Lunes, 18 de Diciembre de 2017
00:36 CET.
Poesía

Sin soñar

 

la luna es luna y callan
lo que vieron aquellos hombres en su arena
los monstruos en su aire la poca luz
los fantasmas de los que antes vivieron
hundidos en la tierra

la luna ya no es luna

el mar es agua negra
desde el fondo
los ojitos tremendos del erizo
miran mi vida desde su corta vida
los leviatanes pasan a su lado
y a él le da lo mismo

a mí tampoco
la vida del erizo va en mis ojos
y eso basta
para que sean dos vidas en una

el mar ya no es el mar

el mar es una casa
aquella que perdí
o fueron muchas casas

en sus verdes paredes
dibujaba con dedos invisibles
los sueños invisibles que he perdido

hoy el silencio es un niño de nieve

en la memoria
solamente muescas
huellas de un eco viejo

allá hay sombras dibujadas
por un loco
inalcanzables líneas de mar
bajo la luna

y el ruiseñor callado
muerto de no sentir
oído humano alguno

se cierra el mundo
todo acaba

de lejos la luna brilla
como si fuera una muchacha.

 


Ramón Fernández Larrea nació en Bayamo, en 1958. Sus libros de poemas más recientes son Yo no bailo con Juana (Lingkua, Barcelona, 2010) y Todos los cielos del cielo (Verbum, Madrid, 2015)

Otros poemas suyos: El grito, Agujero llamado Nevermore, The Long Good Bye y Esopo era un tonto de atar.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.