Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
15:42 CET.
Ecuador

Lenín 'el bueno', el de Ecuador

Una excelente entrevista realizada por Camilo Egaña al presidente ecuatoriano Lenín Moreno, nos ha revelado otra cara de la izquierda latinoamericana. La conversación con el profesor Moreno, producida por la cadena CCN en Español, viene muy bien en estos días en que el llamado Socialismo del Siglo XXI es un proyecto fallido y desprestigiado por sus propias contradicciones internas. Pues lo que al inicio pudo ser un contrapeso al neoliberalismo a ultranza, ha terminado siendo una dolorosa realidad para los pueblos: corrupción, hambre, pugnacidad, ambición de perpetuarse en el poder, con Rusia y China como las nuevas metrópolis.

Debería admitirse que, tanto en Ecuador como fuera de él, la fórmula Lenin Moreno como presidente no gozó de un apoyo entusiasta. Varias cosas en contra tenía este exmilitante del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), de una familia con tradición izquierdista, vicepresidente de Rafael Correa (2007-2013), y uno de los representantes de la llamada revolución ciudadana.

Moreno, además, inspiraba más lástima que simpatía, un sentimiento con el cual se ha confundido más de un pueblo en este continente. Pero lo peor del candidato no era todo ese equipaje izquierdista y de discapacitado, sino su nombre: Lenín. ¿A quién se le ocurriría presentarse para presidente llamándose Lenín? Cualquiera sabe que llevamos los nombres como anatemas o como misiones. Lenín Moreno compitió contra su propio nombre, y ganó.

Aunque la figura del otro Lenín, Vladimir Uliánov es controversial, y como un dique separa a los hombres en bandos irreconciliables, en los últimos años y tras la desclasificación de algunos de sus documentos últimos, es posible advertir muchas contradicciones, incluso francas críticas a la manera en la cual la Revolución de Octubre se fue convirtiendo en una tiranía, con su inepta burocracia partidista, y la corrupción acompañante.

El hombre que ordenó no dejar con vida a ningún miembro de la familia del zar —niños incluidos—, que justificó la violencia revolucionaria a un costo de más de 20.000 vidas, que expulsó en el "barco filosófico" a políticos y economistas, e ideó el fatídico calificativo de dictadura del proletariado, no tuvo tiempo, como Karl Marx, para darse cuenta de que sus ideas conducían a unos de los regímenes más brutales que ha conocido la humanidad. Es por eso que a quien conozca la historia verdadera, la palabra Lenin siempre le provoca perspicacia, susto, náuseas nada filosóficas.

De regreso a la entrevista citada, el presidente Moreno no evade ni siquiera las preguntas personales; todo lo responde con algo de humor y sabiduría, esta última, la que se acumula al mirar desde un sillón de ruedas como otros malgastan sus dones físicos e intelectuales. El presidente ha apelado a la reconciliación nacional, a develar la corrupción y el clientelismo populista, a que los medios de comunicación tengan libertad para informar, denunciar, y que ningún otro funcionario rasgue un periódico ante las cámaras de televisión.

Por supuesto, Lenín Moreno está siendo acusado de traidor por el mismo hombre que le dejó el regalo indecente de una cámara oculta en su despacho. Pero el actual presidente no se incomoda ni siquiera cuando quien lo tuvo en la silla vicepresidencial por dos periodos y le confió las llaves de la jaula autoritaria declara que jamás confió en él. Hay que entender al máster en Economía de la Universidad de Lovaina, Rafael Correa: ante sus correligionarios del Foro de Sao Paulo y del Socialismo del Siglo XXI ha hecho el ridículo.

El otro Lenín, el que parece bueno, reafirma al entrevistador: soy revolucionario. Pero también es presidente de todos los ecuatorianos, y por eso agrega el deber del pragmatismo: pensar en el país, en lo mejor para todos. Y remata con una contundente declaración ética: la relección indefinida es antidemocrática. Moreno se aparta así del desvío populista-dictatorial del llamado Socialismo del Siglo XXI, y se acerca a lo mejor de la izquierda —réquiem por un Lula malogrado a última hora.

Una izquierda moderada debe existir como contrapeso a la derecha —también contenida— para el saneamiento de la sociedad, la progresión en la alternancia de poderes, para que salgan de los hemiciclos las leyes y los proyectos más balanceados. Fascismo comunismo son del pájaro totalitario las dos alas: el primero es el tradicionalismo sin oposición; el segundo, la ausencia de ataduras conservadoras e institucionales del materialismo liberal. Si el presidente ecuatoriano es capaz de cumplir su palabra, la izquierda mundial le deberá el haber rescatado lo poco que quedaba del socialismo latinoamericano en los años 90 del pasado siglo.

Dolido acaso por los sucesos en torno al poeta Heberto Padilla, el chileno Pablo Neruda ofende a Nicolás Guillen en su biografía cuando escribe que habla "De Guillén, del bueno, del español". Y Nicolás, que había sido su amigo, y quien no era segundo de nadie como poeta y como lengua viperina, riposta en su semblanza que el Premio Nobel chileno debía haber llamado a su biografía Confieso que he bebido en vez de Confieso que he vivido. Del mismo modo, puede que en alguna conferencia internacional, Correa cite a "Lenín, el bueno, no el de Ecuador". Y el antiguo discípulo, quien se gasta también un finísimo humor, refiriéndose a su exmentor pudiera contestarle un día que Rafael debe "confesar que ha perdido".    

Lenín Moreno de lo que le dejó Correa: 'La mesa estaba servida, pero sin nada'

'No fue de mi parte la desmarcada', dice el mandatario sobre su controversia con su antecesor, Rafael Correa. Esta entrevista realizada por Camilo Egaña revela otra cara de la izquierda latinoamericana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Excelente muestra de ignorancia y falta de preparación por el periodista. No tiene ni idea de la esencia y circunstancias de la administración de Lenín Moreno. Qué perdedera, una raya más para el tigre, otra muestra de falta de seriedad en DDC

Imagen de Anónimo

Hay que leer un poco más de historia. Saber que tras las acciones de los hombres, en la mayoría de las veces, hay problemas personales. Lenin mató a los zares, que no eran unos santos, vamos a estar aquí. Es famoso el antisemitismo zaristas, sus pogromos. Es decir, era gente malvada. Perversa. Los zares le mataron el hermano más querido a Lenin. Y lo que éste hizo después no fue más que una venganza personal. Esto amén de todo lo demás. Por otro lado Camilo, no hay que estudiar el simbolismo onomástico de este hombre para saber en el hogar que creció, no "engaña" a nadie. O es un zurdo, o, igual o peor, por tal de mantener un puesto de trabajo le hace propaganda hasta al diablo. Un zurdo, mírese como se mire, es un grandísimo hijo de puta. Solo el capitalismo salva.

Imagen de Anónimo

Al anonimo 1:13, este articulo no tiene nada que ver con Trump, el comportamiento de la politica y los gobiernos latinoamericanos estan muy distantes de la estructura politica y de gobierno de EEUU, Rafael Correa se ve a las claras que ha sido un oportunista con ansias de poder, que se acerco al Comunismo por conveniencia personal no por conviccion, Trump con todos sus defectos no puede gobernar de forma personal, pues se debe a las instituciones y a la aprobacion del congreso para llevar a cabo cualquier idea que pudiera tener, dices anti-Granma, si te refieres al periodico, no hay excremento mas grande en la historia del mundo que esta porqueria, Granma se ha dedicado por cerca de 60 años a difundir la mentira y la manipulacion, solo difunde lo que le ha ordenado la cupula corrupta e inepta de los Castricos, todos los comunistas oportunistas son por naturaleza propia egolatras, arrogantes, autoritarios e irrespetuosos de todo, puro excremento es esta izquierda comunista que lo unico que ha traido a los paises donde se ha instaurado es pobreza, destruccion, caos social y muchos males mas, excremento puro es el "Comunismo", tanto los que se imponen a los pueblos, como los que los pueden apoyar de alguna forma, ya sea por ignorancia o por sinverguenceria como entes como tu

Imagen de Anónimo

Esto demuestra que tanto la derecha como la izquierda, cuando gobiernan de manera comedida y sin exageraciones patrioticas (lease a la Castro, a la Maduro, o a la Trump) pueden conseguir unir a la gente para que trabajen para un futuro mejor y que los beneficie a todos. La idea de que America Latina no puede hacer eso es un mito. Miren a Costa Rica, a Panama, a Paraguay y a Uruguay. Si se puede, pero hay que dejar la demagogia, el patriotismo y la corrupcion a un lado primero que nada.

Imagen de Anónimo

Ego y arrogancia? Como si Trump fuera el más humilde y desprendido del mundo. Los comentaristas de este anti-Granma son excremento puro

Imagen de Balsero

Antes que hacer un sesudo análisis político - ideológico, creo que hay que buscar por el lado de la corrupción todo lo que ha pasado - y está pasando - en Ecuador. Pareciera que hay un presidente sucesor de otro de su mismo espacio, que descubrió que le habían dejado intacta la maquinaria de robarle al Estado. Ya pasó en Argentina y Brasil. Y algún día, en Venezuela, vientos de honestidad barrerán con lo que allí ocurre.

Imagen de Anónimo

Anonimo  9 de Octubre 2017   17:20Magnifica entrevista, siento gran admiracion por el señor Lenin y la forma y metodos que lleva a cabo como Presidente de Ecuador, constituye un ejemplo que deben emitar el resto de los presidente de America Latina y del Mundo. Para mi es muy superior y mucho democrata que su antecesor Rafael Correa

Imagen de Anónimo

Gran pais y con un hombre al frente de sus destinos que nos permite sentirnos optimistas con respecto a su futuro. En esta America Nuestra que nos ha llenado tantas veces de decepciones, esperamos que este hombre con nombre que espanta, pueda llevar a cabo su programa y que no se nos desvie por el camino, como casi siempre es la constante. 

Imagen de Anónimo

 Correa es un niño bitongo, engreido, prepotente, un pichón de dictador al estilo del Pablo Iglesias, creidos de que son Dios. Como todos, falsos socialistas que al final terminan viviendo igualmente del pueblo y a cuenta del pueblo, esa entelequia semántica que utilizan para llegar al poder y eternizarse en él...Julián

Imagen de Zoyla Bárbara Pérez Sosa

Que grotesca y representativa es la foto donde sale Correa. Se le ve el ego y la arrogancia que tiene esa rata del mierderismo del siglo XXI!!!!