Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:21 CET.
Artes plásticas

Hamlet Lavastida: 'Hay tal falta de debate real dentro de la intelectualidad cubana que da miedo'

"Yo no creo realmente que se pueda hacer arte político", afirma el artista Hamlet Lavastida (La Habana, 1983), quien considera que "no hace arte político", sino que "trabaja con formas de lo político", ya que en su obra están presentes elementos históricos, el lenguaje del discurso político y también la iconografía que lo acompaña. De ello conversó en su visita a nuestra redacción en Madrid.


Con 1959 como punto de partida, Lavastida reconstruye la Historia de Cuba desde el arte. "Hay que pensar y volver a repensar la idea de cómo se implementó el socialismo en Cuba, en qué falló y en qué no falló. Por qué es un fracaso o por qué no lo es", se cuestiona el artista, que ha realizado instalaciones de textos con lo que el llama "lenguaje represivo": donde están presentes discursos, autoinculpaciones, manuales y documentos históricos que enlazan disimiles sucesos como el caso Padilla, el juicio al general Arnaldo Ochoa y el coronel Antonio de la Guardia, el caso de Aníbal Escalante, o el de Marcos Rodríguez, conocido por Marquitos, quien juzgado y condenado al paredón de fusilamiento en 1964.

"Y te das cuenta de que hay una cronología de autoinculpación en Cuba", indica Lavastida, y advierte que "no trabaja con material del archivo" porque no tiene acceso a los archivos de la Isla, sino que utiliza "lo que encuentra", tratándose casi siempre de textos de publicaciones oficiales como Bohemia o Granma.

Buscando información por la red realizó una serie que trata sobre las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), con los documentos que se conocen sobre estos campos de trabajo forzado ideados por el régimen para internar a cualquiera que fuese considerado "antisocial" o "contrarrevolucionario". En un ejercicio de componer la memoria histórica, Lavastida trabaja "con el mismo material que ellos (el régimen) no quieren reflejar", indica. "Son incapaces de asumir y estructurar un debate público sobre las UMAP", dice el artista señalando la incapacidad del régimen para arrojar luz sobre estas prácticas represivas del pasado.

Aunque algunos piensan que su obra puede perder actualidad, Lavastida no lo cree, ya que su trabajo documenta un momento histórico, "la etapa más represiva", señala.

El poder contra los intelectuales

Otro de los puntos de interés de su investigación se enfoca en "la lucha del gobierno revolucionario contra los intelectuales".

"Esa es mi especie de venganza", dice. "Yo no hablo en mi obra sobre los presos que habían en la Isla de Pinos, pudiera hablar de eso (…), yo reconozco todo eso, pero yo trabajo con lo que fueron las cuestiones represivas dentro del sector intelectual."

Lavastida nos recuerda que el eje central de la política cultural de la Isla son "Las Palabras a los Intelectuales", discurso pronunciado por Fidel Castro en la Biblioteca Nacional  en 1961. 


"Yo no cambio ni una letra, no cambio ni un símbolo, yo lo que hago es que reescribo, rediseño…" Que su obra le recuerde a las autoridades el pasado de la ofensiva revolucionaria contra los artistas e intelectuales, no les gusta, dice el artista.

Estética siglo XX e iconografía revolucionaria

Lavastida trabaja el vídeo, la instalación, el collage y la performance. Pero las obras que realiza actualmente, y que giran alrededor de la propaganda política, utilizan el papel y son "hechas a mano" con "una estética muy siglo XX". El artista considera que la elección del método de trabajo y el soporte responde también a la temática que aborda, ya que su trabajo se centra en los años 60 y 70.


Asimismo, ha experimentado con el collage llevado a la animación. En tanto, obras que buscan la agitación o una "politización del cuerpo", prefiere canalizarlas a través de performances.

Crear en la Isla

"Tú puedes hacer una obra sobre Cuba, escribir sobre Cuba, planteártelo dentro de Cuba o fuera de Cuba", dice Lavastida. "O puedes ser un artista que no tenga nada que ver con Cuba viviendo en Cuba, que es lo que está pasando hoy en día; muchos artistas, la mayoría, están completamente aislados de un debate sobre determinado tipo de índole, no necesariamente tiene que ser política, el problema de Cuba no es solamente político", indica el creador enumerando temas como la pobreza, temas de género o de identidad.

"Hay tanta falta de debate real dentro de la intelectualidad cubana que da miedo, porque ahí tú estás viendo la enfermedad que tiene ese país", opina.

"Cuba está de moda, pero no está de moda ver a Cuba de una manera inteligente", concluye. 


Hamlet Lavastida cursó estudios en la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, en el Instituto Superior de Arte y la Cátedra de Arte de Conducta de Tania Bruguera. Su obra ha sido presentada en exhibiciones como: Iconocracia, ARTIUM, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria-Gasteiz, en 2015; Politics: I don't like it, but it likes me, Centro de Arte Contemporáneo Łaźnia, Gdansk, Polonia, en 2013, y Curadores Go Home, Espacio Aglutinador, La Habana, en 2008, entre otras. 

El artista Hamlet Lavastida visita la redacción de DIARIO DE CUBA

'Cuba está de moda, pero no está de moda ver a Cuba de una manera inteligente.' El creador nos habla sobre su obra reciente, que lidia con la historia, la iconografía y el leguaje político cubano.

Hamlet Lavastida: 'Hay tal falta de debate real dentro de la intelectualidad cubana que da miedo'

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Mientras más tiempo transcurre más me convenzo de que en esa Cuba existen grandes reservas morales.Arnaldo de Armas

Imagen de Anónimo

Otra cosa buena que Tania hace por Cuba, este muchacho es un ejemplo de el buen trabajo que realiza como tutora o profesora 

Imagen de Anónimo

Socialismo = Fallo x su último objetivo es dilapidar el bienestar, las instituciones como consecuencia de la suspención de derechos y la eliminación de individuo portanto no hay nada que se pueda justificar ni vender como bueno que halla existido y que no este en el top de lo mal hecho no convierte nada en alternativa buena, despierten y dejen de llamar al picadillo carne.

Imagen de Anónimo

Otro que esta sacando pprobecho del juego con la cadena pero sin tocar el mono, no me creo nada

Imagen de Anónimo

Menos mal que por un Osmani hay otros haciendo otra cosa

Imagen de Anónimo

Excelente documento, muy bueno conocer por diariodecuba lo que piensan los artistas jóvenes en Cuba