Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Última actualización: 05:40 CEST
Represión

El rapero Henry Laso, en una celda de castigo por exigir atención médica

El cantante de música urbana Henry Laso. (DDC)

El cantante de música urbana Henry Laso se encuentra desde hace varios días en una celda de castigo por haber exigido atención médica debido a los dolores que padece, consecuencia de la golpiza que recibió por parte de agentes de la policía política el día de su arresto, informa a DIARIO DE CUBA su madre, Carmen Susana Martínez.

Laso, encarcelado desde el pasado 6 de febrero en Cienfuegos, fue formalmente acusado de "atentado" tras una pelea que tuvo ese día con un agente de la Seguridad del Estado llamado Onofre, una acusación que el cantante rechaza.

El abogado de la defensa ha solicitado un peritaje médico que aún no se le ha realizado. Al rapero le fue negada la fianza solicitada para esperar el juicio en libertad. Por el presunto delito de "atentado", Laso podría cumplir de tres a ocho años de cárcel.

Según la versión de los hechos que contó Laso a su madre, quien comenzó la pelea fue el agente de la Seguridad, al propinarle un piñazo en el oído que lo aturdió. El cantante dijo que intentó defenderse, pero llegaron otros dos agentes (todos vestidos de civil) que también le propinaron golpes.

Carmen Susana Martínez señala su hijo no recibió atención médica después de la golpiza, pese a que sangraba.

La pelea se produjo a pocas cuadras de un punto WiFi. Laso terminaba de denunciar en el programa Despierta Cuba, de Miami, a un cubanoamericano supuestamente prófugo de la justicia norteamericana por tráfico de drogas y falsificación de tarjetas de crédito, que estaría refugiado en Cienfuegos.

El artista había sido objeto en varias ocasiones de arrestos y amenazas por parte de la Seguridad del Estado. La presión aumentó después de que acusara de corrupción al Instituto Cubano de la Música, en mayo de 2016.

Las amenazas contra Laso continuaron después debido a las canciones contestatarias que el rapero subía a las redes sociales y por su vinculación con el movimiento opositor Cuba Independiente y Democrática.

Su última detención ocurrió en el mes de enero. Entonces, la Seguridad del Estado lo amenazó con fabricarle un delito común para encarcelarlo, según relató. En ese momento el rapero se refugió en la Catedral de Cienfuegos y las autoridades católicas negociaron con la Policía su regreso a casa, con la condición de que a Laso nada le sucedería.