Lunes, 11 de Diciembre de 2017
21:53 CET.

Fidel y Rosafé

Una columna de Claudia Peiro sobre las locas iniciativas de Fidel Castro me trajo a la memoria la historia de Rosafé Signet y su triste destino en Cuba, a principios de los años 70. Es un cuento de amor, patriotismo, racionamiento y muerte, en la mejor tradición del realismo socialista. Helo aquí.

Yo no presencié la escena, pero puedo imaginarla sin gran dificultad. Fue amor a primera vista. El invicto comandante y el prodigioso semental. El primero vio una foto o quizá una película en la que el segundo desplegaba su sin par musculatura, la curva delicada de su cornamenta y su altiva mirada, casi de minotauro hiperbóreo. Tenía la fiereza de un miura, el empaque de un charolais y la reciedumbre de uno de esos ejemplares que los ancestros celtíberos del comandante habían inmortalizado en la piedra dura de Guisando. Había ganado numerosos concursos de belleza bovina.

El comandante, que también era un macho enérgico y prolífico, decidió que aquel toro sería el padre de sus terneros. Se llamaba Rosafé Signet, era canadiense y en 1967 costaba un millón de dólares. Ninguno de esos atributos fue óbice para que se ejecutara la voluntad del seducido guerrero. A las pocas semanas del flechazo, Rosafé estaba instalado en las afueras de La Habana, en un establo climatizado rodeado de tres hectáreas de pastos, con música indirecta, alimentación especial y una pequeña tropa de soldados, vaqueros y veterinarios encargados de velar por su salud y bienestar. Algunas noches, durante el suave invierno caribeño, la escolta lo dejaba trotar y pastar libremente por la dehesa, para que estirara los músculos y se refrescara el fatigado vergajo.

La cabaña ganadera de la Isla había experimentado una reducción vertiginosa en los pocos años que el comandante llevaba en el poder y se esperaba que el nuevo "toro de Fidel" obrase un milagro reproductivo. Gracias a la inseminación artificial y el espléndido patrimonio genético del animal, se iba a crear una primera generación de reses —denominadas F-1, en honor al autor intelectual de la iniciativa— que combinarían el rendimiento lechero de las vacas de raza jersey con la capacidad de producción de carne de Rosafé. Más tarde, el cruce de ejemplares de la primera generación mejoraría aún más las características la progenie, que se llamaría F-2 y así sucesivamente. A la vuelta de una década, Cuba iba a producir más leche que Holanda, más quesos que Francia y más carne que Argentina. Y ese prodigio sería el resultado del genio agropecuario del comandante y el semen poderoso de su mascota favorita.

Pero la escasez de alimentos, que ya era notoria ese año, se agudizó en los meses siguientes debido a otro proyecto epónimo que el comandante decidió emprender: en 1970 la Isla iba a producir 10 millones de toneladas de azúcar, cifra que batiría todas las marcas mundiales en la materia. Para lograr ese objetivo, la mayoría de los recursos humanos y materiales del país se consagraron a la tarea desde principios de 1969. La consiguiente carencia de casi todo fomentó el mercado negro y "el tiro de carne", actividad que consistía en sacrificar clandestinamente, con nocturnidad y alevosía, a todo cuadrúpedo que pastara en los alrededores de la ciudad. Los matarifes improvisados descuartizaban el animal a toda prisa y se llevaban los trozos más fáciles de vender, dejando el resto del cadáver en la escena del delito.

Monguito y Collín se dedicaban por entonces a esta lucrativa tarea. Durante un año los tres habíamos coincidido en el presidio político de menores, aunque mis amigos eran más bien lo que entonces llamábamos "policomunes", es decir, gente cuya actividad oscilaba entre la transgresión política y el delito común. Era una zona jurídica muy amplia y borrosa, en la que se movían numerosos jóvenes que el régimen consideraba a la vez delincuentes y "desafectos", y a los que castigaba con gran severidad. Para evitar el contagio ideológico, las autoridades preferían encerrarlos junto con los presos políticos. Monguito, Collín y yo habíamos salido de la cárcel en 1972. Dos años después, volvimos a encontrarnos en los calabozos del Castillo del Morro. Este es el relato abreviado que me hizo Collín de la hazaña que los devolvió al "embere mayor":

"Acere, estábamos en el tiro de carne y una noche salimos por cerca de La Coronela y vimos una vaca grandísima. Monguito le echó el lazo por el hocico y yo le di dos puñaladas en el lomo. Como era tan grande, na má pudimos llevarnos un pernil. Le sacamos un montón de filetes y los vendimos en el barrio. A los quince días, llegó el G-2 (policía política) y nos llevaron pa Villa Marista. Allí nos acusaron de haber asesinado al toro de Fidel y nos dijeron que nos iban a fusilar".

Gracias a la infinita benevolencia del comandante, Monguito y Collín no terminaron sus días en el paredón de fusilamiento. Tan solo los condenaron a 25 años de prisión, de los cuales deben de haber cumplido muchísimos.

Yo no sé si la historia que me contó Collín es verdadera o falsa. Solo sé que a principios de los años 70 Rosafé Signet, el semental de un millón de dólares que Fidel hizo traer de Canadá, desapareció misteriosamente y nunca nadie más volvió a hablar de él. Me encanta pensar que al menos una parte del noble animal terminó en los platos de los vecinos de Pogolotti, Cocosolo y otros barrios aledaños, donde Monguito y Collín tenían su clientela.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Anónimo

Ciencia ficcion a Rosafe no lo mataron los cuatreros y la F1 y F2 fueron un exito en adaptacion y producción, o no se acuerdan de ubre blanca. La ganaderia no cumpli 'ó porque faltaba la alimentacion para el ganado. El fracaso economic de cuba tiene mucho q ver con el poco estimulo par trabajar, mucha gente en las esquinas sin hacer nada o en bisnes de poca monta con lo q se conforman, los pocos q producen tienen que mantener una manga de vagos q viven y se educan con los subsidios del estado 

Imagen de Anónimo

A dios gracias que sus viejos emigraron como escoria sino pitbull no habria tenido futuro.hasta ingenieriaa se hizo.

Imagen de Anónimo

Buenos conciertos habria dado el Pitbull ahi en la cana si sus viejos no hubiesen emigrado con la "escoria".

Imagen de Anónimo

Buen artículo de Sales. F1 y F2 se les llama a la primera y segunda generación filial en la genética mendeliana, pero es verdad que la F de filial se entendía como la F de quién tú sabes. El plan de eugenesia vacuna fue el experimento más desastroso que se haya realizado en la ganadería cubana (y posiblemente mundial). El ganado nacional o criollo era producto de una selección natural de siglos. No sería el tipo de vaca que más leche y carne producía, pero era resistente al calor y la sequía, como también lo era la raza cebú. El plan eugenésico del aprendiz de brujo, consistente en mejorar el ganado cubano mediante el cruce con costosos sementales foráneos, con el fin de hacerlo más lechero y productor de carne, fue un desastre total. Los ejemplares resultantes de dichos cruces eran altamente vulnerables al calor y la sequía. Resultado: el número de reses se redujo a un mínimo irrisorio. En los 90 se intentó reconvertir el ganado, o sea regresar a lo que era antes, mas no tuvo ningún éxito. Actualmente, en Cuba casi no quedan vacas. Y las pocas que hay ni dan leche ni dan carne. Lo que dan es pena. NIC

Imagen de Anónimo

Esa vaca estaba llena de HORMONAS...y ANTIBIOTICOS para la inflamacion de las ubres..Los que se la comieron deben haber tenido posteriormente un fuerte olor en la piel, caída del cabello, sebo en el cuero cabelludo..., problemas pulmonares, cistitis..., herpes....infeccion intestinal y posiblemente le hayan crecido descomunalmente un par de tetas...

Imagen de Anónimo

En todos esos planes se fue todo el dinero, era como un hobby, y no se logró nada, el cordón de la Habana,ni una taza de cafe, los 10 millones, las cortinas rompe viento, la sacarina, el gandul, los planes avícolas, las textileras gigantes,la desecación de la ciénaga de Zapata, LA AUTOPISTA NACIONAL que está detenida hace mas de 30 años,los triangulos lecheros y ni un vaso de leche para los niños, de esto nunca la prensa nacional hizo ninguna crítica y consumieron millones QUE HORROR, cuanta hambre y miseria creo este loco ah y los grupos electrógenos ja ja ja

Imagen de Anónimo

Mentira !!!!! Al toro lo mato Posada !!!!!!!!

Imagen de Anónimo

Otra anecdota para el libro. En un congreso sobre acuicultura se presento un trabajo sobre el uso de excreta de cerdo para fertilizar estanques donde se cultivaban peces. Un representante del partido de Isla De Pinos quiso hacerse el "mas mejor" y mando a echarle cuatro camiones de mierda de puerco a una presa en la isla. Como resultado miles de peces murieron por falta de oxigeno. La presa quedo tatalmente sin vida alguna por un tiempo

Imagen de Anónimo

Bueno al toro lo pasaron a cuchillo,cuidado con esa"estetua" no vaya a parar a una fundición clandestina y la conviertan en herrajes de inodoros.www//castrosaurio.com

Imagen de Anónimo

Muy buen argumento para el guión de una película. Serviría para destornillarse de la risa y para educar a los jóvenes contra las estupideces ridículas de una ideología fascista !