Lunes, 20 de Noviembre de 2017
10:13 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

El régimen cubano cuestiona la existencia de los ataques a diplomáticos norteamericanos

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, cuestionó este martes en La Habana la ocurrencia de los llamados "ataques acústicos" contra diplomáticos estadounidenses; dijo que las medidas adoptadas por Washington ante el daño reportado por 22 de sus funcionarios tienen "un carácter eminentemente político" y acusó a Estados Unidos de dificultar la investigación de los hechos y negar al Gobierno cubano acceso a la información relacionada con estos.

"No existen evidencias de la ocurrencia" de los "ataques". Tampoco "de las causas y el origen de las afecciones de salud notificadas por los diplomáticos estadounidenses y sus familiares", dijo Rodríguez en una conferencia de prensa, horas después de que el Departamento de Estado diera a 15 diplomáticos cubanos siete días para abandonar territorio estadounidense.

Calificó la acción de Washington de "injustificada" y dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores "protesta enérgicamente" contra esta medida que considera "inaceptable".

Rodríguez agregó que la expulsión de los diplomáticos cubanos "solo beneficia a quienes quieren hacer revertir las relaciones" entre La Habana y Washington, y obedece "a oscuros intereses de un puñado de personas".

Rechazó que la salida del personal de la Isla sea una "medida de reciprocidad" y consideró que se trata de una "represalia". Señaló que, tras la reducción forzosa, la situación del consulado cubano en la capital estadounidense será de "extraordinaria precariedad", ya que quedará un único funcionario.

En una aseveración increíble, teniendo en cuenta la vocación de espionaje del régimen, el canciller sostuvo "categóricamente" que desde la creación de la Oficina de Intereses de La Habana en Washington nunca ha habido espías cubanos trabajando en la sede diplomática.

La Habana asegura que 'cumple con toda seriedad y rigor sus obligaciones'

El Departamento de Estado anunció la expulsión de los cubanos después de que el viernes pasado ordenara reducir a menos de la mitad el personal de su embajada en Cuba. El secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que buscaba equilibrar la operatividad diplomática de ambas legaciones.

Washington no ha culpado a La Habana de los "ataques acústicos", que han dejado daños severos —incluida la pérdida permanente de audición— a algunos de los afectados, pero ha señalado la responsabilidad del Gobierno cubano en la protección de los diplomáticos acreditados en Cuba.

Rodríguez recordó que Estados Unidos ya había expulsado a dos diplomáticos cubanos el 23 de mayo pasado, en protesta por los ataques contra su personal en la Isla, que comenzaron a reportarse en noviembre de 2016.

Es la segunda vez "que el Gobierno de los Estados Unidos responde de manera precipitada, inapropiada e irreflexiva, sin evidencias sobre la ocurrencia de los hechos invocados, en los que Cuba no tiene responsabilidad alguna, y sin que haya concluido la investigación en curso", dijo el canciller.

La Habana ha rechazado en reiteradas ocasiones su responsabilidad en el caso.

El canciller defendió que el Gobierno cubano "cumple con toda seriedad y rigor sus obligaciones con la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas de 1961 en lo que se refiere a la protección de la integridad de los agentes diplomáticos acreditados en el país".

Acusó al Departamento de Estado de escudarse en el anonimato, para filtrar "permanentemente información errónea a la prensa" y presentó la tesis de los ataques como una interpretación de "Cantinflas".

Dijo que las autoridades cubanas "han actuado con suma seriedad, profesionalismo e inmediatez para esclarecer esta situación e iniciaron una investigación exhaustiva y prioritaria por indicación del más alto nivel" del régimen.

Añadió que "se reforzaron las medidas de protección de los diplomáticos estadounidenses, sus familiares y sus residencias; se habilitaron nuevos canales de comunicación expedita de la embajada con el Departamento de Seguridad Diplomática y se creó un comité de expertos" conformado por policías, médicos y científicos.

Acusa a Washington de obstaculizar las investigaciones y negar información a la parte cubana

El canciller describió como "tardía, fraccionada e insuficiente" la información suministrada por los estadounidenses a la parte cubana. Confirmó que Raúl Castro habló personalmente sobre el tema, el 21 de febrero, con el encargado de negocios de la misión diplomática estadounidense.

"Las informaciones entregadas por la parte estadounidense han llevado al comité de expertos cubanos a concluir que (…) el principal obstáculo para el esclarecimiento de los incidentes ha sido la falta de acceso directo a los afectados y a los médicos que los examinaron, la entrega tardía de evidencias y la carencia de valor de estas, la ausencia de una información primaria, fiable y contrastable y la imposibilidad de realizar intercambios con expertos de Estados Unidos", se quejó Rodríguez.

Confirmó también visitas a La Habana de representantes de agencias especializadas de Estados Unidos en junio, agosto y septiembre.

Dijo que el Gobierno cubano les permitió "trabajar en el terreno por primera vez en más de 50 años" y les dio "todas las facilidades, incluyendo la posibilidad de importar equipamiento, como muestra de buena voluntad".

Según Rodríguez, esos expertos reconocieron "el alto nivel profesional" de los cubanos.

Rodríguez responsabiliza a Washington del 'deterioro presente y futuro' de las relaciones

"Hasta el momento, de acuerdo con la información disponible y los datos proporcionados por los Estados Unidos, no existen evidencias de la ocurrencia de los alegados incidentes", enfatizó el canciller.

"Tampoco se han identificado posibles autores ni personas con motivaciones, intenciones o medios para ejecutar este tipo de acciones, ni se ha establecido la presencia de personas o medios sospechosos en los lugares donde se han reportado los hechos ni en sus alrededores", agregó.

Afirmó además que "las autoridades cubanas no están familiarizadas con equipos ni tecnologías que puedan ser utilizadas para este propósito, ni cuentan con información que indique su presencia en el país".

Rodríguez declaró que el régimen está dispuesto "a continuar propiciando una cooperación seria y objetiva", para "lograr el esclarecimiento de estos hechos", pero pidió una "colaboración más eficiente de las agencias competentes de los Estados Unidos".

Responsabilizó a Estados Unidos del "deterioro presente y futuro" de las relaciones bilaterales.

En cuanto a los diplomáticos canadienses también afectados por los ataques, el canciller dijo que las autoridades cubanas se mantienen en contacto y colaboración con sus pares canadienses, sin abundar en el asunto.

Conferencia de prensa de Bruno Rodríguez

El canciller cubano cuestionó este martes en La Habana la ocurrencia de los llamados 'ataques acústicos' contra diplomáticos estadounidenses.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 47 ]

Imagen de Anónimo

@anónimo 12.38 le comento que si definición del concepto posverdad es absolutamente errónea. Y no creo que el señor presidente de los EEUU tenga la correspondiente formación académica para ser citado como ejemplo de su uso. Esto no tiene nada que ver con ideología política,  es simple sociología posmoderna 

Imagen de Anónimo

Anónimo de 11:37, disculpe la sugerencia pero debe leer un poco más...las técnicas y equipos dedicados a la escucha por principio físico son pasivas, es decir, no emiten.

Imagen de Anónimo

Tres cosas me llamaron la atención del canciller: lo mal redactado que estaba el texto que leyó (!?), lo mal que lee en inglés y lo nervioso que se veía.

Imagen de Anónimo

Nadie que sea serio y este despierto puede apostar por el gobierno de Trump o la tirania castrista. Por primera vez desde 1959 los dos "gobiernos" estan empatados en la falta de credibilidad. 

Imagen de Anónimo

Que visas ni ocho cuartos.A kagar en su baño.Exigenle a su general dictador, lo que les faltan y quisieran.Sean machitos.EEUU manda y ordena en su patio.A llorar a maternidad.ñIncluidos los disidentes mulas, y las mulas estomacales disidentes.Cierren las dos Embajadas hasta que aparezca el hp culpable de atacar a yumaticos.No mercy. 

Imagen de Anónimo

Yo no sé si hubo o no ataques acústicos. Pero lo que sí sé es que hasta ahora Estados Unidos no ha presentado ninguna prueba o diagnóstico médico de ninguno de los supuestos afectados. Si hay personas afectadas que han recibido tratamiento médico en su país, debe haber partes médicos y resultados de esas pruebas, digo yo. Ysi los hay, ¿porqué no los presentan? No sé, a mí todo esto me suena a lo que Donal Trump llama la postverdad, ese término que tanfo le gusta usar al mandatario norteamericano y que no es otra cosa que convertir en verdad lo que en origen fue una mentira. De eso los nazis sabían mucho, sobre todo cuando acusaban a los judíos de todos los males de Alemania y de la humanidad, con el único objetivo de exterminarlos. Si hubo ataques acústicos, tiene que haber pruebas, pues preséntenlas de una vez por todas, porque de no hacerlo y si es verdad que los hubo, los que los ejecutaron pueden negarlo hasta la eternidad. 

Imagen de Anónimo

@12:05, la talla de Andrea Rodríguez y de Fernando Ravsberg es muy pequeña. No sé de qué te asombras. Los dos tienen que cuidar su permiso en Cuba antes que ser fieles a la verdad.

Imagen de Anónimo

Es lamentable leer artículos de periodistas de la talla de Andrea Rodríguez (AP) y sobre todo Fernando Ravsberg (ex BBC) criticando al gobierno de EEUU, que reconozco no actúa bien, pero sin mencionar los atropellos que históricamente comete el gobierno cubano con su propio pueblo. Ya estoy pensando que están encarcelados y escriben "a pedido" de RC lo que el dictador quiere, a cambio de su libertad. Veo que muchos bobos repiten lo que les dicen estos corresponsales.

Imagen de Anónimo

Bruno Rguez no dijo que no hay espias en la embajada, lo que dijo es que nadie ha estado espiando.Parece lo mismo,pero no es asi.Casi todos los 15 espulsados son de la inteligencia cubana.Si no han estado "espiando", quiere decir reclutando y gtrabajando en el campo, no significa que no sean miembros del aparato de inteligencia.

Imagen de Anónimo

No se porqué el gobierno cubano se hace el "sueco" con este caso de las emisiones ultrasónicas contra los funcionarios americanos .Es claro que los órganos de la DSE y en específico la técnica optva de la CI se les fué la mano en la escucha en las viviendas de estos funcionarios que todos sabemos que son del gobierno cubano ,alquiladas a la embajada de USA. En Cuba ,no hay gobierno capaz de introducir técnicas de escucha sin la anuencia del gob. cubano.