Domingo, 21 de Octubre de 2018
Última actualización: 14:22 CEST
Política

Los grandes retos del nuevo presidente de Cuba

Un mural en Cuba. (THE DAILY CALLER)

Sea quien sea el nuevo presidente de Cuba a partir del próximo 18 de abril, enfrentará grandes retos. La vivienda, el transporte y la alimentación son los más graves problemas del ciudadano común en Cuba. Sin embargo los grandes retos del nuevo presidente parecen ser otros.

Si como todo parece indicar, por primera vez el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, no será también el primer secretario del Partido, tendrá que tener cuidado de no entrar en contradicciones con el que se quede al frente del PCC que, según el artículo quinto de la Constitución, rige los destinos del país.

Téngase en cuenta que el sistema político de dirección castrista fue concebido por y para el caudillo, con plena concentración del poder del Partido, el Estado y el Gobierno, papel que el hermano menor no fue capaz de armonizar pues gobernó para favorecer a los militares.

Si no controla también el PCC, el designado va a tener que enfrentar complicadas oposiciones en las provincias, donde los primeros secretarios han actuado como señores feudales durante varios decenios, y con el Ejército, que siempre ha sido un brazo independiente del Gobierno y controla la economía dura en divisas.

Al mismo tiempo, la tarea concreta más importante del nuevo presidente será llevar a cabo los Lineamientos y los programas aprobados por el VI y VII Congresos del PCC, a fin de mejorar la situación económica del país. Las tres medidas básicas de tales planes son desarrollar la economía privada, la cooperativa, facilitar la inversión extranjera y buscar la manera de armonizar las diversas economías y monedas que corren en el país.

El meollo del problema está en que el Gobierno de Raúl Castro trató pero no puedo hacer efectivas esas medidas básicas, debido a todo el conjunto de limitaciones ideológicas y legales heredadas del castro-estalinismo que no concibe el "socialismo" sin la propiedad estatal explotada asalariadamente como su eje y sin políticas populistas voluntaristas para controlar las mayorías por esas vías.

Esto convirtió al sistema, de corte estalinista, en una especie de capitalismo monopolista de Estado insolvente por la disociación entre el capital, sus administradores y productores, dadas esas políticas voluntaristas distributivas y los bajos salarios que tiene que pagar para satisfacer las necesidades de le enorme y costosa burocracia que demanda el sistema, cuyas consecuencias más inmediatas son la improductividad y la corrupción generalizada.

La garantía de desarrollo económico y la paulatina solución de los graves problemas que afectan a las mayorías depende de la comprensión de que esos dos fenómenos — improductividad y corrupción— puedan encontrar  solución en una economía libre de mercado, sin monopolios de ningún tipo, que posibilite el pleno despliegue  de las fuerzas productivas, la creatividad de los emprendedores, el desarrollo del crédito y la formación de todo tipo de empresas privadas y asociadas, junto al trabajo libre, ajustada a los requerimientos de un Estado de derecho con igualdad para todos ante la ley.

Los programas del PCC, con algunos enunciados adecuados, están al mismo tiempo infectados de voluntarismo y carentes de las herramientas que podrían hacerlos efectivos. El miedo a que haya individuos ricos, no les deja ver que el principal resultado de ese temor ha sido que la gran mayoría sea pobre o muy pobre, con salarios y pensiones de miseria.

¿Estará interesado el nuevo presidente en esa desinfección y en promover las leyes y desregulaciones que demandan el crecimiento sostenido y libre de la economía privada, el cooperativismo y la inversión extranjera, sin lo cual no puede haber desarrollo economico?

¿Entenderá el papel que podrían jugar los capitales pequeño, mediano y mayores del exilio? ¿Abrirá el país al capital extranjero y no al de los cubanos? ¿Permitirá la libre contratación? ¿Posibilitará la eliminación de los monopolios estatales de comercio interior y exterior que frenan el desarrollo de las otras formas económicas de producción y la existencia de mercados mayoristas?

Si así fuera, ¿el aparato burocrático le dejaría actuar? ¿Estaría el sucesor dispuesto a enfrentarse al aparato burocrático? ¿Tendría fuerza y consenso para imponer esas posiciones?

Hasta ahora el aparato burocrático y hasta el mismo Raúl Castro que al principio de su mandato habló de liberar las fuerzas productivas, han demostrado su total incapacidad para asumir los cambios necesarios, por las razones que sean.

El miedo a que las clases emprendedoras, los nuevos capitalistas fuera del Estado y los trabajadores libres asociados o privados, asuman el control de la economía y luego  de la política, ha sido la causa fundamental del desastre.

Pero en verdad mientras más se tarde y complique el proceso de integración de las llamadas formas económicas "no estatales", más brusco podría ser el cambio inevitable y más podría sufrir la sociedad cubana, que se iría de péndulo completo hacia el otro lado.

En las altas esferas no ha faltado conciencia sobre ese desastre y la necesidad de cambios.

Es hora de que el voluntarismo sea echado a un lado y que el realismo se imponga. La vida ha demostrado en estos últimos 30 años, desde que empezaron las primeras escaramuzas del cuentapropismo, allá por los 80, que el trabajo libre y la economía privada son incontrolables y perviven en cualquier cantero, no por mala yerba, sino porque es parte del sentimiento libertario individual de los seres humanos, que siempre les cultivarán abiertamente o a escondidas.

La represión, la falta de libertad de expresión, asociación, elección y actividad económica asfixian la sociedad cubana y mantienen al Gobierno castrista.

Los cubanos no soportamos más. El nuevo Gobierno abre ya los diques a la libertad o el desborde pudiera ser inevitable. Y eso no será ya un reto, sino su debacle.

16 comentarios

Imagen de Anónimo

El pueblo unido, jamás será vencido

Imagen de Anónimo

Reto ni reto, dejen la boberia. El partido unico es una mafia colegiada, da lo mismo que pongan a este mentecato o que saquen de un sombrero a una lumbrera. El unico objetivo es quedarse infinita y tercamente en el poder, no se ocultan para decirlo, no aceptan ideas diferentes. Todo lo que emane de ese conclave, seran escudos protectores para no perder la hegemonia, pondran parches y mas parches con algun goteo para distraccion de los bobos, estos goteos pueden ser la unificacion de la moneda, el derecho a la tenencia de 4 carretones en lugar de uno, mayor cantidad de tierras en usufructo y un larguisimo etc., pero todo bajo control para que la riqueza creada regrese al saco de los que te dan el derecho a ser limosnero - y agradeciendolo para mas 'honra'.  Es una 'renovacion' maquillada para que los verracos se animen y sigan de esclavos con iluciones de caballo capao. De derechos y elecciones libres no hablemos, hablar de sogas y guasimas en casa del ahorcado seguira prohibido por decreto. 

Imagen de Anónimo

El reto más grande del nuevo «presidente» será... Raúl Castro Ruz...

Imagen de Anónimo

Que el gobierno de Raúl trató, pero no pudo? Por favor Campos 

Imagen de Anónimo

Se sabe que  éste “nuevo presidente” no va tener ningún reto porque para eso lo escogieron, a saber si por sumiso, por anormal, o vaya Dios a saber porqué, ya que muy poco se sabe de él. Hasta para cualquiera que  fuese elegido por el pueblo en unas elecciones plurales y democráticas va ser un reto muy grande poder componer el destimbalamiento total del país, para eso se requiere de una junta de cubanos competentes -diría yo que brillantes- donde quiera que se encuentren que amen mucho a Cuba y con miras al bienestar del país y sus ciudadanos, como se el documento que lo presentaron al pcc en el 1997, (La Patria es de Todos) el grupo de Marta Beatriz Roque et al, ya a esta banda de cuatreros no se le debe ni dar ni un consejo más, y mucho menos una petición más que sea la de abandonar el poder. 

Imagen de Plutarco Cuero

El aparato burocratico se desbarata muy facilmente ... una nueva ley de partidos y el desbande del PCC ...

Imagen de Pedro Benitez

Disfruté el artículo.  Es triste y no menos cierto decir que los cubanos en la isla solo toman la calle cuando les falta todo al mismo tiempo (comida, electricidad y agua potable.)  Creo que nadie sabe si Alejandro Castro Espín tiene rival y eso se puede ver en los próximos 9 meses.  El riesgo es una intervención vergonzosa de los Estados Unidos en un altercado entre los militares que activaría las corrientes nacionalistas latentes en Cuba.  No existe fuerza capaz de romper el cerco intacto de persecución y vigilancia de los militares que ahora cuentan con la sofisticación de ETECSA.  Solo un movimiento de base que prenda en ambas orillas es capaz de terminar el ciclo de los militares y sus negocios.

Imagen de Anónimo

Pedro, por el panorama que describes el próximo “mandante” esta entre la espada y la pared, cualquiera que sea el escogido dudo mucho que tenga la audacia, inteligencia y sabiduría para hacer una salida hacia la espada (abrir el dique) que es la única opción posible para salir del laberinto o mejor dicho del arrinconamiento, a mi modo de ver, la pared se se lo va a tragar por eso el desborde se hace inevitable, COMENTARIO de E

Imagen de Anónimo

El gran error de todos es aferrarnos al principio de país y gobierno en Cuba, Cuba fue país hasta el 31 de diciembre de 1958,a partir de ahí fue convertida en un feudo personal,lo mismo pasa con categorizar de gobierno al entramaje de control de ese feudo,¿acaso alguien puede pretender hacer algo,criticar algo,tomar una iniciativa personal o hasta sembrar algo que no sea de la conveniencia del sr feudal y vender algo de lo que ha sembrado,si no cumple con el compromiso de entrega que le ha impuesto el mayoral de la zona? Porque todo sabemos que la vivienda en que habigamos ,es nuestra hasta que a algún mayoral le intererse para disfrute personal y tiene la potestad de declararla como bien de interés social y hasta ahí llegó la historia.Soy de los que piensa que según los últimos movientos de primeros mayorales,va ha haber sorpresas en el *relevo geracional*¿ Porqué fue Bruno a la cumbre y no fue Diaz Canel?,seria porque este ultimo no tiene experiencia en temas diplomaticos ,pero entonces ¿ Cuando las va a tener?,la otra entrelineas que hay,es que fue Pamela junto a Lazo y Canel a recibir la crapula revoltosa y antisocial que fue a la cumbre,ahí salta un detalle,en el orden en que ponen los nombres,pamela en primer lugar,por orden gerarquico tendría que ser Canel segundo,pero no es así es a Lazo a quien ponen en segundo lugar y Canel en tercero.Al final de la jugada puede haber sorpresa///el bobo alipio*+

Imagen de ReinerioRamírezP.

El último  presidente de la inexistente república de Cuba- porque feudo es hoy-  se llamó  Carlos PríoSocarrás. Después todo ha sido ilegal y, hablo solamente desde el ángulopolítico- constitucional. La economía no es excusa ni pretexto porque era floreciente. Después del después, los Castros han habilitado una tiranía  sin precedentes y, ahora digo desde el ánguloantropológico. Mañana conoceremos la resultante del nepotismo, no a un presidente, sencillamente porque sus predecesores son ilegítimos. De modo que, cuando todos los cubanos puedan ejercer su derecho al voto, todos, entonces tendremos un nuevo presidente después del último elegido por todos los cubanos, todos,  Carlos PríoSocarrás "el Presidente Cordial''.  www.docucuba.us

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.