Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Última actualización: 03:05 CEST
MÚSICA

Chucho Valdés quiere pasar todo un año 'dando conciertos de música clásica'

Chucho Valdés. (EFE)

A sus 76 años, el pianista de jazz afrocubano Chucho Valdés está lleno de proyectos por realizar y sueños personales quizás algo sorprendentes como el de "pasar un año entero dando conciertos de música clásica".

"No es mi especialidad, pero es como para autocomplacerme a mí mismo", afirma en una entrevista con EFE quien fuera el alma de Irakere, y volcado en su carrera personal en la última década.

Valdés se encuentra en Moscú donde la noche del jueves ofreció un concierto, organizado por RAM Music, que forma parte de su gira por Europa y que de alguna manera supone una vuelta a sus orígenes, pues fue precisamente en la capital rusa donde arrancó su carrera internacional hace medio siglo.

"Hace justo 50 años de mi primera visita a Moscú, fue en agosto de 1968. Mi carrera internacional empezó aquí, fue la primera vez que salí de Cuba para tocar", cuenta el gran referente del jazz afrocubano.

"Me parece un sueño tocar en la sala donde han tocado mis pianistas preferidos, mis ídolos", afirma.

Si hace unos días deleitaba al público tocando a cuatro manos en Viena y Hamburgo con otro gran nombre cubano, Gonzalo Rubalcaba, con quien comparte gira, en Moscú es él solo al piano ante más de 1.500 espectadores, con un recital único pleno de estilos y fusiones.

"Voy a hacer una historia de la música dentro de la improvisación pianística, afrocubana y jazzística. Música de Thelonious Monk, Duke Ellington, música mía, de Chopin, de compositores rusos como Rimski Kórsakov o Chaikovski, y además rumba cubana".

Valdés, ganador de nueve premios Grammy, ya tiene dos nuevos proyectos en mente en medio de la vorágine de sus numerosas actuaciones.

"Para este año y el próximo planeo un disco y una serie de presentaciones de jazz batá, una especie de jazz afrocubano con un sentido diferente de la rítmica y de los cantos yoruba (…) en 2020 seguiré con Chucho Sinfónico, acompañado de una orquesta, otro sueño por cumplir", añade.

También piensa "dedicar un tiempo, un año, a dar conciertos clásicos".

"Aún no tengo fecha, es un sueño que espero realizar después de esos dos proyectos. Solo piano clásico, Beethoven, Chopin, Liszt, Ravel... Esa fue mi educación en mi infancia y resulta que después he hecho de todo menos eso", ríe.

En realidad, la música clásica es un terreno que Valdés ha pisado en muchas ocasiones, como el histórico concierto que ofreció en octubre de 2015 en la Plaza de la Catedral de La Habana con el pianista chino Lang Lang, con la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.

Sin embargo, si sus sueños futuros son numerosos y diversos, es una la huella más indeleble de su pasado profesional.

"El disco que hice con mi padre, con Bebo Valdés, Juntos para siempre. Fue su último disco, y también fue un sueño que logramos los dos", asegura.

Lo grabaron en 2007 y fue la culminación del extraordinario reencuentro entre Chucho y su padre décadas después de verse separados, tras la partida de Bebo de Cuba en 1960.

Precisamente sobre su experiencia tras la separación de su padre, declara a ABC: "Me dijo que se iba a México a dar unos conciertos que tenía contratados y que, en su ausencia, me ocupara de la familia hasta que regresara... pero nunca volvió".

"Sentí un vacío enorme y tuve que responsabilizarme de todos con apenas 19 años. Sin embargo, que mi padre huyera de Cuba me ayudó a desarrollarme rápidamente como pianista independiente para ocuparme de todo", considera.

Acerca de Juntos para siempre, que ganó un Grammy y un Grammy Latino, precisa a EFE: "Es un disco maravilloso, padre-hijo, alumno-maestro, algo muy profundo para los dos. Era reencontrarnos y hacer un trabajo juntos".

"Aparte hicimos muchos conciertos, a dúo y a veces con mi cuarteto. Trabajar con mi papá fue como un premio", recuerda con nostalgia al mítico Bebo, quien falleció en 2013 a los 94 años.

"Siempre me acuerdo, lo tengo presente, a veces lo siento... Era un hombre tan maravilloso y tan especial que es un orgullo ser su hijo", añade.

Cuando se le pregunta si Bebo se puede comparar a alguien como músico y como persona subraya: "para nada, ni de cerca".

Igual de orgulloso se siente de todos sus hijos, que heredaron el talento musical de la familia.

"El mayor, Chuchito, un tremendo pianista, luego va Emilio, gran baterista, Yausi la hija mayor, se graduó de dirección coral y toca batería, mi hija Leyanis concertista, mi hijo Jessie compositor y baterista, y Julián, el más pequeño, que tiene 11 años y quiere ser reguetonero", enumera, poniendo cara de circunstancias al final.

"Es la mayor contradicción. Si quiere serlo... yo no voy a decir nada en contra del reguetón", aclara en medio de risas.

Después de Moscú, y tras pasar un par de días en su casa de Málaga con Lorena, su mujer, continúa su periplo en Madrid (19 de marzo, Auditorio Nacional) y Sevilla (20 de marzo, Teatro Lope de Vega), donde compartirá escenario con Gonzalo Rubalcaba antes de saltar a Italia.