Martes, 21 de Noviembre de 2017
18:31 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

Diplomáticos estadounidenses montan una 'candonga' antes de repatriarse

Media hora después de que, en el noticiero del mediodía del viernes, la directora general de Estados Unidos en la Cancillería, Josefina Vidal, informara la decisión del Gobierno de Donald Trump de reducir en más de la mitad la cantidad de diplomáticos en La Habana, un grupo de personas hacía fila frente a la residencia sin número de un funcionario estadounidense, situada en la calle 24 entre 1ra y 3ra, en Miramar.

Los allí presentes, trabajadores de otras embajadas o familiares de los trabajadores cubanos de la sede diplomática de Estados Unidos, aguardaban por la "candonga" (mercadillo) que habilitarían los norteamericanos antes de repatriarse.

Según mensajes difundidos vía telefónica, los estadounidenses venderían electrodomésticos, enseres para hogar, otras pertenencias y comida que no iban a llevarse a su país. La compraventa debía iniciarse después de las 5:00pm, porque el personal se encontraba reunido en la embajada.

A la hora señalada, comenzaron a estacionarse en las proximidades de la residencia automóviles con matriculas encabezadas por los códigos E-071 o D-071. Sus tripulantes, todos norteamericanos, comenzaron a abrir maleteros y a extraer cajas de comestibles y objetos que depositaron sobre mesas dispuestas bajo carpas en un patio de la residencia, donde también se exponían bicicletas, ropas de niños sin estrenar, alfombras y otros artículos.

La entrada al recinto era libre, pero para pasar había que firmar un libro. Un guardián velaba por el orden y no permitía hacer fotos, ni filmar vídeos.

Alrededor de 300 personas se apiñaron en torno a las mesas. La parte más concurrida fue la de los comestibles; se vendieron latas de conservas, frutos deshidratados, leche evaporada, quaker, arroz y otros alimentos. Por las latas de atún se produjo un altercado, cuando una mujer pretendía acaparar toda la venta e incluso trató de arrebatarle la compra a otra.

Fuera de la casa hubo un embotellamiento; los carros bloqueaban las entradas de los garajes colindantes. Varios norteamericanos conversaban sobre las fechas de sus repatriaciones.

Un trabajador cubano de la embajada comentó que esperaba a su jefe para comprarle una sierra eléctrica que le hacía falta. También dijo que la reducción de diplomáticos era grande y que los estadounidenses tendrían que hacer varias "candongas" más. Añadió que al personal cubano no le han aplicado por ahora reducciones, pero que si cerraban la embajada todo se iría "al tarro".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Anónimo

Vergüenza y miserable hubiera sido que hubiesen incinerado todos esos productos o los hubieran vertido por el retrete o los tragantes. Pero no lo hicieron, se lo vendieron a la gente, y según MartíNoticias a bajos precios. Y tu imbécil (o ciberclaria) de las 2:45 CEST, qué esperabas? Después que los agreden, también tienen que regalar sus pertenencias al pueblo (pendejo)? Mire compay, si Ud. está en Cuba vaya a doblar el lomo, trabájele como esclavo a los Castro, y obtenga una miseria de dinero para luego irle a comprarle a ese clan la bazofia que venden a sobreprecio.

Imagen de Anónimo

La palabra “Candonga” comenzó su uso en Cuba después de la causa número 1 donde fueron condenados a muerte el general Ochoa,el coronel Tony de la Guardia y otros oficiales más.Uno de los oficiales;no condenado a muerte;contaba que su trabajo consistía en ir a la “candonga”,especie de mercado negro,a luchar los diamantes. 

Imagen de Anónimo

Hay cubanos, que jodidos los ha dejado y que jodida les dió en vida el “bola de churre” de Birán. Síganse creyendo que se lo merecen todo, y que todo es regalado.

Imagen de Anónimo

ANO 2:45 ¿Y por qué tienen que regalar lo que a ellos les ha costado su dinero? Que mala costumbre tienen los cubanos que no hacen más que pedir que les regalen cosas, como si el dinero saliera en los árboles, en todo caso exijan al desgobierno cubano que  deje que vender la ayuda humanitaria, que ésos sí que son unos descarados por no decir otro adjetivo más fuerte.

Imagen de Anónimo

2:45Que gracioso! Los dejan sordos y tienen que salir de la inmundicia esa y además tienen que regalarlo todo! Además si son bazofias, no se por que se matan por ellas, mire, bazofia es lo que les vendé Shakira en sus tiendas a precio de oro, administradas las tienduchas por el ex yerno López Callejas, tremendo enfermo de poder el tipo,padre del cangrejo,  y así las súper ganancias quedan en familia, pídale a ellos que regalen algo. 

Imagen de Anónimo

Candonga eran los pulgueras de Angola, de ahí viene este oca lo a Cuba. 

Imagen de Anónimo

Candongas son aretes en Colombia. 

Imagen de Anónimo

GARAGE SALE, típico lenguaje de los norteamericanos. Ni en CUBA ni en NORTEAMÉRICA se usa ese término colombiano -''candonga'', por cierto, mal empleado aquí. Además, NO SON ''BAZOFIAS'' (02:45) son las pertenencias de ciudadanos norteamericanos que por el más puro sentido común NO LAS VAN A NECESITAR EN EE.UU. y se les hace INNECESARIO cargar con algunas de estas . Un DERECHO PROPIO de disponer de lo que tiene y de la forma que le plazca.

Imagen de Anónimo

Para 02:45hacen bien en no regalar sus cosas, ese es uno de los males que afecta al cubano de la isla creado por el desgobierno, han perdido la capacidad de trabajar y comprar sus cosas, se han convertido en mendigos y parasitos pedigüeños. Hacen bien los americanos en vender, a ellos no les regalaron esa mercancía, pues que la vendan y nada tiene que ver que ganen en ollares o en rublos (por cierto, los técnicos rusos no se vendían ellos porque nadie los compraba, esos si hicieron zafra en Cuba y cambiaban trapos y comida por oro).  Conozco de mucho cubano joven y fuerte que ni se esfuerza en Cuba y vive de lo que la madre, o parienta en Miami le manda sin preocuparse porque esa madre o parienta tiene que trabajar como mula limpiando pisos para que el príncipe se de gustos y entonces piden, la marca, el estilo, etc. saben más de modas que los muchachos de aquí y por supuesto, la gran mayoría al final en la vida no sirven para mucho. Es una sociedad tarada la que existe en Cuba en estos momentos y quizás no sean los responsables pero sería bueno se enderezarán y pararán de pensar que gracias a los Castro se lo merecen todo, porque no será así eternamente. 

Imagen de Anónimo

Y todos los que se enteraron, que por cierto trabajan en varias embajadas y por ende son chivas de la seguridad del estado no representan al cubano de a pie