Domingo, 17 de Diciembre de 2017
12:16 CET.
REPRESIÓN

El régimen deporta a Ángel Moya de Santiago de Cuba hacia La Habana

Fuerzas del régimen liberaron en la mañana de este lunes al exprisionero político del Grupo de los 75, Ángel Moya Acosta, después de "deportarlo" de Santiago de Cuba a La Habana, según informó a DIARIO DE CUBA él mismo.

"Fui detenido el pasado 15 de noviembre en Palma Soriano (Santiago de Cuba), a donde había ido a buscar a la representante de las Damas de Blanco de la localidad. Un oficial de la Seguridad del Estado me detuvo violentamente en el Parque Martí. Me agredió, empujó y golpeó fuertemente la cabeza", detalló el activista.

Asimismo, explicó que fue llevado inicialmente a la unidad policial de Palma Soriano y de allí trasladado a la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de la ciudad de Santiago de Cuba conocida como "La Motorizada".

"Allí me confinaron con otros tres detenidos. Fui sometido a castigo porque no me dieron un colchón para dormir y hasta estuvimos sin agua por algunas horas. Estuve más de 90 horas detenido y desaparecido por parte de la Seguridad del Estado. No me dieron la posibilidad de comunicarme con mi familia en ningún momento", condenó Moya.

Sobre el motivo de la detención, explicó: "Las autoridades nunca me lo dijeron".

"Aparentemente fue dirigirme a Santiago de Cuba para intentar comunicar con Denia Fernández Rey (representante de las Damas en la localidad), con la cual mi esposa Berta Soler, líder del movimiento femenino, llevaba casi una semana sin poder comunicarse. Ya han podido hablar", agregó.

Asimismo, denunció que el segundo jefe de Enfrentamiento de la policía política en Santiago de Cuba le dijo que "no podía regresar a Santiago de Cuba".

"Me dijo además de forma burlona que continuarán (los agentes) molestando a las Damas de Blanco y a sus familiares para que dejen de pertenecer a la organización", abundó Moya.

El exprisionero político concluyó señalando que había sido "deportado" de Santiago de Cuba a La Habana —su localidad de residencia— este domingo y había llegado en la madrugada a la prisión conocida como el Vivac de donde fue llevado hasta su casa, la sede nacional del movimiento femenino Damas de Blanco.

Las deportaciones son una práctica frecuente del régimen para limitar la movilidad de los activistas, pero casi siempre se producen desde la capital hacia las provincias y no desde una provincia hacia La Habana.

El Gobierno tiene limitada la residencia en La Habana para los cubanos por la sobrepoblación de la urbe.

La oposición cubana ha denunciado las deportaciones dentro de la Isla como "una práctica discriminatoria anticonstitucional que coloca a los cubanos por demás, y en su propio país, por debajo de los extranjeros residentes, quienes pueden vivir en cualquier lugar del territorio nacional sin permisos y autorizaciones especiales".

Las Damas de Blanco denunciaron en pasados días a DIARIO DE CUBA que el régimen quería "acabar" con ellas antes de estas "votaciones": "No quieren que estemos en las calles como hacemos cada domingo, porque ese día (26 de noviembre) tienen que cuidar los colegios electorales".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 0 ]

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.