Domingo, 16 de Diciembre de 2018
Última actualización: 19:54 CET
Béisbol: Serie Nacional

Eduardo Paret revive las esperanzas de Villa Clara

Eduardo Paret. (VANGUARDIA)

Una de las grandes novedades de la actual Serie Nacional ocurre en Villa Clara, donde el otrora estelar Eduardo Paret Pérez se ha estrenado al mando de los Anaranjados con el objetivo de impregnar aquel honor y garra de los Azucareros de antaño.

El otrora número 2, primer bate de Villa Clara y de la selección nacional durante 21 eventos internacionales entre 1993 y 2009, torpedero estrella, se halla ahora a cargo de las difíciles riendas de un team que resultó eliminado por barrida en la Serie de Comodines de 2017.

El reto es enorme, y quizás Eduardo Paret no pueda ganar el título como debutante, tal y como hizo Antonio Pacheco con Santiago de Cuba. Sin embargo, a pesar de que los villaclareños no cuentan con el mismo trabuco de otras épocas, el inolvidable 2 podría alcanzar un buen primer paso: reavivar la pasión por el béisbol en la provincia. De momento, justamente eso es lo que ha sucedido a inicios de la actual campaña, aun cuando los problemas ofensivos del equipo han provocado algunas inesperadas derrotas.

En esta nueva era, los cuatro grandes del béisbol cubano en Series Nacionales, Industriales, Santiago de Cuba, Pinar del Río y Villa Clara, no muestran el dominio de otros tiempos, pero nunca es tarde para recordar, mientras está claro que los villaclareños darán todo por coronar a Eduardo Paret y retomar planos estelares.

El legado de Pedro Jova y su tricampeonato con la Maquinaria Naranja

¿Quién podría olvidar los tres títulos consecutivos conseguidos por Pedro Jova en las series nacionales? Con una novena imbatible —quizás una de las más completas en la historia del béisbol cubano desde 1962—, aún perduran en la memoria de la gran mayoría de los fanáticos. Jova debutó ganando en 1993, y se alzó con el tricampeonato en sus primeros tres años de los cinco en que comandó la nave anaranjada. Ganó 214 partidos de 321 decisiones, para registrar un promedio de .667 que, sin dudas, será casi imposible de igualar.

Quienes vivieron aquello darán fe de aquel gran conjunto de Villa Clara: Víctor Mesa influía con una energía única, capaz de arrastrar a toda una novena de béisbol, a toda una provincia, a toda Cuba. Y si a eso le agregamos que contaban también con Jorge Luis Toca, Eddy Rojas y Oscar Machado en labores de limpiabases… ¿qué decir? Todos ellos junto a Mesa, se combinaron para impulsar 534 carreras con 86 jonrones y 110 bases robadas en los tres años de campeonato. Como era de esperar, Zamora, Paret y Lázaro López vivieron en las bases. Ese trío anotó 399 carreras (129, 136 y 134 respectivamente). Al mismo tiempo, otro punto significativo de "La Naranja Mecánica" fue el pitcheo: a pesar del bate de aluminio, ganaba titulares por su gran rotación. 

Como figura principal sobresalía "El Tifón", Luis Rolando Arrojo, derecho de control exquisito, poseedor de una curva capaz de apagar el ruido de aquellos implacables bates de aluminio. En esos tres años del tricampeonato, Arrojo ganó 31 partidos, lanzó para 2.13 y regaló apenas 67 bases por bolas. El único lanzador capaz de superar esos numeritos fue el industrialista Orlando "El Duque" Hernández, su mayor contrincante en esos años.

Aquellos tres títulos de Villa Clara, dos frente a Pinar del Río (1993 y 1995) y uno contra Industriales, han hecho trascender la era como manager de Pedro Jova, justo después de ser uno de los grandes intermedistas en la historia de las Series Nacionales. En 1996, los descendientes de los Azucareros perdieron contra los Azules de la capital la posibilidad de ganar su cuarto campeonato en fila. Aun así, su supremacía es inolvidable.

El brillo de aquellos ases beisboleros de millones de fanáticos será prácticamente imposible de alcanzar, pero Eduardo Paret, ahora de manager, hará todo por devolverle el aliento a los fanáticos naranjas.