Domingo, 17 de Febrero de 2019
Última actualización: 19:23 CET
VENEZUELA

Ricardo Montaner sobre la posición del papa hacia Venezuela: 'No se puede ser neutral en ciertas situaciones'

Ricardo Montaner. (CLARÍN)

El popular cantante Ricardo Montaner considera que el Gobierno de Nicolás Maduro ha llegado a su fin, deposita sus esperanzas de cambio ante la grave situación en Venezuela en presidente interino Juan Guaidó y cuestiona la neutralidad del papa Francisco en la crisis.

"Creo que el régimen de Nicolás Maduro se terminó. Ahora, lo que resta es ver qué va a suceder con la transición. Puede ser una tranquila o puede ser una cuyo final nadie sabe qué puede traer", dice Montaner en declaraciones a Teleshow de Infobae.

Nacido en la Argentina, pero criado en Venezuela, el cantante recuerda sus días de estudiante y sus primeros pasos en la música en Maracaibo. Se muestra sorprendido por lo que ha cambiado su tierra en los últimos años.

"En mi país las cosas parecen aletargarse y de repente surgen novedades que nadie tenía previstas. Por lo menos uno, que es un ciudadano común, quizás piensa que todo estuvo orquestado de alguna manera, o bien pensado por la gente que hace política".

"Los muchachos nuevos, como Juan Guaidó, por ejemplo, son una muestra de lo que son los políticos jóvenes, que salen de ese ego típico de los que dicen 'quiero todo para mí'", opina.

Asimismo, el artista manifiesta su contrariedad ante la posición de "neutralidad positiva" en la crisis de Venezuela asumida por el Vaticano. El Papa Francisco se negó a intervenir en el conflicto "hasta que ambas partes lo quieran".

"Creo que no se puede ser neutral en ciertas situaciones. Dios es el primero que no es neutral y si hay alguien que sabe de justicia es Jesús. Él no nos dice 'sean tibios' o 'neutrales', sino 'por aquí debes ir'. Ser neutral en estas circunstancias me suena demasiado cómodo", sostiene.

"Soy una persona y las personas tenemos la obligación de mirar al prójimo. Eso de preocuparte solo por ti no me parece lógico, no creo que para eso nos trajo Dios al planeta. No nos dio la vida para que seamos individuos independientes sin mirar alrededor. Por eso me preocupa tanto", agrega.

Consultado si sería capaz de "perdonar" a los referentes del chavismo por la situación crítica de Venezuela, Montaner, que en más de una oportunidad dijo que ha "orado" por Maduro, sostiene que eso no sería posible: "Los seres humanos somos demasiado frágiles y vulnerables como para manejar el perdón de manera fácil. Dios nos ama tanto que nos perdona todo, pero para mí es muy difícil perdonar 20 años de asesinatos y muertes".

Montaner tenía encargado el cierre del Festival de Villa María en Argentina. Con un gesto como pidiendo permiso para hacer lo que mejor sabe hacer, cierra: "El pueblo de Venezuela ha sido un pueblo abatido por la injusticia. Que Dios lo perdone a Maduro".

Este viernes Maduro dijo que espera una respuesta "muy iluminada" a la carta que envió al papa Francisco en la que solicita su mediación para un nuevo diálogo con el fin de hacer frente a la crisis política en el país.

"Esperemos con paciencia su respuesta, para lo que ha sido el planteamiento que le hice de facilitar el encuentro entre los venezolanos y todos los procesos de diálogo que están planteándose más allá de nuestras fronteras (...) pidamos a Dios que la respuesta sea muy iluminada", dijo en una rueda de prensa desde el palacio presidencial, precisó un reporte de EFE.

Maduro dijo además estar "seguro" de que el papa "quiere ayudar a Venezuela".

3 comentarios

Imagen de Balsero

Guaidó debe manejar con cautela la encerrona del Papa. Al igual que Zapatero, el argentino juega a favor de Maduro. Tiene que agradecerle, pero responder con la propia voz de la iglesia venezolana, cansada de los asesinatos promovidos por Maduro. Guaidó no debe caer en la misma trampa que hizo el Cardenal Ortega, con los disidentes.

Imagen de Pedro Benitez

Puede resultar frustrante que  por "políticas del Vaticano" el "Santo Padre" no se apoya en la vara de la justicia para ejercer la presión necesaria sobre las tiranías de éste hemisferio; pero semejante comportamiento se puede entender desde un ángulo histórico.  El Vaticano ( y las autoridades de otras religiones) siempre han participado en el intercambio de influencias y en el juego del poder por los siglos de los siglos.  Lo que sostiene mucha amargura, y poco respeto por Francisco, es que la persona que carga con el titulo ( y sabe Dios si alguien merece semejante autoridad) de representante de Jesucristo en la tierra, proyecta simpatía por gobiernos que abierta y descaradamente practican la opresión con sus pueblos.  

Imagen de Ana Julia Faya

El problema de Mario Bergoglio es que él nunca ha sido neutral con relación a los gobiernos (y dictaduras) de la supuesta izquierda, sea Venezuela o sea Cuba. En sus actuaciones el Papa ha estado dispuesto a reconocerlos como gobiernos legítimos.  

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.