Miércoles, 19 de Junio de 2019
Última actualización: 02:04 CEST
política

OEA: la nueva Constitución cubana es un 'documento ideológico, no de Derecho'

Proyecto de Constitución cubana. (GRANMA)

La nueva Constitución que promueve el régimen cubano "supedita los principios del Derecho a los del socialismo", afirmó Jaime Aparicio, expresidente del Comité Jurídico Interamericano, durante la conferencia  "La nueva Constitución Cubana y la Carta Democrática Interamericana", auspiciada por la OEA.

Convocado por el secretario general de esa organización, Luis Almagro, el organismo celebró este martes un panel de expertos para evaluar si el texto aprobado por el Parlamento de Cuba a fines de 2018 contempla los elementos esenciales de la Carta Democrática Interamericana, que establece el compromiso de los gobernantes de cada país de fortalecer y preservar la democracia en el continente.

Según Aparicio, como el Gobierno cubano nunca denunció la Carta de la OEA, a pesar de ser expulsado de esa organización, la Carta Interamericana es aplicable a su situación. 

En ese sentido, el jurista recordó que entre los principios democráticos del documento, que en su momento el Gobierno de Cuba firmó mediante su embajador Raúl Roa, están la separación de los poderes públicos, el régimen plural de partidos, la celebración de elecciones periódicas y que los derechos humanos sean protegidos a través de medios judiciales, mientras que la proscripción de individuos por razones políticas es condenada.

El nuevo texto constitucional cubano viola los principios del patrimonio legal latinoamericano al ser un "instrumento ideológico, no de Derecho, por cuanto supedita los principios del Derecho a los del socialismo", señaló Aparicio. "Es un instrumento del régimen cubano para encerrar al individuo en la cárcel de la ideología, pues le prohíbe el ejercicio de la duda, la ironía y la libertad", agregó.

Puso de ejemplo cómo el concepto de traición a la patria allí incluido permanece como un instrumento abstracto. "Nadie define lo que es traición, eso lo decide el Partido Comunista", dijo Aparicio.

Rosa María Payá, de Cuba Decide, calificó el proceso de reforma constitucional como un intento por "perpetuar una dinastía sin que el pueblo tuviera el derecho a hablar". Si bien se hizo una supuesta consulta popular del borrador de la Constitución, "nunca supimos las relaciones vinculantes entre las opiniones de los cubanos en esas consultas y la redacción final del texto", subrayó.

De ahí que, agregó, "ninguna de las modificaciones aprobadas cambió la esencia discriminatoria del documento redactado" y el "supuesto referendo constitucional no cumple con los mínimos necesarios para que sea creíble", pues el texto a votar nació viciado de origen "porque no nace del pueblo, sino del Partido Comunista".

Payá subrayó que este aparente cambio político obedece a "la crisis de legitimidad que el propio régimen sabe que tiene", manifiesto en el "incremendo de las expresiones de descontento y deseo de cambio que manifiestan los cubanos de dentro y de fuera", así como al "deterioro del apoyo internacional" al régimen.

Al finalizar el encuentro, Payá pidió a la comunidad internacional que desconozca al régimen cubano tras el referendo constitucional del 24 de febrero, de una manera similar a lo ocurrido recientemente en Venezuela.

La activista se posicionó así en declaraciones a un grupo de periodistas. "Llamamos a toda la comunidad internacional, desde la OEA, a que cumpliendo también con los principios del sistema interamericano no reconozca un régimen que no tiene la elección popular y no reconozcan una Constitución y un referendo que no cumple con los mínimos exigibles para ser llamado creíble o legítimo", afirmó.

Preguntada sobre si espera que tras el 24 de febrero se produzca en Cuba una situación similar a la de Venezuela, Payá contestó: "Es el momento".

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel lidera una intensa campaña para que la ciudadanía vote a favor del documento en el venidero referendo del 24 de febrero, mientras que la oposición llama al "No" en las redes sociales.

Almagro lanzó a principios de diciembre una ofensiva contra el régimen cubano, al que consideró "la dictadura más antigua" de América, acusándola de "crímenes de lesa humanidad" y de exportar "violencia" a la región, en particular a Venezuela y Nicaragua.

El secretario general de la OEA anunció una serie de conferencias para analizar la situación en Cuba, que el 1 de enero conmemoró 60 años de su revolución socialista.

La de hoy es la segunda que convoca la Secretaría General sobre Cuba. La primera estuvo dedicada a los derechos humanos y tuvo lugar el 7 de diciembre de 2018.

En el panel también participó la directora del Centro de Información Legal CUBALEX, Laritza Diversent, y el director ejecutivo de Transparencia Electoral América Latina, Leandro Querido.

1 comentario

Imagen de Balsero

No se si será por la situación de Venezuela, por la mala gestión diplomática de Díaz-Canel, o ambos, pero se le viene un frente de tormenta al castrismo.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.