Martes, 12 de Diciembre de 2017
09:45 CET.
Economía

'Proveedor de clientes', un negocio que prospera junto a restaurantes y hospedajes privados

Junto a los restaurantes y hospedajes privados ha florecido en Cuba otro negocio, el de la búsqueda de clientes a cambio de una "comisión". Se trata de una ocupación "por la izquierda" a la que se están dedicando antiguos "jineteros", guías turísticos en activo y otros "expertos" en tratar con visitantes extranjeros.

No existe regulación que prohíba a los dueños de estos negocios "pagarnos una comisión por llevarles 'yumas'", dice Orlando Jiménez.

No obstante, muchos propietarios de restaurantes y cuentapropistas que se dedican al alquiler de habitaciones prefieren llevar con discreción esta práctica, para no llamar la atención de los inspectores sobre las ganancias que les permiten pagar a sus "proveedores de clientes".

"Yo empecé en el giro vendiendo CD de música cubana en el Callejón de Hamel. Se los ofrecía a los 'jinetas' en 12 dólares porque los yumas pagaban 15, y así se buscaban un extra de tres cañas por cada disco", cuenta Jiménez.

"Ahora me dedico a llevar yumas a casas donde el alquiler cuesta entre 25 y 40 CUC diarios, según la zona. El trato son cinco CUC de comisión por cada día alquilado. También ofrezco el servicio de cambio de moneda. Si el extranjero no quiere hacer las colas de CADECA (Casa de Cambio), eso lleva otra comisión", añade.

Algunos pequeños empresarios utilizan un sistema de tarjetas de presentación firmadas. "Son importantes para el negocio de las comisiones", afirma Leonor, quien alquila habitaciones en La Habana. "De lo contrario, tendría a cualquiera trayéndome extranjeros y hay que tener ojo con la delincuencia".

"Yo tengo mis dos proveedores fijos que tienen mi tarjeta firmada. Si ellos están ocupados en otros menesteres, la prestan a su gente de confianza. A quien no traiga tarjeta con mi firma, no lo recibo", explica Leonor.

"La comisión por alquiler es de cinco CUC diarios, pero si el extranjero me consume desayuno, almuerzo y comida, le pongo dos o tres CUC más a la comisión", detalla.

Existen casas de alquiler conocidas como "mataderos" a las que acuden prostitutas que trabajan "solo para yumas", dice Sonia, dueña de un negocio de ese tipo en las cercanías del Malecón habanero.

La tarifa del alquiler varía entre 10 y 15 CUC la hora y "las muchachas se llevan una comisión de cinco CUC, algo extra por encima de lo que cobran a cada yuma por sus servicios", señala.

Un negocio en el que 'comen todos'

Bares y restaurantes con precios muy alejados del bolsillo de la mayoría de los cubanos también tienen conexiones con "proveedores de clientes".

Sus dueños admiten que, además de esquivar posibles reclamos de los inspectores, la prudencia les permite evitar la "saturación" de propuestas no siempre deseadas. "Las ganancias por comisión son atractivas", argumentan los dueños de un restaurante "de lujo" en La Habana Vieja.

La comisión en sitios como el que poseen puede llegar a ser de entre tres y cinco CUC por cada plato que consuman tanto el cliente extranjero como el proveedor si es invitado.

Si se trata de un plato que no aparece en la carta, como la carne de cocodrilo, la comisión puede ser de hasta 15 CUC. La coctelería y los vinos se gratifican a tres CUC.

Para Saúl Matos, chofer de un coco-taxi, el negocio de las comisiones se ha convertido casi "en un sindicato donde comen todos".

"Hay días flojos en los que apenas hago dos carreras cortas, pero lo compenso con el servicio completo que oferto a los yumas", dice. "Si los convenzo de comer o beber y los llevo a mis puntos, cobro mi comisión. A veces me invitan y cobro más".

"Si me encuentro una carrera intermedia, pero que me coincide con recoger a otros yumas, le paso 'el balón' a otro chofer y este me paga una comisión. Todo esto crea también una 'familiaridad' con el yuma, que al final te deja una propina que se agradece", agrega.

Guías turísticos y choferes que trabajan para agencias estatales, también han creado conexiones con negocios del sector privado.

Para Sandra, guía en el Casco Histórico de La Habana, las comisiones son un negocio "con tranquilidad y sin sustos", pero "es mejor llevarlo en voz baja porque nunca se sabe".

"Los paquetes de turismo ofrecen de forma cerrada los planes de viaje, pero si tienes el encanto y el conocimiento deslizas otras ofertas, sin apenas salirte del recorrido", afirma. Para esto "ayuda que los establecimientos estén promocionados en internet", comenta.

"Si en un mes logras llevar a los restaurantes de tu agenda tres paquetes de entre ocho y 12 extranjeros, saca cuentas a razón de cinco CUC por cada plato que consuman", señala.

"Esas ganancias se comparten con el chofer y el jefe de la turoperadora. La competencia es dura porque mucha gente de la calle tiene experiencia en el trato con extranjeros. Pero nuestra ventaja es que operamos dentro del marco legal y tenemos mejores contactos en toda La Habana y provincias", concluye.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Amadeus

Como dice un comentarista más abajo ese "negocio" existe en todos los lugares del mundo donde se vive del turismo. Es bastante difícil que el gobierno pueda controlar el trasiego de influencias en cada restaurant o cada albergue en la Isla. Si apenas pueden controlar el puterío…

Imagen de Anónimo

Jorge Enrique Rodriguez le jodiste el trabajo honrado a muchos por contar lo que no debes.

Imagen de Anónimo

Sí, no veo nada nuevo. Hace años que se está haciendo, diría que luego del período oficial y que todo empezó a moverse con el auge del turismo.Incluso hay gente que hace tour de compras - sobre todo con souvenires, tabaco y ron - con el acompañamiento de un cubano, que generalmente es un taxista o bien alguien de confianza. Esto también lo tienen dirigido para los residentes, tipo cuerpo diplomático o prensa extranjera.Hasta los más audaces han organizado circuitos en donde incluyen visitas a bodegas, farmacias, hospitales y escuelas. Hay tanta escasez en Cuba que la policía entró en el bisnisito y miran para el costado, con tal de coger mango bajito."Con fula, todo se puede!" decía mi amigo Mayito.

Imagen de Anónimo

EN QUE SE PARECE EL CUBANOS AL PESCADO.......en que muere por la boca, este articulo delata y da las pistas ara que el gobierno no trabaje, se lo ponen todo en la mano, la publicidad es buena, pero no esta, esto es algo viejo, no de ahora que se descubre para muchos la isla---la manzana prohibida-- deseada ahora por muchos.....pero muchos desean que prosperen y otros la crucifican con estos articulos...que al final nada aportan, en todo caso perjudican, la comision no es creada ahora, viene de siglos, al final, ? DONDE ESTA EL APORTE NOTICIOSO Y DE BUENA INTENCION? si alguin lo ve que lo diga, si de perjudicar se trata, esta entendida la intencion,,,

Imagen de César Rodríguez

Que me perdonen el pesimismo, pero sabemos que el gobierno esta en Cuba para joder y no para ayudar. Ya se van a meter en el tema y saldran perjudicados todos, en especial los dueños de los restaurantes. Ojala me equivoque.

Imagen de Anónimo

En Cuba no prospera nada para el cubano de pie, como dice el artículo un negocio que prospera, lo único que está prosperando en Cuba es el negocio de los altos cargos militares, los llamados cuentapropistas cada día están peor o dejando el negocio, son acosados constantemente por al policía, no los dejan vender o trabajar por su cuenta, Cba es un desastre total gracias a la Robolucion.

Imagen de Anónimo

Negocio que existe en todas partes del mundo. A los taxistas que llevan turistas a clubes y bares se les da un pago por llevarlos. Todo normal!!!!.

Imagen de Anónimo

Es la práctica mñas habitual desde que el turismo resurgió con fuerza durante la década de los años ´90. Funciona más o menos igual en todas partes de Cuba. Desde Viñales hasta Baracoa. Y los precios también son muy parecidos. Solo dejan de pagarse, y no siempre, cuando la temporada está muy baja. Beneficia a muchas personas al mismo tiempo.

Imagen de Anónimo

Peligro a la vista. En el período especial, esta figura apareció de forma destacada y los hoteleros españoles explícitamente pidieron al régimen que los eliminara porque les quitaban los clientes de sus restaurantes. Si ahora hicieran lo mismo, sería una lástima. Esas competencias de organizadores y gestores de negocio son muy necesarias en Cuba. Me temo lo peor