Viernes, 24 de Noviembre de 2017
13:46 CET.
OBITUARIO

Fallece en Miami el activista Juan Antonio Alvarado Ramos

El activista Juan Antonio Alvarado Ramos falleció a los 64 años de un paro respiratorio en la madrugada de este viernes en Miami, según informaron a DIARIO DE CUBA fuentes de la disidencia interna.

"Animó las mejores revistas cubanas de estos tiempos sobre la afrodescendencia en nuestro país. E hizo algo más, abrirse al continente: a la afrodescendencia en Perú, Colombia, Argentina. Dedicó su vida a ello. Hizo énfasis en la necesidad de integración y no de la revancha cultural, de suplantar un racismo con otro", explicó a DDC Manuel Cuesta Morúa, coordinador de la plataforma ciudadana #Otro18.

"Durante muchos años desde la Plataforma de Integración Cubana, (Alvarado Ramos) estuvo acompañando diversos proyectos de la sociedad civil y animando el debate sobre la problemática racial cubana desde las revistas Islas e Identidades", recordó Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR).

Alvarado Ramos, nacido en Matanzas en 1953, había cursado estudios de Historia y Antropología. Se desempeñó como editor jefe de la revista Islas y como investigador titular del departamento de etnología del Insitituto Cubano de Antropología. Fue un colaborador y una persona cercana a DDC.

En la actualidad presidía la Plataforma de Integración Cubana. Era el editor jefe de la revista Identidades, surgida en 2014, espacio de discusión y análisis sobre "raza, clase y género". Había creado Identidades después de varios años de trabajo "con el movimiento afrodescendiente y otros grupos alternativos de la Isla, sometidos a la marginalización, la discriminación y la privación de sus más elementales derechos civiles".

"Fue un placer haber conocido a Alvarado, con quien trabajé desde 2011, realizando las presentaciones de la revista Identidades, que ha sido y es una publicación que gusta entre los cubanos, porque (como indica su nombre) narra nuestra identidad. Esta pérdida la sentimos. Seguiremos adelante con el trabajo de Identidades y con su obra", puntualizó la activista Marthadela Tamayo a DDC.

"Era un antropólogo, intelectual y activista de los que en Cuba y el mundo hacen cada vez más falta. Juan no fue acomodaticio ni vociferante. Mantuvo abierto el diálogo y el respeto con sus pares de la Isla y la diáspora. Su trabajo le granjeó admiradores y adversarios, en una academia (dentro y fuera de Cuba) atraída por los temas de la racialidad y la política", señaló el escritor Armando Chaguaceda.

"En su familia hubo alzados de los 60 en El Escambray. Conoció desde muy niño lo que era la deportación por motivos políticos porque su familia fue sacada de El Escambray y llevada a Sandino. Era hijo de un preso de El Escambray", contó el activista Boris González Arenas a DDC.

Alvarado había trabajado en Angola realizando estudios antropológicos en Bakongo y Ambundo. Publicó el libro La huella africana en Cuba.

"No habrá funerales. Él me había pedido para este momento cremación directa y que guardara sus cenizas para regresarlas a una Cuba democrática", concluyó su sobrino Lester Pola Alvarado.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Amigo descansa en paz, cuán lamentable tú pérdida.

Imagen de Anónimo

Que descanse en paz! Saben si habrá velorio? Y dónde? Fue un hombre bueno, inteligente y también una gente sensible y sincera con relación a los estudios afrocubanos que tan importante y necesario llegan a hacer para la compresión y en rendimiento en nuestra sociedad cubana.

Imagen de Anónimo

EPD amigo Alvarado.

Imagen de Anónimo

En Paz Descanse, y que Dios le permita ver desde el cielo muy pronto esa Cuba democrática que añoraba, en la que no existan personas marginadas.

Imagen de Anónimo

Dura vida dedicada al estudio y promoción de un tema complejo y medular para nuestra nación. Academicos activistas como él, comprometidos con las sensibilidades sociales para construir una democracia inclusiva y pluralnos hacen falta mas. Tuve el placer de conocerlo y tratarlo de cerca.e consta como vivía la causa y por la causa, tanto que lo llevó a descuidarse su salud a un punto irreversible. No fue perfecto, pero escojo recordarlo por los buenos momentos recorridos juntos. Ya le haremos su merecido homenaje en una Cuba libre. Va un abrazo y descansa en paz mi hermano y amigo, Aimel.