Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Obituario

Fallece en París la pianista y compositora Numidia Vaillant

Falleció ayer primero de octubre en Francia la pianista y compositora cubana Numidia Vaillant (Santiago de Cuba, 1931).

Establecida en París desde 1958, descendía de una familia de importantes músicos santiagueros, propietarios del conservatorio Espadero en la capital de la antigua provincia de Oriente. Su abuelo, Maximiliano Villalón, fue maestro de solfeo de grandes músicos de la vieja trova entre los que cuenta Miguel Matamoros, director del célebre trío llamado por su apellido. Estudió piano con el compositor Joaquín Nin Castellanos y en Cuba acompañó a Rita Montaner en sus actuaciones en Santa Clara. La genial cantante Martha Valdés debutó en la escena con una de sus composiciones. 

La cantante y actriz cubana Yaida Jardines Ochoa, también santiaguera establecida desde hace más de 20 años en París, colaboradora y amiga de Numidia, recuerda que fue Luis Carbonell, el llamado "acuarelista de la poesía cubana", quien la animó a dejar Santiago de Cuba y establecerse en La Habana de los años 1950. Ya en la capital de la Isla trabajó con César Portillo de la Luz, Isolina Carrillo y Esther Borja antes de establecerse definitivamente en Francia. "Era Numidia —añade Yaida— quien transcribía las composiciones de César Portillo de la Luz que desconocía la escritura musical".

Embajadora de la música cubana en el mundo entero, actuó durante más de cuatro décadas en Israel, Japón, Noruega, Madeira, Islandia, Congo, en toda América Latina, y, por supuesto, en Francia, donde tocó el piano durante años en célebres clubes de jazz de Saint-Germain des Près como el Blue Note (en donde acompañó a Bud Powell y Stan Getz) y el Be-Bop. Su vasto repertorio incluía inmortales piezas cubanas de Sánchez de Fuentes, White, Lecuona y Caignet hasta compositores norteamericanos del siglo XX como Ellington, Bill Evans y Monk. Importantes cantantes franceses incluyeron piezas musicales compuestas por ella en su repertorio, como "Juanita la chismosa", grabada por Luis Mariano.

Su última presentación en Francia fue en mayo de 2015 acompañando a Yaida Jardines Ochoa en una presentación en el Sunset Sunside Jazz Club, célebre escenario de la calle des Lombards, en París, en donde han tocado todos los grandes del género.

"Murió rodeada del amor de todos sus amigos y para mí fue un honor poder acompañarla en sus últimos años y haber contado con sus consejos en mi carrera de cantante", afirma Yaida Jardines.

No dejó descendencia y su única hija había fallecido con anterioridad. Su entierro tendrá lugar la semana próxima en un cementerio del norte de París.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Estoy conmovida por el fallecimiento de Numidia, con quien me unía una gran y profunda amistad, a quien conocí recien llegada a Europa. Un Ser extraordinario,  gran artista, pianista y compositora.  EPD.Maria Luisa Cantos, pianista de Barcelona residente en Suiza. 

Imagen de Anónimo

Mis perdones. Mil. No sabía que había escrito para el Nuevo Herald sobre ella. Yo no me leo tal periódico desde que te quieren obligar a pagar para leerlo en línea. Algo tan idiota. Si puedo leerme gratis El Mundo de España, o Le Figaro, la Folha de São Paulo, el Corriere della Sera, o The Washington Post, por nombrar algunos, ¿voy a pagar por un periódico de segunda, o de tercera? Perdón  por mi ignorancia, Sr. Navarrete. Mil excusas.

Imagen de Anónimo

No entiendo esas críticas. Numidia ha sido rodeada de amigos y atención hasta el final, y no se puede culpar a William Navarette cuando es el único que ha hecho eco de la noticia. 

Imagen de Anónimo

Numidia Vaillant vivía muy feliz en París, rodeada de amigos y nunca le faltó trabajo. Más bien le sobraba. En 2004, en el Nuevo Herald, William Navarrete escribió sobre ella y su obra. Nunca recibió la visita de gentes para ayudarla porque no había que ayudarla en nada. La frecuenté bastante y tenía, por suerte para ella, muy pocos amigos cubanos. http://www.latinamericanstudies.org/cuba/brillan.htm

Imagen de Anónimo

Tristeza y vergüenza da que se hable ahora de ella cuando falleció.¿Por qué Navarrete no hizo esto cuando aún vivía, como muestra de cariño y admiración? ¿Por qué Diario de Cuba que tantos jonrones de quien los dé publica aquí no le dedicó ni una nota a uno de sus conciertos? Así somos. Esta noticia fue escrita no para la pianista, sino para quién la escribió. De haberse sabido de ella antes, más de uno la hubiera buscado en Paría para felicitarla y llevarle aunque fuera una rosa, una muestra de cariño. Y de seguro le hubiera arrancado una sonrisa. Ya es demasiado tarde. Qué EPD.

Imagen de Anónimo

La pobre, una gloria de Cuba, y tanta miseria que pasó en Paris. La pude conocer de casualidad cuando estaba muy viejita y nadie le hacia caso. EPDCamila