Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Censura

'Santa y Andrés' y la 'intransigencia revolucionaria'

La decisión burocrática de no permitir la exhibición de la película Santa y Andrés del realizador cubano Carlos Lechuga en la 38 edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana es muestra del continuado predominio de la absurda y esquemática "intransigencia revolucionaria" en los no tan nuevos parametradores de la cultura cubana.

La película va a llegar a la gente, más tarde o más temprano, con toda su carga humana, no "contrarrevolucionaria", como quieren presentarla los inquisidores de la reacción oficial, haciendo polvo la oposición de la burocracia a la liberadora energía humana que subyace en todo cubano y que "la revolución" ha tratado de aplastar, para mantener al pueblo dividido y continuar la hegemonía de una casta que se ha creído con poder para decidir sobre lo que deben hacer y pensar los demás. Y esa es la causa real de la prohibición.

El filme libertario de Lechuga presenta, simplemente, cómo los sentimientos y valores humanos de dos personas aparentemente tan distintas y hasta opuestas, llegan a reconocerse y a romper con los esquemas prediseñados por la política oficial, determinada por los guardianes ideológico-culturales que pretenden barreras infranqueables entre los "revolucionarios" y los "otros".

Con un "claro sentido del momento histórico" (acaba de fallecer el paladín de la intransigencia revolucionaria), los custodios de la anticultura reaccionaria instalada en la superestructura "revolucionaria" argumentaron que el filme no sería presentado "para defender a un pueblo y una gran causa"

Si la cinta defiende la libertad, la amistad, el amor y las relaciones humanas por encima de las políticas e ideología, entonces estos nuevos inquisidores entienden que el pueblo y esa gran causa, que no se define, se contraponen a esos valores humanos universales. De donde se entiende que su concepción de ese pueblo y de esa causa, no tiene nada que ver con la que tienen los revolucionarios, demócratas y socialistas a través de la historia y, en todo caso, se relaciona con la idea maniquea, extremista, antidemocrática y maquiavélica que subestima y demoniza todos esos valores humanos, por "subversivos" y no funcionales al sistema totalitario.

No es nada nuevo. Ese ha sido el enfoque sectario presente en el discurso "revolucionario" sobre las relaciones humanas e interpersonales, para mantener la pueblo cubano fragmentado: "revolucionarios/contrarrevolucionarios", "los de dentro/los de afuera", "religiosos/ateos", "homosexuales/heterosexuales", "habaneros/orientales", "cultos/incultos", "blancos/negros", "viejos/jóvenes" y así por el estilo, procurando siempre mantener a la gente enfrentada, todo por encima de los valores humanos.

Es la forma de hacer realidad aquella antiquísima estrategia del Imperio Romano: divide y vencerás.

Es también la muestra de la indisposición oficial al diálogo de la nación que tanto necesitamos.

Difícilmente Cuba pueda salir de la actual encrucijada si los enemigos del diálogo, del encuentro humano, de la reconciliación entre los cubanos, como estos inquisidores, perseguidores de revolucionarios, adversarios o simples pensadores, siguen teniendo algún poder, por cierto, otorgado a dedo.

Confío en que más temprano que tarde, Cuba se abrirá a la democratización y entonces las ideas humanistas y libertarias que defiende Santa y Andrés predominen entre los cubanos.

Tráiler de 'Santa y Andrés', de Carlos Lechuga

El guion de este segundo largometraje del realizador Carlos Lechuga obtuvo el Premio Julio Alejandro de la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE).

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Si Raul Castro muere hoy por ejemplo, estoy seguro que comienza una nueva era en Cuba ! Porque la casta seguidora de los Castro, parece que no les interesa la politica..Mientras tanto todo seguirá peor cada dia..Muerto el perro, se acabó la rabia..

Imagen de Anónimo

El estalinismo, esa vergonzosa y fatal forma de dictadura importada desde Rusia, ha infectado a gente que un día fueron de lo más vanguardista dentro del gobierno, como Abel Prieto, quien está  calladito, esperando a ver cómo evolucionan las cosas para salir él al ataque. Ha lanzado la jauría alante, Fernando Rojas que quiere hacer horas extras de extremismo, a ver si le dan el cargo de ministro. Ya saldrán Iroel, ese Beria de bolsillo, y otros. Mientras la dignidad de Cuba anda en un tipo a pie: Fernando Pérez, el más digno de nuestros intelectuales.

Imagen de Anónimo

Pedro, los inquisidores de turno quieren seguir haciendo de las suyas en el arte y la cultura, en los calles, en los centros de trabajos, entre otros, sin darse cuenta o sin entender que toda esa impunidad de antaño que quieren seguir imponiendo tiene un espacio limitadísimo, una nuestra de eso es tu presente artículo y muchas más manifestaciones de respuestas dadas, a estas arbitrariedades destempladas y fuera de contexto, por la masas pensantes de la sociedad cubana ya sea dentro de la periferias académicas, artísticas y\o docentes del oficialismo y por la sociedad civil independiente, COMENTARIO de Esopo. 

Imagen de Anónimo

Represion que no cesaCensura que no cesaDiscriminacion que no cesaHasta cuando Cuba ?

Imagen de Kurt_Turing

La dictadura tiene miedo. Se murió el Cagandante, triunfó Trump, que lo que mejor ha hecho es llenar su equipo de cuban american y mandar un mensaje fuerte (¡ muevan ficha !) a Pamela. Hay que volver a las trincheras...eso es lo que mejor saben hacer.

Imagen de Anónimo

Ferenando Perez se ha pronunciado ayer publicamente en el lanzamiento del numero 200 de la revista cine cubano, respecto a esta censura. Ver en website de oncuba. Dijo palabras muy fuertes y tracendentales para aquel contexto. Ojala otros intelectuales se pronunciaran como el, dentro de cuba.

Imagen de Anónimo

Error anónimo de 17:05, "Las máximas latinas divide et impera (pronunciado: dívide et ímpera, «divide y domina»), divide et vinces, divide ut imperes y divide ut regnes,1 fueron utilizados por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón." más en https://es.wikipedia.org/wiki/Divide_et_impera

Imagen de Anónimo

Solo me gustaria acotar que divide y venceras no es de cuando el imperio romano. Es un capitulo del principe de Maquiavelo.

Imagen de Anónimo

Si en cuba hubiese un minimo de solidaridad gremial y todos los cineastas cubanos que de una forma u otro participan en el festival de cine protestaran por la arbitrariedad que se ha cometido contra uno de ellos, con tantos ojos encima de ellos, estoy seguro que los "organizadores" del festival reconsiderarian su decision; pero como to el mundo tira pa su lado (sin detenerse a pensar que un dia le puede pasar a cualquiera de ellos) los seguiran moliendo de a poquitos "sin prisa pero sin pausa" :(

Imagen de Anónimo

GRACIAS PEDRO UNA VEZ MÁS POR EL VERAS CONTUNDENTE Y DEMOLEDOR ARTÍCULO QUE SEÑALA CON PRECISIÓN QUIENES SON LOS CULPABLES DE LA COBARDE E  INHUMANA POSTRACIÓN DEL PIEBLO DE CUBA Gracias por llamar por su verdadero nombre a aquel que no sintió ni un ápice de amor ni humanidad por todo aquel que no se plego a su intransigencia y autoritarismo y cuyos poder se impuso sobre la venganza y el sufrimiento. Claro que el pueblo verá la película , hacen falta muchas películas para mitigar esa memoria cortoplacista y aniquilar la desinformación y  manipulación que ha sido una de las mayores conquistas de la dictadura