Sábado, 21 de Abril de 2018
Última actualización: 20:16 CEST
América Latina

Batalla de ideas

Evo Morales, presidente de Bolivia. (VTACTUAL)

El 2018 será un año de retos para el mundo y, en particular, para América Latina. La corrupción de Odebrecht y los Papeles de Panamá, los muertos del crimen organizado y la violencia de Estado, la desigualdad (mal) oculta en el oropel del consumismo, las elecciones que apuntan al cambio —con riesgo populista— son noticia común en varios países de la región.

Es probable que la ola autocratizante, en plena expansión global, se consolide en la zona. Que Maduro y Evo —discípulos de Castro— avancen en la supresión de derechos e instituciones, pese a resistencias locales y condenas internacionales. Que, como espejo, las derechas continentales acudan al fraude y la represión para impedir, simultáneamente, el ascenso electoral de los democratizadores nativos y de los agentes bolivarianos. Que TrumpPutinXi Jinping conviertan nuestros mares, tratados comerciales y el ciberespacio en zona de disputa para sus agendas geopolíticas.

Frente a semejante panorama, defender la democracia real —liberal, republicana, social— y los Derechos Humanos —todos y para todos— son la única agenda compatible con la condición intelectual forjada durante dos siglos en Latinoamérica. Eso supone tener claro que a los desafíos actuales —de democracias precarias con deudas enormes en todos los órdenes de la convivencia colectiva— pueden sumársele en brevísimo tiempo otros radicalmente superiores, en la forma de viejas y nuevas tiranías, para los que hay que estar preparados, mientras libramos las contiendas del presente, desde ya.

Que los columnistas de publicaciones como la mexicana Proceso,  la colombiana Semana o la argentina Página 12 —en las antípodas de los agitadores de Granma—, los activistas de Derechos Humanos —ajenos a la involución fascista de Tarek William Saab— y los académicos progresistas —no sujetos a la ideología excluyente contrabandeada cómo pensamiento crítico por los actuales directivos de CLACSO— defiendan, sin complejo, las normas, modos e instituciones que dan auténtica vida al pluralismo y la diversidad.

Que repudiemos el encantamiento con el régimen chino, tan miserable en su poderío que tiembla por unas pocas voces disidentes.

Que nos indigne si Viktor Orban cierra una universidad en Budapest y también si Miguel Díaz-Canel llama a abolir toda muestra de autonomía pensante en La Habana.

Que nos duela un muerto de Temer o de Maduro.

Que nuestra sensatez nos haga dudar de por qué un pueblo instruido como el cubano ha elegido presidentes, por seis décadas, tan solo a dos hermanos.

Que nuestra coherencia analítica y moral nos recuerde que los regímenes e ideologías se evalúan por sus resultados integrales y no por sus orígenes populares o promesas libertarias.

Que nuestra defensa del derecho a escribir, votar, marchar y exigir políticas sociales lo esgrimamos, a la vez, contra los promotores criollos del trumpismo y el putinismo. Que impidamos macartismos 2.0 y nuevos Juicios de Moscú.

No tenemos armas ni capital: disponemos apenas de foros, urnas, medios y aulas, allí donde la libertad para ser ciudadano no ha sido aún anulada. En esos terrenos, alertas ante los demonios que nos asedian, habrá que encarar la disputa por el futuro de Latinoamérica. Una batalla —nunca mejor dicho— de ideas contra dogmas, de razones contra despotismos.


Este artículo apareció en el diario mexicano La Razón. Se reproduce con autorización del autor.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Pero quien han de estar preparados? 

Imagen de Anónimo

Ideas? Qué tienen que ver las ideas con la foto de Huevo Cocales, si este pata rajada tiene un saco de coca con mierda por cerebro. 

Imagen de Anónimo

Demasiada verborrea intelectual, o como mencionaron abajo se necesita una prosa “sencilla y limpia”, que para denunciar “las batallas de ideas” de éstos desmadrados no hay que estarlos comparando con nadie, ni tampoco creo que estamos en una situación para estar analizando los problemas globales, cuando nada de eso tiene que ver con las batallas ideológicas que éstos dictadores bananeros se han inventado y que sólo ellos son los que aparentemente las pueden entender, pero bueno así de enredados y llenos de metáforas tienen que ser los artículos que vienen de la tal llamada “izquierda-democratica”, si dijeran las cosas claras se sienten que están ‘traicionando’ esa ideología, que en realidad es la de ellos.  

Imagen de Anónimo

Chaguaceda:¿estás compitiendo con HHC? ¿Le quieres quitar su empleo? ¿De centro? Ese texto cojea mucho de la pata izquierda... Como Chencha la Gambá. Pobreza conceptual y oscuridad sintáctica, como ya han señalado otros. Si eso es "preclaro", lo que nos espera no tiene nombre...

Imagen de Anónimo

Que nuestra sensatez nos haga dudar de por qué un pueblo instruido como el cubano ha elegido presidentes, por seis décadas, tan solo a dos hermanos. En esta frase se echan de menos los entrecomillados y yo diría que hasta los signos de interrogación, por ejemplo en “¿sensatez?”, “¿instruido?”, “¿elegido?” y “¿presidentes?” Persiste el autor en falsas equivalencias y cómodas equidistancias. No se acaba de sacudir de ese autoritarismo disfrazado de progresismo tan minuciosamente aprendido en la Cuba comunista.

Imagen de Anónimo

No es meter en el mismo saco a Trump y Xi Jinping el problema es que Obama creo el Libre Tratado de Comercio del Pacifico para contrarrestar la influencia China en el Pacifico y en particular en América Latina y lo que hizo Trump como primer acto de su administración fue de un plumazo sacar a USA y le dejó libre el camino a Xi para liderar el tratado donde no tenía ninguna participación China, sacó a USA del tratado Global Climático y de nuevo Xi entro de lleno, el gran problema de Trump, y es bueno que Chaguceda lo meta en el mismo saco, porque él está sacando a USA del Saco Global y entonces Jimping y Putin estan ocupando ese vacío y poniendo el peligro la democracia global porque un dictador comunista con una población casi 2000 habitante con la segunda economía mundial se está tragando al mundo y por otro lado el Zar Ruso Moderno con su régimen autoritario se está apropiando de los despojos que Trump le está dejando, En el casito de Maduro\Temer no me voy a meter,  pero si de corrupción se trata el madurismo es el régimen más corrupto y Temer fue el primer presidente en ejerció en la historia brasileña que fue acusado de criminalmente de corrupción y se libró de no ser investigado por las maniobras que hizo en la cámara de diputados entre ellas la compra de votos para posponer la investigación hasta tanto concluya su mandato COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Hallo bien que Chaguaceda asuma la "defensa del derecho a escribir", pero hallaría mejor que, como intelectual y académico de postín, asumiese el deber de escribir con un mínimo de rigor conceptual y formal. No le estoy pidiendo primores estilísticos ni mucho menos, sino una prosa sencilla y limpia, sin esa proliferación de incisos entre guiones que oscurecen el enunciado en vez de aclararlo. Eso por no hablar de las equivalencias forzadas, a las que ya se han referido otros comentaristas, entre Maduro y Temer o Trump y Xi. Se puede, e incluso se debe, criticar a Trump y al pipisigallo, pero no es de recibo meterlo en el club de los dictadores. En primer lugar, porque en EEUU las instituciones funcionan. Prueba al canto: viene un juez federal del quinto coño y le congela a Trump un decreto u orden ejecutiva. ¿Qué juez se atreve a ponerle un stop a Putín o a Xi Pinchín? No manches. ----NIC

Imagen de Anónimo

Ni el pueblo cubano ha elegido de presidente en 60 años a dos hermanos , nunca lo hemos elegido en lid democrática . Fidel Castro se apropió del poder en una jugada bien planeada y despues de tiranizar, excluir toda posibilidad de democracia destruyendo la sociedad civil y las instituciones, expulsando el 20 por ciento de la poblacion , encarcelado a cientos de miles y asesinando festinadamente abdicó el Rey Máximo Lider  de la mentira y la estafa a su hermano El Minimo que ha terminado con creces la destruccion absoluta de la Nación 

Imagen de Anónimo

Excelente artículo de Chaguaceda porque solo desde posciones de centro se puede gobernar de manera sensata. Consenso y no dogmas; pragmatismo y no ortodoxia ideológica. 

Imagen de Balsero

Es sólo una opinión, pero no me gustó el artículo. Mezcla demasiado. Sin ir más lejos, no metería en la misma bolsa a Evo y Maduro. Pueden tener la misma ideología pero el boliviano llevó a cabo la reestructuración del Estado y sobre todo, la estabilización del proceso democrático, por más que ahora vire hacia un gobierno perpetuo. Por otra parte mencionar a Página 12, periódico argentino funcional a los K (la historia es larga) como "las antípodas de los agitadores del Granma" es no conocer su línea editorial.