Sábado, 18 de Noviembre de 2017
16:19 CET.
Economía

El motor que el castrismo asfixia

En las últimas semanas el régimen del general Raúl Castro se ha "desbocado" y corre veloz en sentido contrario a las manecillas del reloj y de la historia. La crisis económica se agrava diariamente y el dictador y su Junta Militar, lejos de dar pasos para liberar las fuerzas productivas, las restringen y acorralan más.

Tope de precios a los transportistas privados de La Habana, prohibiciones contra los vendedores ambulantes de productos agrícolas (carretilleros), estatización de mercados agrícolas que venden productos agrícolas según la oferta y la demanda, prohibiciones a los cuentapropistas de Varadero, son solo algunas de las medidas estalinistas que agravan la profunda crisis económica.

El Gobierno retarda así irresponsablemente, de espaldas a su pueblo, el surgimiento de un sector privado masivo y pujante, que es lo único que puede sacar al país de esta crisis, y que será, forzosamente, el encargado de reconstruir la devastada economía cubana.

Mientras tanto, aumenta la pobreza, la desesperanza y la infelicidad de los cubanos. Es de tal magnitud el cataclismo económico, social, político, moral y hasta antropológico ocasionado por el castrismo, que ya resulta difícil hacer una evaluación de dicha catástrofe. Ese diagnóstico será lo primero que habrá que hacer para la reconstrucción del país.

Es una vergüenza histórica que Cuba sea el único país de Occidente que está hoy más atrasado que a mediados del siglo XX. Ni Haití está en ese caso. Muchos cubanos en la Isla se darían por dichosos si el país tuviese hoy el mismo nivel de vida que tenía hace 60 años, cuando era uno de los más altos de Latinoamérica. 

O sea, aunque parezca un absurdo kafkiano, Cuba en materia socioeconómica está hoy por debajo de cero y necesita primero llegar a cero para luego construir el futuro. Así de grave es la situación.

La nomenklatura castrista pretende ignorar que fueron los cuentapropistas europeos de los siglos XVI al XVIII quienes hicieron posible la eclosión del gran sector privado y la libre empresa. La propiedad privada y el liberalismo económico fueron los que pusieron fin al ancien régime,  es decir, a las monarquías absolutas del Estado omnímodo tipo Luis XIV y al despotismo ilustrado de Catalina la Grande de Rusia con su política de "todo para el pueblo, pero sin el pueblo", que al asfixiar las libertades individuales impedían el desarrollo de las fuerzas productivas y la creación de riquezas en grande. Por eso estalló la Revolución Francesa.

Los cuentapropistas iniciaron la modernidad

Fue ese sector de cuentapropistas el que comenzó a crecer rápidamente y el que erigió el mundo moderno que hoy conocemos. Comerciantes, artesanos, innovadores, inversionistas y gente emprendedora en múltiples actividades, al compás de la consigna "laissez faire" ("dejar hacer") lanzada por los fisiócratas franceses y el liberalismo inglés, tomaron la batuta del capitalismo y cambiaron la faz del planeta.

Esa posibilidad es la que les niega a los cubanos la dictadura castrista. Son libertades y derechos económicos plasmados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, aprobada en París en 1948, que se engarzan con derechos políticos, civiles, sociales, culturales y laborales. Ninguno de ellos se respeta en Cuba.

No es casual que los 35 países más desarrollados del mundo, integrantes de la OCDE,  gozan todos de estas libertades económicas individuales y de sistemas democráticos. Como tampoco es casual que tales  libertades no existan en ninguno de los 41 países más pobres (según la ONU), ni en decenas de otros países del llamado Tercer Mundo.

El general Castro y quienes lo sostienen en el poder deben estar conscientes de dos cosas:

  1. Mientras más aprieten las tuercas políticamente y acosen al constreñido sector privado, menos posibilidades habrá de solucionar la crisis nacional de forma  incruenta e indolora.  
  2. A más restricciones a los cuentapropistas, más pobreza y escasez de todo habrá en el país y  también más larga, difícil y costosa será la reconstrucción económica del país.

¿Una fuente secreta de financiamiento?

Por eso resulta escandaloso, y sospechoso, que ante el casi colapso de la economía venezolana y sus tribulaciones políticas, la falta de subsidios brasileños, la negativa de Pekín y Moscú a obsequiarle dinero a La Habana, y con un nuevo gobierno en Washington que no es izquierdista ni procastrista, el régimen no solo se niega a ir más lejos en materia de libertad económica, sino que la restringe cada  vez más. ¿Dispone el régimen de un apoyo financiero oculto que no puede revelar?

Luego de no pagar un centavo por el servicio  de su deuda externa durante 30 años, el régimen anunció hace poco que en 2016 pagó la enorme suma de 5.299 millones de dólares a sus acreedores de deuda de corto y largo  plazo. Es cuando menos llamativo el pago de una suma tan desmesurada de dinero para el pequeño tamaño de la economía cubana, y precisamente en el año en que por primera vez el Gobierno admite que el PIB decreció y  la crisis económica empeoró.

¿Es que la cúpula castrista está vinculada con  los altos jerarcas narcotraficantes del Gobierno de Caracas? ¿Recibe "donaciones" de las FARC de Colombia en agradecimiento por el tan favorable acuerdo de paz que consiguieron en La Habana?

Los militares e integrantes menos ancianos de la cúpula dictatorial se han propuesto perpetuarse en el poder y a partir del próximo año instaurar una especie de modelo neocastrista de capitalismo de Estado autoritario y militarizado, en el que solo ellos, los militares, la familia de los Castro y algunos personajes civiles del Partido Comunista (PCC) podrán hacer negocios y comerciar en grande,  y enriquecerse también a lo grande.

Un derecho de todos

La lucha del pueblo cubano, de los opositores políticos y defensores de los derechos humanos, periodistas y sindicalistas  independiente, cuentapropistas y todos los demócratas y anticastristas de dentro y fuera de Cuba, forzosamente pasa por evitar que esa perpetuación de la dictadura se produzca. Oponerse a ello es un derecho natural que tienen todos los cubanos. 

Cuba igualmente necesita del apoyo internacional, y en particular de EEUU, por cuanto fue la política del expresidente Barack Obama la que fortaleció políticamente al castrismo y le abrió las puertas del mundo entero.

Desde el punto de vista ya existencial, de subsistencia diaria, los cubanos de a pie necesitan que la dictadura afloje la mano en materia económica y le dé más espacio a los cuentapropistas. La libertad económica es fundamental para que el  pueblo deje de ser tan ofensivamente pobre.

Raúl Castro y su Junta Militar deben reconocer legalmente la propiedad privada, y el derecho a que esta se desarrolle sin trabas y que los cubanos puedan invertir y crear empresas propias. No pueden seguir limitando y hasta asfixiando al  sector privado, el único motor económico con el que de veras cuenta la nación.

De no hacerlo, todo será cada vez más difícil, no solo para el pueblo que dicen representar, sino para ellos mismos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

Que el general Castro, su familia y muchos otros generalotes y jefes del PCC reciben dinero del narcotrafico no hay la menor duda. Algun dia eso se sabrá.

Imagen de Anónimo

Es toda un  desgracia y lo peor es que como dice el articulo  mientras mas se demore el surgimiento de un sector privado en Cuba mas dificil sera la reconstruccion del pais. Y mas tiempo demorará hacer de Cuba un pais nornal otra vez. Eso no tiene madre. 

Imagen de Anónimo

HUELGA, HUELGA y mas HUELGA, FOTOS A TODOS LOS MILITARES QUE ATROPELLEN AL PUEBLO y LUEGO PAREDON COMO HICIERON ELLOS.

Imagen de Pedro Benitez

Por el camino que van las cosas apuestan por imponer un estricto control paramilitar y revivir el estado de sitio para justificar la represión.  Al final, la presión en la presa es tal que los orificios por donde escapa el agua pueden convertirse en huecos que colapsan las paredes de contención.  Como bien dice el autor, el daño profundo ya está hecho- y para recuperar la nación debemos confiar solamente en el patrón que garantiza la generación moral del país con la mayor referencia de todos los cubanos; José Martí. 

Imagen de Cubanón Regusanón

La ineficiencia económica del régimen es evidente. De tdas formas, ellos manichean todos los recursos y lo que pueda obtenerse por exportaciones de bienes o servicios y de ahí se cogen lo que les conviene. Financiamiento eterno debe existir de parte de interses mafiosos como la narcodictadura enezolana, los ayatollahs o las FARC.

Imagen de Anónimo

Al anonimo de las 17:24:No se trata de que la mafia que dirige Cuba sabe todo lo que dice el articulo este, sino de que esa mafia hace eso porque recibe dinero de alguna fuente oscura, casi seguro del narcotrafico y hasta del gobierno de Iran, y por eso se dan el lujo de reprimir a los cuentapropistas

Imagen de Anónimo

Es que ellos tienen dinero bien guardadito.como rl viejo cerdo angel Castro.estos Gallegos no gastan y viven del regalao.dinero hay pero No pal pueblo.

Imagen de Anónimo

Quedan cada vez menos dudas de que Raul Castro y su gentuza militar y partidista estan recibiendo dinero sucio de los,narcotraficantes que dirigen Venezuela y las narcoguerrillas y asesinos, ahora perdonados,  de las FARC de Colombia.Eso algun dia va a explotar. Y la CIA lo sabe. 

Imagen de Anónimo

Todo lo aqui expuesto lo saben los opresores el pueblo cubano. La dictadura lo sabe, el asesino de Raul Castro lo sabe ellos son criminales pero no tontos, entonces cuándo le ha importado el pueblo de Cuba.Saben o por lo menos creen que tienen el control social y no dan tregua reprimiendo, encarcelado, expulsando incómodos y quien pueda tener alguna influencia politica o de movilización social De todas formas la piñata hace rato que fue reventada ya todo esta repartido GAESA se llama la piñata cada cordelito venia con nombres y apellidos  NO SOBRA NINGUNO ni Eusebio Leal escapó le quitaton su cordelito mas preciado. La Junta Militar ha sabido comprar lealtades y no es ciencia ficción una Plaza de Tiananmen si hay bochinche es mucho lo que hay en juego y el pueblo ha demostrado por lo menos hasta ahora que esta bien amestrado y enseñado " tranquilito que eso es lo que les toca "  

Imagen de Anónimo

Moraleja: no se puede ser rico y tenerle miedo al dinero... Esa es la gran contradicción irreconciliable del sistema cubano.