están estrechamente relacionados con la independencia económica que algunos cubanos han alcanzado, el aumento del flujo de información y un sistema de salud y educación en práctica bancarrota.  Los opositores y en el exilio debemos prestar máxima atención y analizar la interacción de la dictadura con el pueblo a través de los cada vez más precarios, ruinosos y miserables programas sociales; porque en esto principalmente radica la tolerancia miedosa del cubano a la tiranía.    

Imagen de Anónimo

De acuerdo con anonimo 22.04. La evolucion del pensamiento de Pedro Campos es palpable. Sucede a muchos que han querido comprender el fenomeno cubano sin asumir la ineficiencia del modelo en si, o que no asumen que es una dictadura atroz, empobrecedora y corruptora como el mismo plantea ahora. 

Imagen de Anónimo

No me digas?????.......que los tiranosaurios.... y los pobres cubanos.... son corruptos?????........desde cuándo???......oeeeee!!!.....tremenda noticia!!!!!.......ese tumbao de corrupción lleva más de medio siglo.......de tal palo........tal tronco......jajaja!!!.......pero que nadie se preocupe.......que pronto vamos a publicar sus fotos en la prensa....con una ampliación de cuarenta por cuarenta........igual que los Van Van.....jajajaja!!!!.

Imagen de Anónimo

Me sorprende Pedro Campos; ha evolucionado mucho en sus análisis. Ya entiende realmente el problema cubano, no como antes que seguía hablando de socialismo y se metía con la cadena y no con el mono. Eso es Pedro, la raíz está en los monos Castro y no en errores propios de la mal llamada construcción del socialismo 

Imagen de Juan

Ya sabemos porque el cubano le tiene rabia a la bandera cubana/patria y sus símbolos. Bajo esa bandera lo tienen haciendo cola para un cubo de agua. La bandera no tienes la culpa pero eso es lo que queda en mente del ser humano. No, olvídense ellos no usan la del 26 de Julio porque ya lo hubieran votado del poder.

Imagen de Anónimo

La esencia de ese gobierno, el cemento sucio que une a esa sociedad devaluada y enferma, son la corrupcion y el miedo, debidamente inducidos y trabajados por años por Fidel Castro, para mejor controlarlo todo desde el odio que su padre español que fue a Cuba para luchar contra la independencia cubana y le inculcó desde niño ese odio y desprecio contra los cubanos. Al tener que corromperse, comprar en bolsa negra, etc, el ciudadano, todos, incluidos los altos cargos del propio gobierno, viven aterrorizados, sabiendo que en cualquier momento " los descubren" y les pasan la cuenta. Es un tejido diabólico, propio de la mente enferna y totalitaria, gansteril, de Fidel Castro y sus secuaces cercanos. Corrupción y miedo, esa es la ideología real del sistena.

Imagen de Balsero

En Cuba no hay revolución ni evolución sino involución. Las imágenes que vemos son lastimosas, propias del Africa subsahariana. Sobre la esencia del artículo, la corrupción es inherente a todas las dictaduras. No puede haber ningún sistema incorruptible si no existe el control más mínimo. Nadie le hizo una auditoría a FC o a RC. No hay prensa independiente que pueda elevar su voz al Pueblo. No hay Oposición libre. No hay debate. Lo que sobra, efectivamente, es la CORRUPCION y todo un séquito de hijos de papá que están más cerca de parecerse a las proles monárquicas europeas que a los propios cubanos dolientes, como podemos ver en la foto del artículo.