Viernes, 24 de Noviembre de 2017
08:12 CET.
Represión

Las Marianitas, las Damas de Blanco y el presupuesto de todos

Por estos días visitaba en su casa a un amigo, reconocido atleta de alto rendimiento, para continuar nuestras charlas sobre los destinos del deporte en Cuba. Media hora después llegaba una amiga de su esposa, joven de unos 27 años, y me la presentaron como una oficial del Ministerio del Interior (MININT), integrante de la brigada Las Marianitas.

"¿Qué son Las Marianitas?", pregunté.

La oficial del MININT me respondió de inmediato con una sonrisa coqueta: "Las que meten en cintura a las Damas de Blanco".

"Y lo de Las Marianitas es una alusión en diminutivo a Mariana Grajales", insistí.

"Así mismo es, por Mariana Grajales, porque somos muy valerosas defendiendo a la Revolución", confirmó "la marianita" sin abandonar su sonrisa coqueta.

Por supuesto que mi amigo y su esposa saben que soy periodista de DIARIO DE CUBA, pero apelaron a la complicidad. No quisieron revelar a "la marianita" mi oficio, para así permitirme saber un poco sobre esta brigada, subordinada a la Seguridad del Estado, que tiene como única finalidad reprimir, de forma violenta, cualquier activismo de la organización civil Damas de Blanco.

Bastante poco pude saber. En definitiva, como acotó "la marianita", solo tienen una orden como único trabajo diario: "arrollar a esas mercenarias gritonas, a las que los americanos pagan para que hagan esas payasadas".

Pero saber que existe una brigada de mujeres oficiales del MININT que fue creada específicamente para reprimir a las Damas de Blanco, y que el nombre de esta brigada sea una alusión a Mariana Grajales Coello, es suficiente. Suficiente para comprender, entre otras cosas, que al régimen del general Raúl Castro le importa poco movilizar el presupuesto del Estado para reprimir a una organización civil pacífica, en vez de sofocar la alarmante ola de violencia y pandillerismo que permea las calles y las barriadas de la Isla.

"¿Cuánto podría costar al Estado un solo día de represión contra las Damas de Blanco?", me preguntaba meses atrás un amigo, licenciado en Contabilidad, mientras veíamos en su ordenador un acto represivo contra Berta Soler, líder de esta organización.

"Sería bueno que los opositores, además de contabilizar cuántos actos represivos organiza el Gobierno en su contra, también se dedicaran a sacar estas cuentas y las publicaran, para que el pueblo sepa en qué se gasta el erario público", me sugirió entonces mi amigo el contable.

Resulta posible confirmar, a través de centenares de reportes y de testimonios audiovisuales publicados por la prensa independiente, que para reprimir a una sola activista de las Damas de Blanco, el régimen ha movilizado como mínimo dos patrullas policiales, media docena de agentes uniformados y otro tanto de elementos de la policía política en sus respectivas motocicletas.

¿Cuánto cuesta un operativo de esa índole? ¿Cuánto cuesta mantener a la brigada Las Marianitas?

Pandillas y violencia, sí… Damas de Blanco y pacifismo, no

El 1 de septiembre asesinaron a la joven Yinett Barrio en su domicilio, ubicado en calle Sol, de La Habana Vieja.

Al lugar de los hechos solo acudió un coche de patrulla policial, a pesar de que los vecinos confirmaron que habían avisado a la policía 20 minutos antes, alertando además que el presunto asesino todavía se encontraba en la escena del crimen con el arma homicida empuñada.

La pasada semana las pandillas Los Apululus y Los Atormentados protagonizaron un tiroteo en la intersección de las calles Esperanza y Recreo, en la barriada El Canal, El Cerro.

Unos 20 minutos después, una sola patrulla policial acudió al lugar de los hechos. No hubo preguntas a presuntos testigos ni arrestos. El accionar de ambas pandillas, dedicadas a la agresión física contra ancianos, al asalto y el robo con violencia en la vía pública, fue denunciado por DIARIO DE CUBA en un reportaje de noviembre de 2015.

Durante el mes de septiembre, las barriadas de Belén y Jesús María, las más transitadas por los turistas que visitan el casco histórico de La Habana Vieja, fueron azotadas por cinco homicidios de arma blanca.

Residentes de estas zonas aseguraron que no existe ningún operativo policial al respecto, a excepción de los históricos agentes de policía apostados en cada intersección de la calle Obispo.

"Pandillas y violencia, sí… Damas de Blanco y pacifismo, no", concluyó mi amigo el deportista de alto rendimiento, en presencia de "la marianita", después de relatarle estos tres ejemplos violentos.

A "la marianita" se le borró su sonrisa coqueta. Pidió agua y se marchó, alegando que tenía cosas que hacer. Casi le pregunto si aquellas "cosas que hacer" eran de índole doméstica o de trabajo. La esposa de mi amigo, con sonrisa pícara, me aseguró: "Esa no vuelve más, pero, la verdad, me alegro".

Acto seguido me pidió que a partir de ahora le llevara cada video que tenga sobre las represiones a las Damas de Blanco.

"Quiero saber por mis propios ojos a dónde carajo se va la otra parte de mi salario", dijo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Propongo otros nombres. Los randicitos (por Randy Alonso), los iroelitos (por Iroel Sánchez), los canelitos (por Díaz-Canel o los cachitos ( po K-cho). Mariana Grajales no tiene culpa del mal uso de su nombre.

Imagen de Balsero

Podrían haberle puesto marielitas en vez de marianitas. La hija del general es una activa represora de aquellos que piensan distinto.

Imagen de Anónimo

El regimen de Raul Castro y sus grandes aberraciones. Es necesario hacerles un expediente a estas agresivas y abusadoras marianitas para que despues no digan que ellas nunca hicieron nada contra las Damas de Blanco. Los amigos de esta historia deben recordar el nombre de esta marianita. Que interesante!!!..............

Imagen de Zoyla Bárbara Pérez Sosa

Pobre Mariana Grajales, pobres héroes y personalidades históricas de Cuba. Los Cagastros peste a boca los usan y burlan a diario.