Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Economía

El declive del ganado bovino en Cuba

El ganado bovino arribó a Cuba junto al primer gobernador general de la gran antilla, don Diego Velázquez, procedente de La Española a principios del siglo XVI. En la segunda mitad de ese siglo, al disminuir la producción minera la ganadería se convirtió en la principal actividad económica de la Isla y asumió su mayor crecimiento en la segunda mitad del XVII, cuando fue desplazada por la producción de tabaco.

Su punto de partida estuvo en la distribución de la tierra realenga, es decir del Rey, que comenzó a distribuirse entre los primeros colonizadores, quienes fueron confirmados como dueños a partir del año 1520. Así, durante la colonia casi todas las villas cubanas se dedicaron a la cría extensiva del ganado y a su comercialización, incluyendo el comercio de contrabando con otras islas del Caribe, como ocurrió en San Salvador de Bayamo y la villa de la Santísima Trinidad.

Durante el siglo XIX el crecimiento del ganado recibió un impacto negativo con las tres décadas de guerras independentistas entre 1868 y 1898. Durante la república, fundada en 1902, la producción de carne y de leche bovina creció paulatinamente en provincias como Camagüey, a la vez que se instalaron fábricas cubanas y extranjeras en varios puntos del país, como las de la compañía suiza Nestlé en Bayamo y Sancti Spíritus. Según el censo realizado en 1946, en Cuba había 4.116 millones de cabezas de ganado vacuno y una población que no superaba los 5,5 millones de personas.

La ganadería y sus derivados constituyeron hasta la década de los años 50 una de las principales fuentes de ingreso de la economía nacional. Sin embargo, a partir de 1959, con la estatización de la mayor parte de las tierras y la salida del país de los ganaderos más experimentados, se produjo un deterioro progresivo que se mantiene hasta la actualidad.

En 1958, cuando la producción de carne vacuna y de leche era la segunda actividad económica agrícola después de la caña de azúcar, la cantidad de ganado vacuno y de habitantes observaban cifras similares (unos seis millones en ambos casos); es decir, la proporción de cabezas de ganado por habitante, en los 12 años que separan a 1946 de 1958, se elevó de 0,74 a 1,0. Un ritmo de crecimiento que, de haberse sostenido, hoy la cifra estaría alrededor de 11 millones de cabezas de ganado. Sin embargo, ocho años después, en 1967, el Control Nacional de Registro Pecuario reportó más de siete millones de cabezas de ganado, cuando la población era de 8,2 millones, lo que arroja un descenso de 1,0 a 0,87 cabezas por habitante.

En ese momento, imbuido de un voluntarismo extremo, empeñado en convertir a Cuba en la Suiza de América —olvidando que antes de él, cuando un político cubano había expuesto un proyecto de agricultura con similares objetivos, Orestes Ferrara[1] preguntó ¿Con cuántos suizos cuenta usted para sacar adelante su proyecto?— el líder de la revolución decidió someter el ganado bovino a un desacertado cruce genético.

La raza Holstein, de alta productividad lechera, se cruzó con la raza Cebú, gran productora de carne. El objetivo del cruce era crear una nueva raza capaz de producir al mismo tiempo abundante carne y leche. Con ese fin se importaron miles de novillas Holstein, sementales y semen congelado de Canadá, se creó una organización nacional que formó un ejército de técnicos en inseminación, se creó un sistema de vaquerías dotadas con ordeño mecánico y aire acondicionado. Sin embargo, el mayor acceso de la población a la leche dependió, durante diez años, del programa de alimentos de las Naciones Unidas, que suministró leche gratuitamente.

El resultado de los cruces fue un animal físicamente débil, proclive a muchas enfermedades y sin valores productivos en carne y leche, lo que unido al desinterés que generó la estatización de la propiedad agrícola, la incapacidad administrativa, los salarios insuficientes, las prolongadas sequías, las miles de hectáreas de tierra invadidas por plantas indeseables como el marabú, generaron el declive de la producción ganadera, agudizada por la pérdida de las subvenciones del desaparecido campo socialista.

Para recuperar la producción, en noviembre de 1997 se promulgó el Decreto Ley 225, el cual, al margen de las causas esenciales del declive, se concentró en las medidas represivas. Entre ellas: multas de hasta 500 pesos al tenedor de ganado que se le perdiera un animal; prohibición al "dueño" para sacrificarlo y disponer de su carne; multas y penas de hasta de tres años de privación de libertad si el propietario no declaraba los terneros nacidos en los 30 días posteriores al parto, por tenencia ilegal de ganado; la obligatoriedad de vender los animales solo al Estado, a precios determinados por este; y si era hembra solo podía matársele si el animal sufría un accidente. Esto último explica que algunos dueños provoquen accidentes de sus reses como pretexto para sacrificarla.

Según datos ofrecidos por el fallecido economista Oscar Espinosa Chepe, al cierre de 2010 el ganado vacuno tenía 3.992.500 cabezas, un 2,5 % superior al año anterior, pero por debajo de los 4,1 millones existentes en 1990, y mucho menos que los 7,2 millones en 1967. Mientras la cifra aproximada de cuatro millones de cabeza de ganado, con una población de unos 11,2 millones, arroja 0,35 cabezas de ganado por habitante, la peor en los últimos cien años.

Para empeorar la situación, a principios de 2016 la prensa oficial informó de la muerte de miles de cabezas de ganado por falta de comida y de agua. A ello se une los miles de animales que son sacrificados ilegalmente. Solo por esa causa en 1988 se reportó la pérdida de 48.910 reses. Lo que se contradice con que, en 1958, cuando el productor tenía toda la libertad para disponer de sus animales y el consumo no estaba racionado, no se exhibía el sacrificio ilegal de forma generalizada. Como ocurre ahora. Ese deplorable cuadro de la ganadería nacional obliga a erogar cada año sumas millonarias para comprar en el exterior lo que se puede producir en Cuba. Entre 2006 y 2009 esas compras alcanzaron 737, 4 millones de dólares, sin contar las erogaciones para adquirir mantequilla y otros derivados.

El resultado es que Cuba, con condiciones climáticas excepcionales para la crianza de ganado, con la estatización de la agricultura no solo no garantiza la carne de res para la alimentación de la población, sino que ha devenido importador de leche y de sus derivados.




[1]Orestes Ferrara Marino (1876–1972). Militar, político, diplomático, profesor universitario y escritor de origen italiano. Coronel del Ejército Libertador cubano que ocupó una notable posición en la vida pública cubana durante la primera mitad del siglo XX. Delegado a la Asamblea Constituyente de 1940. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de César Rodríguez

La culpa de todo la tienen las fuerzas de Seguridad Personal de Fidel, unica institucion eficiente de Cuba.

Imagen de Pedro Benitez

Felicidades!  Gracias por la clase!

Imagen de Anónimo

En la ganadería, pasó como todo en lo que tiene que ver con la economía cubana, por varios escalones.Primero: "gran" idea del patriarca, líder y supuesto único ser pensante, Castro I.Segundo: como todos los colaboradores no opinan porque QTS lo bota, encarcela y/o fusila, el individuo subordinado no abrirá jamás la boca pese a tener sus reparos sobre el mencionado proyecto.Tercero: llevado a la práctica el "brillante" plan.Cuarto: todo culmina en desastre.Quinto: búsqueda de los "culpables", que pagarán con el destierro, cárcel o paredón por no interpretar al "genio" de la ganadería (idem para cualquier actividad política - económica).

Imagen de Plutarco Cuero

Gen rojo y Gen negro ... acabó con la ganadería ...https://www.youtube.com/watch?v=DK2XmNGSnGA

Imagen de Gabonice2

Un profesor mío de la Facultad de Veterinaria quiso parar esa locura. Incluso tranzó por utilizar un Holstein que los canadienses mandaban al matadero de color rojo y blanco y por ende más resistente al calor. Fidel Castro destrozó a ese profesor, no se donde lo metieron, pero impuso su capricho como siempre. De ese ganado Holstein rojo y blanco que los canadienses para purificar su raza mandaban al matadero se obtuvo un cruce parecido al del F1, F2, F3 que resultó muy parcido a la raza Santa Gertrudis que es un ganado de doble propósito y que se adapta al clima tropical. Estos son ejemplo de que el desastre cubano no tiene nada que ver con el Embargo de EEUU. En realidad la culpa la tenía un sistema político en el que su máximo dirigente no tenía que rendir cuenta ante su pueblo nunca.

Imagen de Gabonice2

Antes del F1, F2 y el F3 Fidel Castro pensó en desarrollar una ganadería en base al Hostein puro. Pero aquellos pobres animales blancos y negros a las 12 del día se quedaban sin fuerzas debajo de la sombra de los árboles, podías pasar por su lado con un trapo rojo que no te envestían de ninguna forma. Entonces metió a aquellos animales en naves con aire acondicionado. Las vacas se sentían mejor, pero al estar encerradas en un ambiente refrigerado el aire que respiraban se contaminaba con la mierda que producían. Saben cual era el resultado de las pruebas de colibacterias a la leche de esas vacas: COLI INCONTABLE es decir la leche que producían estas vacas estaba practicamente podrida. (Cuando aquello yo estudiaba técnico en productos lácteos en el Instituto Tecnológico Ejercito Rebelde.)

Imagen de Gabonice2

Por otro lado se le metió a Fidel Castro un cruce de Hostein puro con el cebú criollo. Compró semetales de calidad que como el famoso Rosafé Siné abandonó meses a sus antiguos dueños y cuando lo recogió el toro estaba enfermo y al final murió al poco tiempo de un infarto en Cuba. El F1 era 50% Hostein y 50% Cebú y no daba ni leche ni estaba aclimatado al trópico. La tosudez de Fidel Castro siguió y fueron en busca del F2 y el F3. Al final el F3 era lechero (7/8 Holstein) y se alcimataba al trópico. Pero tenía dos problemas: Primero un F3 con un F3 no daba un F3 con esas características pues degeneraba y Segundo: No se comía la abundante yerba cubana y había que darle forrajes que Cuba no producía. Fidel Castro fue más en su empeño estúpido y proyectó centros para producir F3 desde el cruce del F1 y planeó la contrucción de muchas fermentadoras a base de mieles finales y levadura torula. La biomasa que se produjo daba un forraje que el F3 no comía y Fidel Castro continuó el hundimiento de la ganadería cubana y reaizó un convenio con la extinta RDA de biomasa de Torula por biomasa de la leche desgrasada. Así ocurrió el hecho insólito de que el alimento del ganado cubano cruzaba el Atlantico. Finalmente, cuando la RDA se fue, también se fue aquel forraje y los F3 se morían como moscas en el potrero cubano lleno de yerba. El artículo debiera precisar más el papel de Fidel Castro en este desastre ganadero cubano.

Imagen de Gabonice2

Lo peor de todo fue cuando un Fidel Castro encolerizado contra el Embajador de España la tomó contra el ganado criollo, argumentando que era de poca calidad, pues nada bueno trajeron los españoles. Ahi empezó l embestida contra aquel ganado que se había aclimatado a nuestro clima por varios siglos. El ganado criollo era de doble propósito: daba bastante carne y leche suficiente como la que se puede dar en un clima tropical, donde las reses sudan.

Imagen de Anónimo

ESTo es el  COMUNISMO.....Hambre y MISERIA,por el PUEBLO......non por quien COMANDA.....en localida' SANTO DOMINGO,a 50 km de Habana,esta una fabrica de producto derivado de la leche,de SUPER PRIMERA CALITAD.....son 12 hobreros,que TRABACAN,solo,por LOS COMANDANTES,y CONSELLO de  ESTADO....YO la VI.....super dotata de aparato  super moderno.....TOME" lo yogurt....con la fresa.........especialida''' por el" CABALLO"....................HOY en CUBA,se come ...carne de res...........aquella >>RUBATA>>>>>>>de lo trabacadores...de el TURISMO....y de el MATADERO,cerca de  COLON.........dos cuc la libra.........

Imagen de Pijirigua

esas tienen q ser las vaquitas de ramiro o del comandante,pq las normales las que tenemos q escondernos  de los matarifes pesamos lo mismo q un galgo.