Viernes, 24 de Noviembre de 2017
13:51 CET.
Opinión

Pesca brava

Archivado en

 

Niños del remolcador 13 de marzo. 1994.

 

Dábamos fondo al sueño sin fin de los mayores
con la imparcialidad dócil de los espejos,
suplicándole al oro del pez por sus reflejos,
cuando la costa negra germinó en estertores.

Se abrieron desde arriba potentes reflectores,
lluvias de islas, piñatas... y un agua muerta, suave,
nos fue gastando como los dientes de una llave.

Olas ancianas riñen solas contra el coral
soñando que nos duermen. Soñamos que al final
quizás la noche nuestros ojos sin rostros lave.

 


Francis Sánchez nació en Ceballos, Ciego de Ávila, en 1970. Sus últimos libros de poemas publicados son Extraño niño que dormía sobre un lobo (Letras Cubanas, La Habana, 2006) y Epitafios de nadie (Oriente, Santiago de Cuba, 2008).

Otros poemas suyos: Quiero irme callado..., Héroes, no lloro por ustedes, Primera función y Castrato.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Bello poema, Francis, a los niños asesinados en el mar cuando intentaba alcanzar otros suelos, otro mar, otras formas distintas de pensar. Me impacta tu poesía que no sigue otros modismos que no sean los de tu corazón, gracias por tu sensibilidad, tu manera de no ahogarte en el ostracismo y la nulidad de la poesía cubana de estos tiempos.