Domingo, 19 de Noviembre de 2017
21:53 CET.
Sociedad

De negros y 'weonas'

Es curioso que los que claman racismo ante el dibujo de dos negros jineteros cubanos no presten atención a las chilenas que van a pescarlos. La acusación de racismo no las afecta, quedan fuera del debate. Pero ellas son la demanda de la oferta y el yin del yang. No existirían negros pingueros —ni en la realidad ni en la caricatura cubanas— sin esas señoritas de Valparaíso.

Si vamos al caso, el estereotipo racial no fue creado por el caricaturista sino por la caricatura en que ha degenerado la realidad cubana. El régimen cría —y mantiene— patrones culturalmente atractivos y económicamente rentables (gay, negro, prostituta, artista, revolucionario). Además, se trata de un recurso dinámico, 100% renovable. El negro, en tanto producto de explotación, cae en algún renglón situado entre el médico internacionalista y el pelotero de las Ligas Menores. Incluso a otro nivel, el nivel parlamentario, Esteban Lazo cumple la misma función: es el negro "ficha" en el Palacio, lo que Harry Belafonte llamó "a house nigger" al referirse a Colin Powell.

Porque el negro, en Cuba, no es dueño de su imagen: los blancos terratenientes la tramitan por él, lo cual representa un obvio retroceso con respecto a la situación de las llamadas "personas de color" en la República. Si detectamos un elemento reaccionario en el nuevo racismo, es porque, como ya ha sido demostrado por los historiadores, el cubano —sea blanco, negro o chino— vive una situación retrógrada en lo tocante a sus derechos civiles, aun con respecto al negro esclavo de la Colonia.

Es decir, la "negritud", en Cuba, es un asunto interracial y transcultural, que afecta a todos los cubanos: el negro va por dentro. El neoracismo es la consecuencia lógica de las condiciones socioeconómicas del castrismo, una variedad nueva, no conectada históricamente con lo que pudo haber sido el "racismo" en la República.

La oligarquía blanca gobierna el país, una casta dinástica española. La situación del negro con respecto a esa entidad queda ilustrada en el pasaje del documental Comandante, de Oliver Stone, en que Fidel condena a muerte, delante de las cámaras, a tres negros cimarrones. Es un dato de la mayor importancia que los trabajadores migratorios que laboraban en la finca de los Castro, en Birán, fueran ajusticiados al final de cada zafra.

Que el negro cubano fue reempaquetado y sindicalizado como símbolo sexual, es algo que ni las cuentapropistas de los estudios de raza podrán negar. La caricatura de Alen Lauzán podrá ser "racista", pero únicamente dentro del contexto neocolonial de los estudios raciales gringos, que han penetrado (ideológicamente) la academia cubana, no en el contexto de las categorías interraciales cubanas, que superan cualquier noción sociológica importada.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 42 ]

Imagen de Anónimo

Las 3 P de OLPL: http://orlandoluispardolazo.blogspot.com/2017/03/pinga-politica-y-piel.html

Imagen de Anónimo

Si quieren saber de racismo lean autobiografía de Fidel Castro de Nolberto Fuentes, United fruit, desde el comienzo Fidel hace alarde de su prosapia Canaria y su sbolengo nobleaunque e injerencia bastarda. Todo un señor feudal....!

Imagen de Anónimo

¡Se acabó la discusión! Desde ahora ya no habrá más negros ni blancos: ahora todos seremos AZULES.... Claro, cuando salgan, los azules más claritos pueden tomar el ascensor y los azules oscuritos bajan por las escaleras...

Imagen de Plutarco Cuero

Acomplejada tenía que ser ... Ese es el estereotipo que tienen de Cuba,  Lauzan como artista está en todo su derecho de explotarlo. A eso van los italianos y muchos europeos, a follar estereotipos ...

Imagen de Anónimo

Los más racistas en Cuba son los castros, le viene de familia! Bravo por las caricaturas del cacique que tanto nos hacen reír y con sus agudezas nos ponen también a pensar!

Imagen de Anónimo

Villegas comienza por las ramas, luego baja a rozar levemente el tronco, sin tocarlo, y despues regresa a perderse en las ramas. Siempre hace lo mismo. Al final es como si el estuviera mas arriba del bien y del mal, por encima de todos, dando a entender que la polemica principal no es lo que importa.

Imagen de Anónimo

Lausan es tremendo racista: debio pintar a los negros, blancos y sin bemba y a las chilenas sin tocarles las partes sino poner una burbujita explicando con detalles que su intencion era decir que las chilenas de su caricatura dicen una cosa; pero hacen otra cosa y actuan con ligereza en su viaje de placer, en fin: Lausan deberia dejar la caricatura y dedicarse a escribir poemas! :-)

Imagen de Anónimo

Díaz de Villegas critica a las élites blancas pero su reacción es la misma que la de los intelectuales blancos de la República, que cuando les decían racistas, sacaban de la manga eso de la "interracialidad" y la "transculturación". Lo que dice NDDV en esta polémica lo mismo que diría Miguel Barnet o Eudebio Leal, aunque sin la parte a favor de la República y en contra de la Revolución.  

Imagen de Anónimo

Que hay de racista en la caricatura?, todos debemos incoloros, inodoros, insaboros?

Imagen de Anónimo

El racismo mas imponente e indecente en Cuba es el del regimen de los Castro.Por ejemplo, Esteban Lazo es un negro puesto al frente de la asamblea nacional del poder popular solo para distraer la atencion.En Cuba, a todos los niveles y con toda fuerza, todavia se sigue escuchando la frase ofensiva: mira este negro de mierda.......Hasta los negros en La Habana quieren blancas para crear mulatos.