Miércoles, 18 de Julio de 2018
Última actualización: 12:33 CEST
TELEVISIÓN

'StartupCuba', una serie que recrea el difícil mundo del emprendimiento en la Isla

Ken Deckinger, director ejecutivo y presentador de 'StartupCuba', en el Paseo del Prado de La Habana. (EL NUEVO HERALD/VERV.TV)

La compañía de medios digitales dirigida al mercado hispano en EEUU VERV.tv estrenó esta semana StartupCuba, una serie sobre el emprendimiento en la Isla y las dificultades que enfrentan quienes deciden iniciar un negocio dentro de las limitadas actividades permitidas por el Gobierno cubano, informó El Nuevo Herald.

Comenzar en cualquier parte del mundo siempre es como "nadar contra la corriente", pero si usted trata de navegar el sector privado en Cuba, es como estar "en un bote sin remos en una corriente fuerte", dijo Sasha Ramos, dueño de El Cocinero, un restaurante de La Habana ubicado en una antigua fábrica de aceite de cocina.

Con un bar de moda en la azotea, el local ofrece platos pequeños a precios especiales. Sin embargo, para sus administradores es difícil conseguir los platos, cubiertos, vasos y otras cosas que hagan juego, declaró Ramos, uno de los emprendedores entrevistados en la nueva serie documental de nueve capítulos.

Después de un descanso de dos semanas, todas los martes se trasmitirán nuevos episodios de ocho minutos sobre temas como los taxistas y mecánicos privados, emprendedores de internet, diseñadores y artistas independientes, dueños de restaurantes y de casas de alquiler, y otros que encuentran un nicho en los servicios.

Los capítulos también se pueden ver en YouTube.

La misión de VERV.tv es llevar a los hispanos en EEUU temas que de otra manera no pudieran conocer, y el surgimiento del sector de emprendedores privados cubanos es una de esas historias, dijo Ken Deckinger, productor ejecutivo y presentador de StartupCuba.

En la Isla ha habido nuevos desarrollos y los emprendedores "indudablemente están cambiando sus vidas, y posiblemente el país, con sus negocios", dijo.

El Gobierno de Raúl Castro permitió el empleo por cuenta propia en 201 categorías, ninguna profesional.

Algunos de los empleos autorizados son modestos y en lo fundamental son personas que se dedican a actividades como vender flores o rellenar encendedores, pero también hay "emprendedores que crean negocios verdaderos", dijo Deckinger.

"Es mucho más que gente haciendo trabajos privados, así que queríamos contar eso".

La serie se inspiró en el primer viaje a la Isla, en junio de 2015, de Tamara Park, productora ejecutiva y directora de StartupCuba, precisó el medio miamense.

"He buscado temas sobre la transformación y el cambio en cinco continentes, y los emprendedores cubanos me sorprendieron totalmente", añadió.

"Los cubanos tienen esta habilidad de hacer cosas bellas con restos de cualquier cosa, de animarse cuando las situaciones parecen imposibles", apuntó. "Siempre encuentran una manera de hacer las cosas y su capacidad para encontrar soluciones seguramente inspirará a los televidentes en EEUU".

Muchos de los nuevos emprendedores crecieron durante los años 90, durante la gran crisis económica y de severa escasez tras el colapso de la antigua Unión Soviética, cuando los cubanos aprendieron a sobrevivir echando mano a lo que había, y han traducido esas habilidades en nuevos negocios.

Como en Cuba no se permiten las revistas independientes, Robin Pedraja creó Vistar, una revista digital que se distribuye con El Paquete, otra invención cubana ante la escasez de conexión a internet.

"Los cuentapropistas en realidad están creando industrias, como publicidad y mercadotecnia" que no existían en Cuba desde hace muchos años, dijo Park.

Las vallas y carteles publicitarios en Cuba por lo general están al servicio de la propaganda política del régimen, pero Pedraja y el fotógrafo Luis Mario Gell, quien aparece en uno de los episodios, comenzaron a crear sus propios anuncios de moda y productos al consumidor para la revista.

Ahora, dijo Pedraja, en vez de comentar sobre los artículos y entrevistas, "a veces la gente solamente habla de los anuncios".

StartupCuba se grabó entre marzo y septiembre del año pasado sin permiso oficial del Gobierno cubano. Los productores pidieron visas de periodistas, pero las autoridades nunca les contestaron. "Al final lo hicimos sin permiso", dijo Park.

A pesar de la creatividad y entusiasmo de los emprendedores en la serie, StartupCuba se estrenó en un momento de incertidumbre para los más de 540.000 cuentapropistas en la Isla, como los llama eufemísticamente el Gobierno.

El verano pasado, Cuba lanzó una ofensiva contra algunos negocios que las autoridades declararon sospechosos de realizar actividades ilegales y cerraron varios restaurantes privados.

Mientras se redactan nuevas regulaciones, el Gobierno interrumpió la emisión de nuevas licencias para restaurantes, casas particulares y numerosas otras categorías de trabajo privado. Cuando se congeló la emisión de licencias ya se habían otorgado 2.000 para restaurantes privados y las casas particulares ofrecían 22.000 habitaciones en alquiler.

El general Raúl Castro, que apostó por el cuentapropismo en 2010 como forma de sacar a cientos de miles de empleados de las abultadas nóminas estatales, dijo que el empleo privado ahora es esencial. Sin embargo, desde el propio Gobierno dijeron que no permitirían la concentración de la riqueza en manos de este sector.

El sucesor de Castro será el encargado de supervisar las nuevas reglas para los emprendedores.

Según El Nuevo Herald, los productores de StartupCuba observarán esos desarrollos con cuidado y están considerando una segunda temporada. La semana próxima viajarán a Cuba para hacer una fiesta a los cuentapropistas que conocieron.

"Agradecemos al pueblo cubano por darnos la bienvenida y aceptarnos, y por dejarnos entrar en sus vidas", dijo Deckinger. "Es esta calidez y espíritu del pueblo cubano lo que queríamos compartir con los norteamericanos".