Lunes, 27 de Mayo de 2019
Última actualización: 13:05 CEST
aeronáutica

A medio año del accidente aéreo, Cuba presidirá la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil

Oficina de reservaciones de Cubana de Aviación en La Habana. (MARTÍ NOTICIAS)

Cuba fue elegida para ocupar la presidencia de la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC), el organismo internacional de aviación civil más importante de la región, informó este jueves el sitio del Ministerio de Relaciones Exteriores Cubaminrex.

El anuncio fue realizado durante la celebración de la XXIII Asamblea Ordinaria de la CLAC, que sesionó del 19 al 21 de noviembre en el hotel Meliá Cohíba, en La Habana.

Armando Daniel López, presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), dijo que la mayor de las Antillas, en su condición de presidente de la entidad, dedicará sus esfuerzos a guiar a la organización ante los nuevos retos por venir.

"Nuestros países necesitan unirse más, y nuestra aeronáutica necesita alcanzar niveles de profesionalidad y estándares que garanticen la seguridad y coadyuven al desarrollo", señaló el funcionario.

La Isla es miembro de la CLAC desde hace varias décadas y forma parte de su Comité Ejecutivo, en el que ocupaba hasta ahora la primera vicepresidencia.

El nombramiento de Cuba al frente de esa entidad regional se produce más de seis meses después del trágico accidente aéreo ocurrido en La Habana, que cobró la vida de 112 personas, y en momentos en que la nación atraviesa la peor crisis en materia de aviación civil de las últimas décadas.

El accidente aéreo, uno de los peores en la historia de la aeronáutica civil cubana, ocurrió el viernes 18 de mayo, cuando el Boeing 737-200 de la compañía mexicana Damojh, rentado por Cubana de Aviación, se precipitó a tierra instantes después de su despegue del aeropuerto internacional José Martí, de La Habana.

El presidente del Instituto de la Aeronáutica Civil Cubana (IACC), Armando Daniel López, jefe de la Comisión Gubernamental que investiga el siniestro, dijo en septiembre que el contenido de la caja negra que capta las voces y los sonidos en la cabina de la aeronave "ya ha sido esclarecido entre el 90 y el 95%". En el caso del otro dispositivo que registra los parámetros técnicos del avión, "ya fue esclarecida en el 100% de su contenido".

Dijo entonces que "ahora se pasa a una fase de la investigación en la que se analiza minuto a minuto, segundo a segundo, cada detalle del vuelo, para determinar con exactitud si fue un error humano o una falla técnica lo que generó la catástrofe aérea".

La comisión investigadora trabaja según al protocolo establecido por la Organización de la Aeronáutica Civil Internacional para este tipo de siniestros. El avance de estas lecturas de las dos cajas negras de ha dado primero en La Habana y más tarde en los laboratorios de EEUU.

Pero hasta hoy, a más de seis meses del siniestro, no hay informe oficial sobre las causas.

Durante la inauguración de la Asamblea Ordinaria de la CLAC, el vicepresidente cubano Ricardo Cabrisas Ruiz indicó que avanzar en el frente de la aviación era uno de los objetivos de la Isla como parte del plan de desarrollo económico y social previsto hacia el año 2030. Sin embargo, el panorama actual no invita al optimismo.

Cubana de Aviación, empresa que tiene el monopolio de los vuelos dentro de la Isla, no cuenta con las aeronaves necesarias para cubrir la demanda y a duras penas ha logrado mantener las frecuencias semanales entre La Habana y los destinos más importantes del país.

A inicios de año, Cubana se vio obligada a sacar de circulación varios aviones Antonov (An-158) debido a problemas recurrentes que se habían identificado en las aeronaves y que pondrían en peligro los estándares de seguridad para sus operaciones, una situación que dejó al descubierto los problemas de la que fuera una empresa de vanguardia de la aviación en el continente.