Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Construcción

Obreros indios en Cuba: ¿por qué?

El descalabro  marxista-leninista en Cuba ha llegado ya al colmo de que compañías extranjeras de la construcción consideran que los trabajadores del ramo en la Isla no tienen la calificación, la destreza y la confiabilidad que tienen sus colegas de otros países del Tercer Mundo. Afirman que trabajan a desgano, sin mucha pericia, y que   roban  materiales de construcción dentro de la obra.

Esas son las  causas esgrimidas por la compañía francesa Bouygues para haber llevado a La Habana más de 100 trabajadores de la India que han sido incorporados  a la obra que convertirá el emblemático edificio de la Manzana de Gómez en un hotel de lujo de 246 habitaciones.  

Esa entidad francesa, asociada con el grupo Gaviota de las Fuerza Armadas Revolucionarias (FAR), que domina la industria turística en el país, informó que va a continuar contratando en el extranjero a carpinteros, albañiles, plomeros, electricistas, soldadores, etc. Con el permiso de los Castro, van a seguir importando mano de obra para laborar en el país que tiene la más alta tasa de desempleo del continente.  

El régimen alega que esos operarios asiáticos entrenan a los constructores cubanos. Falso. La explicación tiene tres causas principales (hay otras):

1)    Falta de motivación de los obreros cubanos por la miseria que les pagan, pues el régimen les confisca el grueso de sus salarios en divisas pactados con los franceses.

2)    La necesidad que tienen muchos de ellos de sustraer materiales de construcción para venderlos en el mercado negro y poder así alimentar y vestir a sus familias. 

3)    La  pérdida de productividad y destreza luego de tantos años al servicio de un sistema económico  que impide la eficiencia en cualquier actividad  humana.

Según reporta Reuters desde La Habana, esos obreros de la India perciben un salario de unos 1.500 euros mensuales, equivalentes a 1.661 dólares (0,90 euros por un dólar el 27 de julio), que es aproximadamente el salario mínimo  en Francia, pero que resulta 70 veces superior al salario promedio vigente en Cuba, de 24 dólares mensuales (en Haití es el doble).

Expoliación esclavista

Al despojarle a cada constructor cubano la mayor parte del salario pagado por los franceses, el castrismo los expolia cual braceros esclavos del siglo XVII. Y no pasa nada. Los indios en la Manzana de Gómez reciben un sueldo entre 12 y 20 veces superior al de sus colegas cubanos por igual trabajo.  

Ver para creer.  Cuba fue siempre un imán para atraer inmigrantes de todas partes del mundo. Pero a ningún extranjero contratado se le podía pagar más que a sus colegas cubanos por igual trabajo realizado. Lo que a veces ocurría era lo contrario, algunos empresarios inescrupulosos pagaban menos a los extranjeros (sobre todo a los asiáticos) que a los cubanos.

Ni las leyes vigentes, ni los sindicatos, ni obviamente los trabajadores y profesionales cubanos afectados  habrían permitido semejante atropello. Y era impensable que el Gobierno les pudiese confiscar  sus salarios.

A Cuba llegaban personas de todas partes en busca de buenos empleos,  o para sumarse como profesionales, inversionistas o empresarios al boom económico de la Isla. Solo entre 1902 y 1930 llegaron 1,3 millones de inmigrantes y el país duplicó su población, según estadísticas del entonces Ministerio de Hacienda.

En seis años (1924-1930) arribaron a Cuba 43.597 inmigrantes por año como promedio, una cifra igual a la de los cubanos que en los últimos 10 meses han emigrado a Estados Unidos. En esos primeros 28 años de vida republicana, arribaron 774.123 españoles, así como 190.046 haitianos y 120.046 jamaicanos para trabajar  principalmente en las plantaciones de caña y la industria azucarera.

También llegaron  34.462 norteamericanos,  19.769 ingleses,  13.930 puertorriqueños, 12.926 chinos, 10.428 italianos, 10.305 sirios, 8.895 polacos, 6.632 turcos, 6.222 franceses, 4.850 rusos, 3.726 alemanes y 3.569 griegos.

Fama de buenos constructores

En los años 40 y 50 se dispararon las inversiones extranjeras y nacionales, y por ende las construcciones. En los últimos 12 años anteriores a la llegada al poder de Fidel Castro se edificaron fábricas, grandes hoteles, decenas de edificios altos, entre ellos el Focsa, el hotel Habana Hilton, y el Someillán, los más espigados del Caribe y Centroamérica.

El empresario norteamericano Conrad Hilton, al inaugurar personalmente el hotel habanero, en marzo de 1958, destacó que ese era el más grande y más alto hotel de toda América Latina y el mayor de su cadena hotelera a nivel mundial.  

Se erigieron refinerías de petróleo, plantas procesadoras de níquel, grandes edificios de apartamentos y de oficinas, restaurantes, puentes, avenidas y autopistas como las del Circuito Norte, Circuito Sur, la autopista Monumental, la Vía Blanca, la Vía Mulata y la Autopista del Mediodía; hospitales y clínicas, un túnel  por debajo de la bahía habanera y dos bajo el río Almendares; los monumentales edificios de la Plaza Cívica,  y el Coliseo de la Ciudad Deportiva.

Todas esas obras, con la máxima calidad internacional, algunas únicas en Latinoamérica, contaron con la pericia de los obreros cubanos de la construcción, de los arquitectos, ingenieros y otros especialistas, que obtuvieron así un merecido prestigio internacional.

Pero llegaron los Castro y todo cambió. A fines de los años 60, Fidel creó el Sector de la Construcción y esa actividad comenzó a ser militarizada, sobre todo al colocar como jefe, en 1971, al gran represor Ramiro Valdés.

Dicho sector incluía cuatro organismos: Desarrollo de Edificaciones Sociales y Agropecuarias (DESA), Construcción Industrial (CI), Desarrollo Agropecuario del país (DAP), e Industria de Materiales de Construcción (IMC), dirigidos por comandantes y capitanes de la Sierra Maestra desde "puestos de mandos" con métodos militares.

Paralelamente, el dictador creó las microbrigadas, integradas por empleados de oficinas, profesionales y trabajadores ajenos a la construcción, para edificar viviendas  con jornadas extenuantes de 10 horas diarias, violatorias de las propias leyes cubanas. La militarización y las microbrigadas destrozaron la fama de Cuba en esa vital actividad económica, tan bien ganada antes de 1959.

Según el Ministerio de la Construcción (MICONS) hay en el país unos 100.000 trabajadores de la construcción. De ellos, 20.000 son burócratas, es decir un burócrata por cada 4 trabajadores y técnicos al pie de obra.

El sistema impide la eficiencia

Pero miles de esos trabajadores y técnicos están ociosos. La calamitosa economía cubana no da para edificar casi nada que no sea para el sector turístico, y siempre que sean obras financiadas, gestionadas y apoyadas técnica y materialmente por empresas foráneas, como es el caso de la Manzana de Gómez.

Luego de construidos los hoteles tienen que ser administrados por compañías también extranjeras, pues tampoco hay en Cuba personal debidamente entrenado y conocedor de la industria hotelera internacional, inmersa en un mercado cada vez más competitivo.

Por eso hay ya en la Isla 20 cadenas hoteleras, incluyendo el grupo norteamericano Sheraton, que administran cerca de 70 hoteles, aunque  todos vigilados por "segurosos" de las FAR y el MININT,  propietarios de esos hoteles.

En fin, como se puede apreciar, todos los factores que han ocasionado esta gran humillación nacional son responsabilidad exclusiva del régimen castrista. Lo más vergonzoso aquí es que probablemente Raúl Castro acordó con Bouygues salarios mayores que esos 1.500 euros mensuales que pagan a los indios. En ese caso, a la compañía francesa le sale más barato y productivo importar obreros que pagarles a los nacionales, quienes al ser esquilmados tan escandalosamente tienen todo el derecho del mundo a trabajar mal.

Moraleja: si los constructores cubanos recibieran los 1.661 dólares que perciben sus colegas asiáticos la pericia cubana constructiva pretérita, ya mencionada, y la confiabilidad se abrirían camino a pasos agigantados. No habría albañiles de la India frente al Parque Central de La Habana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 33 ]

Imagen de Anónimo

Los 1500 euros mensuales es lo que dice el contrato que le pagan a los obreros indios en la Manzana de Gomez, y a ese contrato tuvo acceso la agencia Reuters en La Habana. Al menos eso fue lo que informó su corresponsal en Cuba. Y es logico, pues ese es el salario minimo en Francia y la compania es francesa. 

Imagen de Anónimo

Así estan las cosas con los obreros indios....India estudiaba el domingo enviar alimentos a los más de 10.000 empleados indios "hambrientos" en el Golfo Pérsico, donde están bloqueados tras haber perdido su trabajo y a punto de sufrir una "crisis alimentaria", dijo la ministra de relaciones exteriores india.Dos ministros viajarán a Arabia Saudí y a Kuwait para abordar el problema con las autoridades locales, escribió en Twitter (Xetra: A1W6XZ - noticias) la ministra india de Relaciones Exteriores, Sushma Swaraj....                                Así que yo no me trago el cuento de los 1 500 Euros que nos cuenta Roberto Alvarez Quiñones

Imagen de Anónimo

Hasta las casas que se robaron los actuales monarcas y otros grandes parasitos del desastre aquel las construyeron antes del 59.

Imagen de Anónimo

Por que???? Por que es mas comodo esperar "las fulas" de los pariente en Jayalia!!!!!!

Imagen de Anónimo

Es incalculable el tamaño del descalabro económico, social y político que significa esa contratación de trabajadores hindúes, menospeciando la mano de obra cubana. Por eso a casi 60 años de régimen la población se va de Cuba en lo que sea . . . solo importa irse de la tierra  cuyo régimen odia profundamente a sus nacionales . . .

Imagen de Anónimo

Estimado forista Beny:Esa compania francesa contrata indios porque les paga salario minimo (de Francia) y los ha entrenado para llevarlos a trabajar en naciones del Tercer MUndo con mano de obra no calificada. Y que eso lo hagan hoy con los constructores cubanos que antes de 1959 contruian con calidad famosa en el mundo (el viejo Hilton lo dijo publicamente) es muy triste  revela el caracter criminal del comunismo y de los cuatreros de Biran.Pedrito P. 

Imagen de Anónimo

A los ANONIMOS DE LAS 12:33 y las 11:52:Lean bien antes de opinar. Cuba tenia fama de tener buenos constructores y ahora no los tiene y los extranjeros no confian en ellos, porque no dan la talla y roban. El articulo explica por qué roban y por que no son buenos.Y es necesario que los lectores mas jovenes sepan que si antes de 1959 los constructores cubanos hacian un Focsa, un Habana Hilton, un Havana Riviera,  o el Coliseo de la Ciudad Deportiva, de extraordinaria calidad internacional, si hoy no los pueden hacer igual es culpa del socialismo y de los Castro. Es tan simple como eso.  Felicito al autor del arrticulo.

Imagen de Anónimo

A ver que dice la CTC, seguro da la cara y le pagan 1600USD a los cubanos , confiemos compañeros...

Imagen de Anónimo

Que van a venir a inventar la domotica de las habitaciones?? pero si son standards, si acaso será a montarlas y no creo que sea el caso... el tema está en que lo barato sale caro es mas eficiente tener obreros bien incentivados con ganas de trabajar y que no roben pagandoles 1500€. Es sencillo. Los franceses han encontrado la manera de trabajar a su bola saltandose las idioteces del gobierno cubano. Ellos no van a ir en contra del cobierno que les da un filón para meterse y se buscan la vida para que el proyecto avance en condiciones. Tampoco van a dar la cara por el salario de los cubanos cuando no somos capafes de luchar nosotros por ellos y nos quedamos callados.

Imagen de Anónimo

Queridos foreros,en los hoteles modernos hasta las entradas a las habitaciones son con tarjetas que en ocaciones dominan hasta la iluminación de la misma,ya las llaves son obsoletas y toda la tecnologia es moderna y con una cibernética de primera,los asiáticos en ese campo son los que mas se han desarrollado,muchos de los equipamientos son construidos por ellos,es por eso que ahora estan trabajando los indues en el equipamiento de ese hotel,este reportaje que por momentos es de risa se remonta a los años 40 y 50 a su parecer los adelantos en la informática se quedaron ahí.Cuando esa entidad francesa le paga a esos indios,segun el reportaje,1 500 euros mensuales,cuando en Francia hay un desempleo galopante y muchos franceses trabajan solo media jornada es por algo,pues muchos franceses si dominaran ese trabajo estarian dispuestos a ir a La Habana a trabajar en estos tiempos de crisis.Hagámonos una pregunta..Que haran con esos indios cuando terminen su trabajo en el Hotel Manzana y de qúe vivirán si no fueran trabajadores fijos de la entidad francesa?...Quiero que los eruditos que me han antecedido,respondan sin politizar la respuesta.