Domingo, 24 de Septiembre de 2017
00:06 CEST.
Opinión

Editorial: Trump y Obama ante el secuestro de los cubanos

La televisión oficial cubana transmitió la reciente intervención de Donald Trump en el Teatro Manuel Artime de Miami. Con este, son ya dos los discursos presidenciales estadounidenses que han podido seguirse en la Isla.

En marzo de 2016, en su comparecencia en La Habana, Barack Obama propuso una política basada en la creación de oportunidades, con hincapié en el empoderamiento de los emprendedores. Lleno de optimismo, Obama consideró que la liberalización económica traería una democratización de la sociedad, a pesar de ejemplos como los de China y Vietnam. Sus palabras despertaron un amplio apoyo popular. Al mismo tiempo, las violaciones de derechos humanos aumentaron, y la elite militar, devenida empresariado, sacó ventaja de esta nueva coyuntura.

Barack Obama minusvaloró el hecho de que los emprendedores independientes se hallan secuestrados por el régimen, y la elite militar impide cualquier tipo de competencia económica. Por un efecto no buscado, su política propició el empoderamiento de los secuestradores.

Por su parte, Donald Trump acaba de advertir que será implacable contra estos. Acerta en el enfoque coercitivo ante esa elite, pero le ha faltado despertar confianza popular en la acción de EEUU. Y el acto del teatro Manuel Artime, inflamado por una retórica electoralista, lanzó una imagen contraproducente para una población cansada de la escenificación de las confrontaciones.

Quienes aconsejan al presidente estadounidense tendrían que aprovechar mejor la interesada permisividad del régimen castrista en televisar discursos. Trump no solo debe enviar un mensaje claro al exilio de Miami, sino también a los varios millones de cubanos que alcanzan a verlo desde la Isla.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Anónimo

Solo dos preguntas al auditorio: De 1959 a la fecha, cuando el regimen dictatorial cubano NO fue un regimen militar?De 1959 a la fecha, cuando el regimen dictatorial cubano no fue el dueño absoluto de la economia cubana?Todo lo demas es pura retorica, para la galeria.

Imagen de Anónimo

El editorial es breve y bueno.El "bueno" Obama resultó malo para los cubanos de a pie. Trump, con su mala fama, acertó.Pero el problema del actual presidente es que tiene poco consenso internacional. Y, si vamos al manejo comunicacional, el castrismo viene ganando hace décadas la batalla sorda entre la monarquía cubana y la democracia del norte.Por qué en cualquier marcha en América latina por los derechos de los trabajadores, por viviendas o cosas por el estilo, uno puede ver una imágen del Che, siendo que el argentino nunca se caracterizó por su dadivosidad o sensibilidad? Por qué no Roosevelt o Kennedy, por citar a algunos estadistas destacados?Respuesta: porque este nuevo invento, el Socialismo del siglo XXI, no es más que el revival de los '60 y '70 cuando la Guerra Fría estaba latente y FC promocionaba su "turismo hospitalario" para guerrilleros o simples propagandistas que adoctrinaba con fondos obtenidos de robos y secuestros.El 60% de la región que no sigue las noticias de Cuba cree que en Cuba se vive bien, con todo gratis, y que lo que allí existe es una democracia.

Imagen de Anónimo

Bobo de la Yuca, coincido contigo en que los militares castristas desde siempre han explotado al pueblo, pero lo que es nuevo, y aquí coincido con este editorial de DDC, es que nunca antes hubo rebatiña de los militares contra los cuentapropistas. Antes no había peleas por el poder empresarial, y esto cambia las cosas tal como dice este editorial, porque Obama apostó por los empresarios privados, y los militares quieren el monopolio de la economía privada. Nunca antes hubo una concentración de poder económico tan grande en manos de los militares castristas, nunca antes los militares pelearon tanto por hacerse de créditos internacionales y quien parece no conocer la realidad cubana de hoy eres tú, que desconoces esto y sigues hablando de represión cuando es represión y algo más.Ah, y lo de Miriam Celaya es muela bizca, ya cansa eso de que el gran ganador es el castrismo, y blablabla. Miriam Celaya como politóloga no vale ni un quilo. 

Imagen de Anónimo

No he leido nada, ni apoyando o negando,   la mencion de Trump a Escuadrones de la Muerte en Cuba.

Imagen de Anónimo

// El problema no fue Obama, ni es Trump, ni es el régimen de gobierno que padecemos... //Es, y ha sido, la "oposición" que ha tenido ese régimen. Los que queremos encaminar a Cuba como se necesita y tratamos de hacer algo para ello somos los responsables de que no suceda, porque lo hacemos mal. ¡Qué simplona la posición basada en que estamos mal porque ese régimen es malo, que si fuera bueno o se volviera bueno estaríamos bien!!!!Con la acción de Obama esa oposición no supo hacer lo que hay que hacer. Con la de Trump (¡si es que tiene alguna!), veo más difícil que lo pueda hacer. Con Obama el régimen no iba a volverse bueno por él mismo.  Con Trump menos.

Imagen de EL BOBO DE LA YUCA

De Miriam Celaya"[...] si bien es cierto que la dictadura cubana ha aumentado la represión contra la disidencia, esto no se relaciona directamente con el restablecimiento de relaciones con EE.UU., de la misma manera que la ruptura de relaciones no supondrá el cese o la disminución de la represión.""Seguramente el Palacio de la Revolución en pleno está temblando de pavor. Ya la dictadura se puede dar por perdida: [...] con Trump en el poder el castrismo tiene sus horas contadas. Dicen los que saben de eso que a los Castro y “a la mafia dialoguera” de Miami “se les acabó el pan de piquito”, que “los actores políticos (¿?) se encuentran ahora en el lugar en el que deberían estar” [...] Si el asunto no fuera tan serio, probablemente causaría risa.""Otra cuestión sería que toda esa elaborada teoría anticastro (ahora sí) se lograra llevar a la práctica con éxito, lo cual es cuando menos tan dudoso como la construcción del socialismo que siguen pregonando los extremistas desde las antípodas.""Y es dudoso [...] porque su sola concepción acusa un absoluto desconocimiento de la realidad cubana al pretender “canalizar las actividades económicas fuera del monopolio militar cubano, GAESA”."Diríase que en Cuba existe una división de poderes y una autonomía de las instituciones que permite deslindar claramente “lo militar” de “lo civil”"Por otra parte, las propuestas del señor Trump portan otra caprichosa paradoja puesto que al limitar las visitas individuales se perjudicaría directamente el frágil sector privado —en especial el que se dedica al hospedaje y la restauración, sin contar los transportistas y los artesanos que viven de la ventas de souvenires y otras chucherías— que se nutre precisamente de ese turismo individual.""En cambio, las visitas grupales, que se mantienen vigentes, son las que favorecen a las instalaciones hoteleras del Estado, en las que suelen hospedarse esos grupos de visitantes debido a que éstas cuentan con mayores espacios y prestaciones que los particulares.""Lo cierto es que hasta el momento el gran ganador de las propuestas de Trump es precisamente el castrismo, toda vez que la retórica de la confrontación es el campo natural de su discurso ideológico al interior y al exterior de la Isla.""Mientras tanto, el “pueblo cubano” —sin voz ni voto en toda esta saga— sigue siendo el perdedor, apenas un rehén de políticas e intereses muy ajenos, cuya representación se disputan a porfía tanto la dictadura como el gobierno estadounidense y una buena parte de la oposición.""Habrá que dar al señor Trump las gracias por nada. Una vez más se enmascara la verdadera causa de la crisis cubana —esto es, la naturaleza dictatorial y represiva de su gobierno— y vuelve a colocarse la “solución” de los males de Cuba en las decisiones del gobierno estadounidense. "

Imagen de EL BOBO DE LA YUCA

Repasando desde Cuba:Como víctima viviendo en el meollo isleño, considero  que DD se equivoca de medio a medio con su posición sobre  el ¿nuevo? giro político hacia Cuba por parte de la administración norteamericana. Desde que tengo conocimiento de vida, y ya cumplí 64 años,  aun sin Obama en la presidencia, los militares nos explotan todo lo que pueden, cada vez más y mejor,  y con un sentido castrense típico del rancio  feudalismo, despreciando a  los civiles de los que viven y considerándose superiores e imprescindibles. Da lo mismo que ahora los Estados Unidos no comercien con empresas militares. Antes no lo hacían y la pandilla en el poder no dejaba de tener cada vez mayores lujos y placeres. Parece como si los editorialistas, como mucha gente que se fue de Cuba a vivir en el extranjero, nunca hayan sabido bien del maltrato consuetudinario y de la explotación sin misericordia de la que,  como parte del ganado criollo en que nos convertimos desde hace mucho, eran también víctimas hasta que emigraron. Pero lo peor, lo lamentable es que aún con toda la información de la que disponen, todavía, a estas alturas del juego, no tengan  ni idea de cómo es Auschwitz-Kolyma.

Imagen de Anónimo

Viva Cuba Libre!!!!!!!, con acento anglo.Ya comenzo la cuenta regresiva de los 6 meses o 6 años del Sen. Marco Rubio, para la caida del regimen de Los Castros!!!!!!.Me siento a esperarlo!!!!!

Imagen de Anónimo

@17:36Las empresas chinas, japonesas, rusas "y miles de otras" jamas han tenido limitante alguna para instalarse en Cuba. Por que no lo hacen? Porque el cubano no tiene poder adquisitivo y Cuba no es mercado. Ahora, con los gringos visitando la isla Cuba si es mercado. No gringos, no mercado, no empresas. Asi de sencillo.

Imagen de Anónimo

Temblando... Que manera de haber ilusos que piensan que hay miedo. Al gobierno de Cuba le importa un pepino, lo que está "supuestamente" pasando, pero como negociantes o lo que sea simplemente quieren tener a EEUU de su lado, de no ser así ya verán la lluvia de empresas chinas, japonesas, rusas y miles de otras que simplemente esperan que Cuba les de una oportunidad para instalarse, pero Cuba espera por EEUU por conveniencia, lo demás es pura politiquería