Domingo, 11 de Diciembre de 2016
00:20 CET.
Artes plásticas

Glexis Novoa: 'La sociedad cubana tiene una mirada despolitizada de su realidad'

Glexis Novoa, uno de los exponentes del arte cubano de los ochenta, el cual estuvo marcado por una gran renovación conceptual y estética, pero también por una fuerte censura institucional, es otro los artistas cubanos que retorna a la Isla para mostrar su trabajo tras años en el exilio.

Aunque ha participado en muestras colectivas, como la Bienal de La Habana de 2015, esta vez Novoa vuelve por la puerta grande, con Las cosas como son, una exposición personal en el Museo Nacional de Bellas Artes, inaugurada el pasado mes de septiembre y que podrá verse hasta el 16 enero en La Habana.

La muestra deja "una leve sensación de antología o resumen de vida y de trabajo", comenta la periodista Lianet Hernández, quien conversó con el creador en una entrevista publicada por Cuban Art News.

La exposición está compuesta por esculturas y pinturas que dan continuidad a su obra anterior y a la vez exploran nuevos enfoques. "El humo saliendo de la estatua de Lenin tumbada en el suelo y finamente dibujada con grafito no lleva a pensar ya en la veneración de un icono, sino en la resemantización de su imagen. Lo mismo que el monumento al partido de los obreros de Korea, las imágenes de Vladímir Mayakovski, Tatlin, la ciudad de Miami y otros símbolos modernistas representados en once esculturas con un guiño a la política de estado a nivel internacional”, comenta Hernández.

Esculturas expuestas sobre bases de concreto "para reproducir algunas de las formas típicas de la arquitectura habanera", son homenaje al trabajo de los escultores cubanos Florencio Gelabert y Mateo Torriente.

Aunque es en las pinturas, realizadas en el estudio que Novoa tiene en el Vedado, donde se reconoce "el verdadero sentido que cobra la presencia de este artista en La Habana y su retorno, no solo a Cuba, sino a su contexto artístico", opina Hernández.

Estas pinturas, a nivel formal conservan los mismos patrones estéticos de su obra en los 80, pero dialogan con otros códigos. "Aquella fue una época de intención irónica con la institución arte, donde yo me aprovechaba de cada una de las convenciones que se encargaban de prestigiar o no a un artista, así como de las instituciones, los museos y las galerías. Era un momento en el cual toda mi generación estaba cuestionando las situaciones político-sociales extremas en el país y yo decidí involucrar mi obra en ese sentido", rememora el artista, que vive en Miami desde 1995.

Sin embargo, Novoa ahora "dice no estar obligado a cifrar su lenguaje, ni hacerlo contestatario".

"En este retorno, el doble sentido sigue presente pero en un nivel aportado por el artista para complejizar la obra, no ya como alternativa ante lo que no debe ser dicho", explica Hernández.

Las palabras Che, Cohiba y Cuba conviven en un mismo lienzo como arquetipos de la presencia del turismo en la Isla, y como ejemplo de la mezcla entre iconos políticos y souvenirs turísticos.

Hay una evolución de las obras realizadas en los 90, donde Novoa retrataba a creadores como Ciro Quintana, Flavio Garciandía, Tonel o Tomás Esson, utilizando "sus rostros con posturas y gestos de mártires"; ahora son cuadros que apelan a una palabra para hacer referencia a una figura: Hemingway, Garaicoa o Tania.

"La figura del escritor ya es una especie de símbolo cubano que a veces no es entendida ni siquiera por los americanos. Por eso le coloco de fondo una variación de la bandera cubana con más rayas azules, con el mismo sentido que utilicé el nombre de Garaicoa como si fuese una marca de carro americano", indica el artista.

"Estoy descubriendo que alguien como Carlos Garaicoa no solo es un artista admirado, sino que en este contexto también es una especie de institución respetada por los otros artistas, con influencia, un estudio y una galería muy poderosa. Es decir, la gente ha cambiado y el contexto artístico no se queda detrás", señala Novoa, para quien su obra reciente no está despolitizada, sino en correspondencia con el contexto cubano actual.

"La sociedad cubana hoy en día tiene una mirada despolitizada de su realidad. No es mi intención despolitizar mi obra, pero el contexto cubano lo está. El lenguaje político ideológico no está siendo usado como antes, la sociedad lo está evitando. Incluso desde el punto de vista del Gobierno, no se recurre a los mismos métodos. Las personas adoptan un nuevo discurso y mi obra habla de eso. No significa que esté despolitizada: solo está en correspondencia con los aires nuevos que vive el país", indica.

En tanto, con la obra Tania hace referencia al arte radical, la política institucional y el funcionamiento de los artistas en Cuba. Una pieza que "lo mismo puede referenciar a Tania Bruguera, que a Tamara Bunke, 'Tania la Guerrillera', depende de quién lo interprete".

"Tania Bruguera se ha autoproclamado como la última revolucionaria de nuestra generación, sigue teniendo una actitud como la que teníamos nosotros en los 80. Ha seguido con una actitud radical, guerrillera, consecuente con aquella idea y está logrando ser una figura muy influyente, sobre todo desde el punto de vista mediático. Es por eso que utilizo su nombre encima de la bandera de la anarquía, que es también la bandera del 26 de julio", dice Novoa.

"Con esa dualidad entre las dos Tania cubanas no estoy dando una opinión negativa, ni irónica respecto a alguna de ellas, yo me limito al retrato de dos personajes reales. Casi nadie ha apoyado a Tania, la artista, entre ellos yo. Ella tiene un proyecto específico que es absolutamente opuesto a lo que ahora está funcionando en este país en materia de arte. Su proyecto tiene que ver con el contexto cultural del pasado y lo está haciendo en un momento donde se están manejando otro tipo de cosas", señala Novoa.

Tania Bruguera fue retenida en Cuba durante ocho meses por el intento de realizar su performance El susurro de Tatlin, el 31 de diciembre de 2014, en la Plaza de la Revolución. El régimen la acusó de desacato y le retiró el pasaporte.

Durante su retención, la artista se involucró en actividades de la oposición interna y sufrió la represión por parte del régimen. En mayo de 2015 fundó en La Habana el Instituto Internacional de Artivismo Hannah Arendt para impulsar "un arte socialmente comprometido". En ese mismo año, el Museo Nacional de Bellas Artes le impidió la entrada a una exposición del pintor Tomás Sánchez. Más tarde su caso fue sobreseído temporalmente y, tras recuperar su documentación, la artista pudo retomar sus actividades en el exterior.

"Hace 20 años sí tenía mucho sentido criticar las cosas y presionar fuerte, exigir y jugarse la vida para cambiar lo que estaba mal. Aunque muchas de ellas todavía persistan hoy en día, al menos tenemos la percepción de un cambio que está por llegar. Hace 20 años no me habrían invitado a exponer en Bellas Artes, ese tipo de cambio es el que importa hoy", precisa el artista.

Comentarios [ 37 ]

Imagen de Amadeus

@ 07:28

A mi los viejitos de la aplanadora me caen bien, porque son consecuentes con la historia y lo hacen por amor a su patria, tal vez son de los pocos que quedan que no creen en el canto de sirena de las relaciones con Estados Unidos y las reformas de Raúl. 

Anyway si usted lo que quiere es sefguir mandando remesas y esperando el milagro, está en todo su derecho, pero debe respetar a los que tienen la dignidad de hacer lo que otros no se atreven.

A propósito estoy haciendo una crowdfundig para compararle un carterpllar a los viejitos, porque la aplanadora se ha quedado chiquita, le inito a que se ponga con algo. Por la patria, vaya…

Imagen de Anónimo

Asi que Tania Bruguera puede habrir con licencia un centro civido en cuba, entrar y salir como pedro por su casa, mientras las paladares le retienen las licencias y ya no se otorgan nuevas.. Basta ya de descaros con el cubano pensante...Glexis Noveo es un loser obviamente y Amadeous un quiste llamado Orlando Seco y Pardo...

Imagen de Anónimo

Amadeus: Les digo los "viejitos de la aplanadora" porque todo Miami los llama así. ¿O en que ciudad usted vive? Y no es faltarles el respeto. Su principal corifeo, Miguel Saavedra, tiene más o menos mi edad. Asi es que puedo decirle viejito sin que me cause el menor remordimiento. Y a mi nadie me mantuvo cuando vivi en Cuba. Mucha hambre que pasé. No ponga en la biografia de otros su propia experiencia. Si a usted lo mantuvieron desde Miami, felicidades. Yo no tuve esa suerte. Pero tampoco critico a quienes reciben remesas o quieren ayudar a sus familiares en Cuba. Eso no es un delito, como usted parece insinuar para intentar anular mis argumentos. Yo estoy cansado de tanto odio y de tanta división. Por mí, que levanten el embargo mañana mismo. A ver los cara'e guante del otro lado a quién o a qué le van a echar la culpa de la miseria que hay en la isla. De todos modos, el embargo no ha servido para nada. Y ya van 60 años de la misma bobería. 

Imagen de Amadeus

@ 18:33

Lo que me diferencia del castrismo, es que yo lo mando a usted a que se calle por pudor (porque estaba difamando), PERO no lo meto preso "por pensar diferente", como en CUba.

A usted le dolió lo que le dije sobre los "viejitos de la aplanadora" porque sabe que es verdad y se dio cuenta que había ido demasiado lejos faltándole el respeto a unos ancianos, que lo único que hacen es protestar contra la dictadura y ser consecuente con lo que hacen y piensan. No como algunos que no han conocido otra cosa que el castrismo y encima tienen la inmoralidad de criticar a los que hacen algo.

Imagen de Anónimo

“Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad: más abominable es el hecho de que fomenten la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez… Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor”.  de Jorge Luis Borges

Imagen de Anónimo

Anónimo esos viejitos son los mismos que les mantienen a base de remesa ellos o los que vinieron después gracias a lo que ellos hicieron, deje la boberia y asuma su postura de gusano gediondo necesitado de todo que es la que le corresponde 

Imagen de Anónimo

Amadeus, es usted un digno ejemplo del Castrismo de la otra orilla cuando le pide a alguien que piensa diferente que se "calle por pudor". Su actitud "democratica" es hermana ejemplar de la aplanadora de Vigilia Mambisa, siempre compuesta por unos 10 viejitos retirados que aullan en lugar de hablar y razonar. 

Imagen de Amadeus

Este Novoa otro de los irrelevantes que se va por la tangente y pertenece ya a la Cofradía de los Apótoles Parabólicos. Como si luchar contra una dictadura y tener una opinión crítica en la obra artística, fuera cosa del "contexto cultural del pasado".

A Glexis Novoa, parece que le pica que Tania tenga una postura política consecuente y encima sea reconocida como artista. Mala suerte la suya, maestro, pero a veces se neceitan timbales y además talento, para acometer algunas cosas en la vida. Pero le digo sinceramente, ir corriendo a una exposicioncita en el recurrido Museo Nacional, no lo va a ayudarr mucho. Donde se cuecen las habas es en el MOMA.

Por cierto, ¿de qué cambios habla Novoa; de que le organicen un sarao en el MN después de 20 años?, Es posible, pero cuando se habla de cambios, creo que no nos referimos a esos, sino a los trascendentales de la sociedad cubana en lo social y lo político; y el cuartico sigue igualito, con o sin Obama..

Imagen de Amadeus

@ 05:53

Ilustre, gracias los "viejitos de la aplanadora" es que la causa de Cuba se ha mantenido viva todo este tiempo. Esos viejitos que perdieron su patria; que fueron tal vez encarcelados por sus ideas, o les fusilaron un ser querido; que fueron marginados por su religión o su sexualidad, nunca olvidaron que en Cuba existe una dictadura, no como muchos ahora que nacieron dentro del régimen y están acostumbrados al servilismo.

A esos viejitos les queda la dignidad que les falta a los del exilio de "baja intensidad", a los que lo único que le preocupa es salir para entrar y nos le duele Cuba como le duele a esos "viejitos de la aplanadora" que morirán sin ver su patria libre.

Al menos si usted no es capaz de conducir la aplanadora, lo que considero un acto patriótico, CÁLLLESE POR PUDOR.

Imagen de Anónimo

Éste habla de la Cuba actual como si no tuviera relación con la Cuba de hace 20 años, para ofrecer la impresión de que el país cambió y justificar así su retorno a la Cuba comunista de manera oportunista, que en realidad sigue siendo la misma desde hace casi 60 años; aunque él quiera vendernos otra moto (mentira). Un intelectual (o artista) cuando ha estado comprometido y silenciado por la dictadura (si supuestamente lo estuvo en los 80's), no se vende ni se regala del modo que éste lo hace ahora con el régimen cubano. Ello nos obliga a pensar si realmente fue un artista contestario en su momento o en su lugar, lo que ustedes se imaginan y que continuó haciendo en los Estados Unidos (como muchos enviados). Yo lo propongo para entregarle la medalla de los CDR, por su lealtad a quien ya saben durante tanto tiempo. ¡Ah! y ahora más que nunca, Cuba sí necesita artistas y escritores cubanos politizados y politizar la sociedad; pero no para alabar ciegamente a una dictadura (o hacerse los ciegos); sino para tumbarla definitivamente, como a las Palabras a los intelectuales, que todavía siguen representando la falta de democracia en Cuba desde 1961: esa es la política que hay en Cuba (la del engaño) y que muchos quieren tapar con un dedo, incluyendo a artistas como Novoa y si como él dice, está despolitizado el país ¿por qué persiguen a los opositores todavía? - ya ven como miente el susodicho artista u oportu....a