Sábado, 20 de Octubre de 2018
Última actualización: 00:25 CEST
IRÁN

Doce muertos y más de 300 detenidos en las protestas antigubernamentales en Irán

Estudiantes se enfrentan a las fuerzas policiales en la Universidad de Teherán este fin de semana. (EFE)

Al menos 12 personas murieron en las protestas en curso en Irán, y manifestantes armados intentaron tomar comisarías y bases militares, reportó este lunes la televisora estatal iraní citada por la agencia AP.

De acuerdo con EFE, además de estos 12 muertos habría más de 300 detenidos a raíz de las manifestaciones antigubernamentales iniciadas desde el jueves pasado en varias ciudades de Irán.

Las protestas comenzaron el jueves en Mashhad por asuntos económicos y desde entonces se han extendido a varias ciudades, con algunos asistentes coreando eslóganes contra el Gobierno y el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.

Diez personas fallecieron durante enfrentamientos este domingo en la noche, dijo la información de la televisora estatal sin ofrecer más detalles. Dos activistas más perdieron la vida en una protesta en el oeste del país el sábado en la noche.

"Algunos manifestantes armados intentaron tomar algunas comisarías y bases militares pero enfrentaron la firme resistencia de las fuerzas de seguridad", explicó la cadena. No se indicó dónde tuvieron lugar los asaltos.

La televisora estatal emitió imágenes de edificios en llamas y de personal de una ambulancia intentado ayudar a una persona herida en medio de una multitud de personas que gritaban. Además mostró un camión de bomberos que parecía haber sido atacado y calcinado.

La cadena explicó más tarde que seis personas murieron en la localidad occidental de Tuyserkan, a 295 kilómetros (185 millas) al suroeste de Teherán, y otras tres en Shahinshahr, a 315 kilómetros (195 millas) al sur de la capital, pero no especificó dónde se registró la última víctima mortal.

Antes el lunes, la agencia de noticias semioficial ILNA dijo que dos personas fallecieron en Izeh el domingo en la noche citando a Hedayatollah Khademi, representante de la localidad.

La causa de los decesos se desconocía por el momento, explicó el funcionario. Muchos residentes en Izeh, a unos 455 kilómetros (280 millas) al suroeste de Teherán, tienen rifles de caza en sus casas.

Irán bloqueó el domingo el acceso a Instagram y a la aplicación de mensajería Telegram, utilizada por los activistas para organizarse. El presidente del país, Hasan Ruhani, reconoció el malestar de la población por la mala situación económica de la República islámica, aunque él y otros advirtieron que el Gobierno no dudará a la hora de reprimir las protestas si consideran que incumplen la ley.

Estas son las manifestaciones antigubernamentales más grandes convocadas en Irán desde 2009, cuando el opositor "movimiento verde" organizó varias jornadas de protesta contra la reelección del entonces presidente, Mahmud Ahmadineyad, que fueron duramente reprimidas.

Asimismo el Parlamento iraní acusó este lunes a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí de fomentar los disturbios generados en las manifestaciones que se han producido.

Desde el sábado, tercer día de las protestas, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha publicado varios mensajes en su cuenta de Twitter en los que ha criticado a las autoridades iraníes.

Trump publicó este lunes que "el gran pueblo iraní ha sido reprimido durante muchos años. Están hambrientos de comida y libertad. Junto con los derechos humanos, la riqueza de Irán está siendo saqueada. ¡ES HORA DE UN CAMBIO!", agregó.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, negó la acusación de Rohani también secundada por el legislativo iraní, de que Israel está detrás de los incidentes.

En un comunicado de su Oficina, Netanyahu calificó de "falsas" e "hilarantes" las acusaciones de Rohaní y dijo que su respuesta pasa por "no insultar al pueblo iraní", pues "se merece algo mejor que eso".

En un pleno extraordinario, el Parlamento iraní evaluó este lunes la situación en el país a raíz de la ola de manifestaciones no autorizadas.

En el pleno se reconoció que se ha producido un deterioro de la confianza de la población por el aumento de coste de la vida, la política económica y los casos de corrupción que se han detectado.

Sigue sin funcionar la red social Telegram (que fue bloqueada por Teherán este fin de semana), la más usada y popular entre los iraníes, donde se llevaban a cabo los llamamientos a participar en las protestas.

El Ministerio del Interior ha dejado claro que no se ha otorgado ningún permiso para convocar manifestaciones por lo que hasta ahora cualquiera de ellas es ilegal.

La ley iraní de delitos políticos penaliza cualquier manifestación considerada "contraria a la gestión del país y sus instituciones políticas y a las políticas nacionales y exteriores".

Los manifestantes durante sus protestas corearon fuertes lemas, en ocasiones contra el sistema de la República Islámica, el presidente Rohaní y el líder supremo del país, Alí Jameneí.

Archivado en