Lunes, 22 de Julio de 2019
Última actualización: 23:58 CEST
Política

El estatal-socialismo se derrumba y cambia por sus propias contradicciones

(ALEN LAUZÁN)

Los sistemas autocráticos, totalitarios, populistas del estatal-socialismo se derrumban y cambian, víctimas de sus propias contradicciones, y no como resultado de presiones externas u opositoras, según evidencia la historia de los modelos europeos y asiáticos surgidos el siglo pasado, y tal como puede apreciarse en Cuba y otros países de América Latina.

Los regímenes exsocialistas europeos cambiaron desde dentro, económica y políticamente a  economías de mercados y modelos políticos de más-menos democracias representativas. No fueron simples reformas, fueron cambios de sistemas.

En América Latina, Ecuador, que avanzaba hacia un estatalismo-populista, en línea con el estatal socialismo castrista, desde la misma cúpula gobernante el sucesor de Correa revisó y revirtió el proceso iniciado por aquel, en fehaciente demostración de que tales modelos se revierten desde adentro y desde arriba.

La historia enseña que la oposición violenta nunca fue una vía para conseguir la caída de esos regímenes. Sin embargo, se ha evidenciado que la oposición y la disidencia pueden influir en el curso de los acontecimientos, en la medida de su capacidad organizativa, para actuar pacífica y democráticamente cuando el desgaste del régimen, sus fisuras, debilidades y disposición a los cambios, así lo permiten.

Mientras no se den esas circunstancias, las posiciones maximalistas de enfrentamiento, excluyentes y cerradas, carentes de tácticas políticas capaces de explotar las contradicciones del régimen, sin proponérselo, pueden justificar y contribuir a su prolongación en el tiempo.

En Cuba la oposición tampoco pudo imponer cambios por la vía violenta y el propio régimen, ante su desastre económico, ha tenido que acudir, con todo y sus limitaciones, al trabajo privado y a la inversión extranjera como tablas de salvación, al perder a sus fiadores internacionales.

Se sabe que el estatal-socialismo no es reformable: simplemente no funciona; pero la introducción de cambios de calado puede ayudar a mejorar las condiciones de vida de muchos ciudadanos y a generar independencia del Estado que, más temprano que tarde, trae consecuencias políticas. Sobre todo teniendo en cuenta que Cuba es un país de cultura occidental, con relaciones tradicionales estrechas y profundas con EEUU y  la Europa más desarrollada, muy distante del mundo asiático y su cultura.

Más recientemente, VenezuelaNicaragua, con regímenes de corte parecido, han sobrevivido a fuertes embestidas masivas de la oposición, cuyas capacidades de resistencia y organización resultaron menores que las del Gobierno y sus órganos represivos, los cuales cuentan con las reservas del Estado, la manipulación mediática del origen de la violencia y el respaldo de otros estados similares o confundidos por la propaganda.

Este tipo de gobierno, que no acepta oposición, va de la advertencia a la retención, al encarcelamiento, a las golpizas y llega al asesinato si es necesario para destruir a la oposición y a la disidencia. Estos regímenes están organizados y preparados para la represión violenta, mientras la oposición no tiene organización, preparación ni recursos para imponerse en esa lucha desigual.

En las condiciones actuales de Cuba, debido a la dispersión y a las luchas protagónicas intestinas de la oposición, y a las dificultades para la estructuración de la disidencia, los opositores no están preparados para jugar un papel efectivo, movilizador de grandes fuerzas, tomar las calles y cosas parecidas que, al contrario, pueden concluir en un desastre para ellos y en un triunfo político para el régimen.

Además, a pesar de su desgaste, el régimen todavía está en capacidad de reprimir; las diferencias internas no han cuajado en divisiones ostensibles; buena parte de la población lo sique apoyando por inercia, comprometimiento y desinformación; otra parte significativa se mantiene apática, está ocupada en su supervivencia o sigue enajenada por el castrismo y su leyenda; mientras que toda la cultura política que pudiera generar internet sigue limitada por los altos precios de la conexión y los controles sobre los sitios y correos electrónicos de los opositores y disidentes.

Por todo eso, para preservar, hacer crecer las fuerzas opositoras y evitar las acusaciones de violencia, hay que eludir las vías violentas de enfrentamiento y plantar la resistencia en el campo del debate político económico y social, que el régimen tiene perdido de antemano, y que es el que puede llevarlo a cambiar o a dividirlo y debilitarlo.

Cuando la población no está masivamente dispuesta a enfrentar abiertamente al régimen y la oposición no está preparada y debidamente organizada para recibir ese respaldo, cualquier llamado a acciones y a posiciones de abierto enfrentamiento puede caer en el vacío, resultar prematuro y hasta contraproducente. Y puede concluir fortaleciendo al régimen, diferir su caída, eliminar los líderes populares y destrozar las bases de una ulterior resistencia exitosa, cuando el régimen no esté ya en capacidad de hacer frente a la masiva ola popular de protestas.

Las cosas no se hacen cuando se quiere, sino cuando se puede.

Desde el Socialismo Participativo y Democrático (SPD), un grupo de socialistas democráticos invitamos a todos los cubanos, de la oposición y la disidencia, de toda filiación política, a juntarnos en una amplio Frente Democrático. Respetando nuestras diferencias e identidades, bajo los principios de unos mínimos democráticos que nos permitan concertar y concentrar el disperso descontento interno y el esparcido respaldo internacional, en función de ejercer toda presión posible sobre el régimen, para llevarlo a moverse por el camino de los cambios democráticos necesarios. Y, eventualmente, si tenemos la fuerza suficiente, negociarlo o imponerlo, según indiquen las circunstancias concretas.

44 comentarios

Imagen de Anónimo

Es evidente que el castrismo tuvo éxito en lograr que unos cuantos lo confundan con vocablos como revolución, patria y socialismo, cuando simplemente ha sido una dictadura personal, paternalista que  ha explotado como esclava la fuerza de trabajo cubana y lo mismo rechaza el capitalismo si viene de EEUU que se casa con el si viene de España, le compra a cooperstivas internacionales y dentro las exprime. Quizas el mayor exito del castrismo, que no logro ningun gob de EEUU es el rechazo de los cubanos al "socialismo",

Imagen de Anónimo

El socialismo, o lo que se le parezca, bajo cualquier forma, es totalmente indefendible ya.

Imagen de Anónimo

Quien es el viejo tuerto de la foto ?.

Imagen de Anónimo

La foto de Marx se parece a Alex Ota-ola después de galletazo... 

Imagen de Pedro Benitez

Banales o no, los cubanos han demostrado que solo toman la calle cuando le falta de todo (y al mismo tiempo)  Sin luz, sin agua potable y sin comida (al mismo tiempo) ellos toman las calles.  Lo que demuestra que el interés colectivo de la población no está en función del cambio, sino de mantener el estatus de saquear al gobierno que los oprime dentro de un esquema oportunista que se produce por miedo, el nacionalismo y la disfuncional económia.  Y si piensas que el planteamiento no esta correcto, entonces escribe al respecto para entender tus razones.  

Imagen de Anónimo

En el momento que escribo este —que va a ser mi ultimo post anonimo— cuento 38 comentarios en este foro : treinta y ocho comentarios banales, pues ya Pedro Benítez adelantó que  «  la situación nacional no es ni puede ser una prioridad para los cubanos ». Apaga y vamos !

Imagen de Pedro Benitez

Esopo:  En principio, conducir el pueblo a la votación libre es puramente una acción apolítica; en terminos de la ausencia de un programa político.  Si te refieres a que la organización que impulsa el plebiscito también quiere implementar un programa político después de efectuar un plebiscito, esa es otra conversación.  Un frente unido con valores democráticos es una excelente idea; pero desafortunadamente, el pueblo cubano no responde a ninguna estructura opositora con valores democráticos sin una estrategia para integrar a todos los cubanos.   El totalitarismo cubano no admite ninguna alternativa al sistema actual que no vincule a todo el pueblo:--------------------------  El problema no está tanto en la desinformación o la apatía. Cambiar la situación nacional no es ni puede ser una prioridad para los cubanos, porque la vida de los cubanos trasciende en el oportunismo económico y político. El sistema y su naturaleza tiránica no canta la versión exacta de “defiendete tu y dejame a mi, que yo me defiendo como pueda.”  La dinámica de la vida de los cubanos guarda más relación con la firme actitud de la población de priorizar el interés propio violando los principios éticos.  Un oportunismo inducido por el miedo, la corrupción y la política nacionalista.  Los cubanos no obedecen a la  protesta organizada; un pueblo oportunista, sea cual sea la razón de su oportunismo, no protesta contra el sistema que le oprime porque los ciudadanos están comprometidos legal y moralmente.  Todos los caminos que permiten la defensa del ciudadano en nuestra Cuba están cerrados. Se necesita un movimiento apolítico porque la población no reacciona ni a derechos humanos, ni a valores democráticos de los opositores, ni a programas políticos. Los cubanos solo responden a un movimiento de base que sea por todos y para todos, lo demás es intentar mover una masa que participa activamente en una simbiosis con el estado.

Imagen de Anónimo

Eso de apolítica es un cuento de camino nada en política  es a político y nadie porque piense que los problemas idelogicos no deben existir van a desaparecer el movimiento Cristiano Liberación es ideológico porque se enmarca como socialcristianos al igual que Cuba Posible que es liderado por los exeditores de Espacio Laical e igual que Convivencia y por ahi vamos la cuestión es que tanto los socialcristionos, los liberales de diferentes matices y los de la izquierda democrática deberían tener como denominador común la democratización de Cuba y ha partir de ahí intentar organizar el frente amplio tan mal comprendido que Pedro Campos ha tratado de esbozar en el presente artículo, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de juanvaldescesar

A excepción de los Emiratos de Cagonia Enardecida Shithole (la que fuera Cuba) el resto se ha librado de ésa porquería llamada socialismo, y los que subsisten, sin contar a Cagonia, se mantienen por la fuerza, como Venezuela y Nicaragua, pero sus ciudadanos están librando una batalla desigual y digna de admiración...lo lograrán, NO HAY MAL QUE DURE NOVENTA AÑOS, NI NACIÓN QUE LO RESISTA, claro con excepción de Cagonia Enardecia.

Imagen de Pedro Benitez

La evidencia histórica que apunta a la implosión de los sistemas totalitarios quizás no se aplica a Cuba.  Parece que el totalitarismo cubano tiene la capacidad de regenerarse, porque a pesar de la muerte ideológica del sistema, se mantiene viva la posibilidad de hacer política apuntando a la ley comercial del poderoso vecino.  Yo pienso que por necesidad, la estrategia de liberación a seguir debe ser apolítica; que permita validar el proceso político en interacción con el pueblo.  Llamese plebiscito o votación libre.  

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.