Viernes, 15 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
POLÍTICA

Alex Castro pasea por las tiendas del Manzana Kempinski

El fotógrafo Alex Castro, uno de los hijos del difunto dictador Fidel Castro, fue visto en una de las tiendas del hotel de lujo Manzana Kempinski.

En un vídeo grabado por un joven que se hace llamar Paparazzi Cubano y difundido por la web CiberCuba, se ve en el minuto 14:28 a Castro (segundo hijo del fallecido dictador con Dalia Soto del Valle) mientras mira los precios de gafas de sol en una tienda de la firma Mango.

Esta semana la compañía catalana anunció la apertura de ese local en las galerías del hotel Kempinski, junto a establecimientos de marcas como Gucci o Versace, que venden sus productos a precios inaccesibles para los cubanos (cuyo salario medio ronda los 24 dólares al mes).

Además de la galería de tiendas de lujo, el hotel que es administrado por los militares cubanos y por Kempinski tiene 246 habitaciones (de ellas 196 estándar y 50 suites), una piscina en la azotea, un spa, bares, restaurantes y gimnasios.


Síguenos en TwitterFacebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

La televisión estatal exhibe el superlujo del hotel de los militares y Kempinski en La Habana

El Manzana Kempinski, ubicado en la Manzana de Gómez, hoy recibe a sus primeros clientes.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 37 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 20:45. Sin ánimo de polemizar, quiero hacerle una aclaración necesaria: cuando llegué a Cuba en 1960, yo tenía 12 años, era un niño que empezaba la adolescencia. No era ningún mercenario español, como usted me llama. Hice la Secundaria Básica en Cuba, así como el preuniversitario y la Universidad. Tuve libreta de racionamiento en esos años, como todo el mundo en Cuba. No tuve privilegios. Mientras viví en Cuba en mi primera etapa en ese país trabajé para organismos cubanos como todos los de mi edad, porque todo era del estado. Era un cubano más. ¿Porqué fui a Cuba y no a otro país? Porque fue la tierra que mi padre, un perseguido del franquismo y no precisamente por comunista, que nunca lo fue, eligió para su exilio forzoso. No fue una elección personal, pero me alegro  y mucho que mi padre haya elegido esa maravillosa isla y no cualquiera de los los otros países latinoamericanos; así que no me arrepiento de haber vivio en Cuba los cuarenta años que en total allí pasé y creeame que algo aprendí de la historia de ese país en esos años, nada me diferenciaba a mí de cualquier cubano de a pie, salvo quizás el acento. Hice lo que la inmensa mayoría de los cubanos en esa época, corté caña, tuve libreta de razonamiento, y un largo etcétera de cosas que usted conoce también como yo. Fue en mi segunda etapa en Cuba cuando me desempeñé como corresponsal extranjero. ¿Y por qué el medio de prensa para el que yo trabajaba decidió  enviarme  como  corresponsal a Cuba? Precisamente por el conocimiento previo que yo tenía de ese país. Eso, en mi caso, fue un valor añadido. Ya ve, ha sido usted muy injusto en sus apreciaciones sobre mi persona. Pero, ¿sabe qué?, no me importa porque es su opinión y la respeto. ¿Sería mucho pedirle que respete usted las mías?

Imagen de Anónimo

"Compañero" Tamargo, así que usted fue un periodista al servicio de una dictadura y ahora tiene "el valor" de reconocerlo. No como otros... Bueno, esos otros eran cubanos que lo tenían más difícil que usted. Usted, en cambio, era un mercenario español que hacía "periodismo" al servicio de una dictadura y todavía lo menciona como timbre de gloria en su biografía, tal como puede leerse en un comentario anterior suyo. ¿Por qué no se volvió a España antes de mentir tanto? ¿Por qué no eligió otro país de América donde se pudiera hacer periodismo en democracia? Esa elección lo retrata de cuerpo y mierda entero, y ahora alardea de tener "el valor" de reconocerlo. Patético.

Imagen de Anónimo

@20:20, su comentario es una muestra de la objetividad y la imparcialidad que lo caracteriza. Para usted, son equivalentes los esfuerzos la oposición y del oficialismo contra los corresponsales extranjeros... Patético. Mejor no siga explicándose, que cada vez se hunde más en su mierda de ego... Usted está necesitado de hablar de usted mismo y alabar su conducta aunque sean miserias propias las que cuente... Espero que todo esto le haga llegar algún lector a su blog o página o lo que tenga para complacer su narcisismo.

Imagen de Anónimo

Anónimo 19:57: Cuando trabajé en los departamentos de Divulgación del Instituto Cubano del Libro y del INTUR, escribía, como todos, lo que me decían que escribiera. No lo niego. Yo sí lo reconozco, no como otros que hacían lo mismo y ahora no tienen valor de reconocerlo. Cuando volví como corresponsal de prensa extranjera hice el periodismo que de verdad yo quería hacer. No era un asalariado del Castrismo, sino de los medios que me pagaban para que informara, con objetividad e imparcialidad, lo que acontecía en Cuba, fuera bueno, regular o malo. Y eso hice. Incluso hasta me cerraron la corresponsalía de Antena 3 en 1996. Una aclaración: como corresponsal yo no opinaba, yo informaba. Yo era un reportero, no un articulista. Solo podía dar opiniones personales si la dirección del medio para el que yo trabajaba me las pedía expresamente. Mientras eso no sucediera, tenía que limitarme a contar las noticias y a contrastarlas siempre que fuera posible. La gran cruz de los periodistas extranjeros en Cuba es que el Gobierno quiere que seamos sus portavoces y la oposición también. Si lo que reportamos  no contenta a unos y a otros, nos insultan por ambas partes. En fin, que se hace realidad eso de que si la noticia es mala, hay que matar al mensajero. 

Imagen de Anónimo

Jajajaja, ya el tal Tamargo consiguió lo suyo, que era poner un link para ver si alguien lo lee. ¡Vuelve a Cuba, Tamargo, que te espera la Revolución!

Imagen de Anónimo

"Compañero" Tamargo, ¿y usted también opinaba "a pecho descubierto" cuando servía de peón y cómplice a las instituciones del castrismo durante una década? ¿Decía la verdad "a pecho descubierto" cuando volvió a Cuba como corresponsal?No nos haga reír, que aquí conocemos lo "valiente" que son los periodistas oficialistas cubanos y la inmensa mayoría de los corresponsales extranjeros destinados en La Habana.

Imagen de Anónimo

"Compañero" Tamargo, ya usted defendió suficientemente al castrismo. A usted no hay ni que malentenderlo ni que difamarlo, sencillamente hay que juzgarlo por lo que alardea: por haber trabajado a las órdenes de los censores literarios castristas y de los implantadores del apartheid turístico en Cuba. Hay que ser estúpido o miserable o comunista —cualquiera de estas tres posibilidades o las tres juntas— para no entender que eso, sumado al trabajo como dócil corresponsal extranjero en Cuba, es deformación antes que formación profesional.Lo juzgo por sus propias declaraciones, y si ahora quiere hacerse el ofendido porque lo llamo estúpido o miserable, le recuerdo quién llama burro y ladrón a su interlocutor. Usted comenta y comenta por una de estas dos razones: por cuidar a Castro Jr. o por cuidar el periodismo, y, dado su historial de periodista al servicio del castrismo queda descartada la segunda de estas razones. Si tan profesional es y tan larga carrera tiene, no pierda más su tiempo discutiendo con un anónimo como yo y aprenda un poco de ética, que le hace falta, dada la desastrosa calidad de su currículo.

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 18:32. Si usted piensa que mi nombre es un seudónimo, puede, si lo desea, visitar mi página web, no pretendo que la lea, pero podrá comprobar que José Antonio Tamargo es mi nombre y también ver una foto mía. Cuando tengo que opinar de algo, nunca uso seudónimos, voy a pecho descubierto. Mi web es www.josantoniotamargo.es.

Imagen de Anónimo

Compañero Anónimo 18:57: Si usted cree que yo estoy defendiendo al hijo de Fidel Castro para que no se metan con él, usted no ha entendido nada de nada. Yo a ese señor no lo conozco personalmente y me importa un rábano si lo critican o no. Por mí, como si lo hacen picadillo. Simplemente dije que desde mi punto de vista esa información no era una noticia digna de un periódico serio como DDC y mucho menos en la sección de Política. Habiendo como hay muchas noticias interesantes en Cuba. En cuanto a sus insultos y descalificaciones sobre mi persona, le recuerdo un viejo dicho español "los insultos de los burros no llegan al cielo". Y ahí va otro dicho: "Cree el ladrón que todo el mundo es de su condición". José Antonio Tamargo

Imagen de Anónimo

El "compañero" Tamargo es uno de esos españoles que hacen cualquier cosa por poder vivir en Cuba, hasta pasar por periodista... Una de dos: o es castrista o únicamente pudo sentirse persona en un país donde la pobreza esté generalizada y él, en comparación, pudo sentirse como un rey; pero fuera comunista o no, el "compañero" Tamargo ayudó al castrismo trabajando como periodista del Instituto Cubano del Libro —que ejerce la censura política sobre los libros— y una industria turística que ha condenado a los cubanos al apartheid. Después de eso, siguió ayudando al castrismo como corresponsal extranjero, mintiendo o haciendo silencio sobre la realidad cubana. Y ahora lo que le queda al "compañero" Tamargo es defender a un hijo de la nomenklatura para que la prensa no se meta con él.