Lunes, 20 de Noviembre de 2017
17:39 CET.
Venezuela

Cubazuela amenaza la seguridad regional

La injerencia política e intervención militar extranjera en Venezuela no son posibilidades teóricas. Ya existen; no provienen de Washington, sino de La Habana.

El tema venezolano —como también el cubano— no es exclusivamente un asunto moral por la violación brutal y masiva de derechos humanos. La actuación concertada de ambos países representa una amenaza a la seguridad regional que requiere ser priorizada como tal.

Estamos en presencia de un conflicto interno entre la población y un Estado dictatorial. Pero ese enfrentamiento endógeno se ha internacionalizado por el activo apoyo de miles de asesores militares y de la inteligencia cubanos a los narcopolíticos venezolanos en ese país. A ellos se suma la presencia de otros miles de narcoguerrilleros de las FARC, y la concertación con terroristas islámicos e Irán.

Después del escándalo por tráfico de drogas en 1989, los hermanos Castro decidieron "externalizar" progresivamente los riesgos de seguridad que esa actividad le suponía. Para ello traspasaron esas operaciones y los vínculos directos con otros Estados y grupos terroristas, latinoamericanos e islámicos, al territorio venezolano.

El Gobierno cubano ha implantado un genuino outsourcing del crimen y terror. Venezuela devino en el nuevo Departamento MC de Cuba. Desde allí también —con lo que parecía una fuente inagotable de petrodólares— se conspiró para promover y/o apoyar gobiernos afines a La Habana en el resto del hemisferio y sustituir las instituciones panamericanas por otras antiestadounidenses.

En realidad, la batalla por reelegir —contra la Constitución— a Manuel Zelaya era un conflicto entre carteles por el control de Honduras para el tráfico de drogas hacia EEUU. La expulsión de la DEA de Bolivia  —así como la complicidad de Correa con las FARC, a las que permitió usar su territorio y de las que recibió 100.000 de dólares para su campaña electoral, según los documentos de la narcoguerrilla ocupados a Raúl Reyes—, se hacía agitando banderitas antimperialistas, pero respondían a una oscura alianza continental entre la política y el narcotráfico que se concibió en La Habana y se financió por Caracas. 

Castro necesita del régimen venezolano para sobrevivir, no solo por el petróleo y los subsidios, sino por el oscuro flujo multimillonario de recursos provenientes de diversas actividades criminales. Esos no están contabilizados por los expertos y economistas. El centro criminal que genera esos ingresos está en Caracas. Por eso —no por consideraciones ideológicas— es que Raúl Castro no vacila en impartir la orientación a sus títeres venezolanos y asesores en aquel país para que masacren sin titubear a los que pretendan denunciar la naturaleza colonial y criminal de ese Estado.  

El tema cubano-venezolano no resulta secundario, ni puede esperar para atender primero otros focos de amenazas a la paz y la seguridad internacionales. Estamos en el umbral de un importante conflicto regional y toca a los gobiernos democráticos del hemisferio lanzar de inmediato una iniciativa para ponerle coto, comenzando por la retirada de toda fuerza extranjera, militar o de inteligencia, de Venezuela.

General Castro: ¡esos venezolanos asesinados son responsabilidad suya! No lo olvide, porque las víctimas no lo van a olvidar.   

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 21 ]

Imagen de Anónimo

La aventura Castrada en Venezuela comenzó apenas aquellos trío tenebroso llegó al poder en Agosto 1959,ya los subersivos cubanos andaban conspirando contra Betancourt.En 1989 todos los sobrevientes de aquel Raid,eran Generales de División y de Brigada y de los eternos ausentes a los vergazos,felices en sus tronos,como siempre los dictadores Castrado. 

Imagen de Anónimo

Algún día se sabrá "toda" la verdad sobre las Causas 1 y 2. Por lo pronto, la droga, aquello que no habla el gobierno sólo para perjudicar a alguno, fue actor principal de esta historia. Y nada dice que ya concluyó.
Las historias - muchas tergiversadas - que se conocieron años después, dan cuenta de grupos de apoyo para - militares cubanos, que les daban protección a los colombianos, por tierra, mar y aire. Se habían acostumbrado a ser los amos y señores de los plantíos y de las "kitchen". Habían empezado a manejar mucho dinero y los giros que enviaban a la isla eran cada vez más limitados, pese a proteger cargamentos voluminosos.

Imagen de Anónimo

ANONIMO DE LAS 9:25: No creo que sea paranoia lo de Blanco. Quien siguió los juicios de las Causas 1 y 2, y además conoció de los negocios de los Castro con Noriega en Panamá, tiene razones suficientes para argumentar acerca de cualquier negocio ilícito de los Castro con el Huevo Cocales, con Maduro, cuyo sobrino ha sido enjuiciado por narcotráfico, proceso que salpicó al hijo del exembajador cubano en Venezuela, Germán Sánchez. Con tal de sobrevivir en el poder le entregan sus almas, no al diablo, sino a la droga. Hay que ser papanatas para pensar que hay dignidad o un mínimo de ética entre esa gente. 

Imagen de Anónimo

Pese a tener el peor concepto de ambos gobiernos, no creo que en el caso de los militares castristas estén metidos en el tema de la droga. Siempre se manejaron con bastante torpeza en ese ambiente - dicho por sus pares colombianos - por lo que le dejaría ese "privilegio" a los bolivarianos. Allí sí están acostumbrados a intermediar en el oscuro negocio de la droga. Al grupo MC lo habían penetrado agentes de la DEA y no le quedó más remedio a FC que armar un paripé de manera urgente y silenciarlos de manera definitiva.
Sí pienso que por el trabajo cotidiano de asesoramiento militar, los miembros de las FAR conozcan con cierto detalle lo que está ocurriendo en Venezuela en materia de cultivo y comercialización de droga.
 

Imagen de Anónimo

El señor Blanco, antes de escribir este paranoico artículo, debe haber fumado muchísimo. Me recordó a aquel político norteamericano, el primer secretario de defensa de la posguerra, James Forrestal, que se tiró por una ventana obsesionado con los rusos.

Imagen de Anónimo

17:58 cest, es que cualquiera que tenga dignidad en este mundo se puede meter, o reaccionar duramente, contra una tirania que viola los derechos humanos y que reprime brutalmente a un pueblo y a los disidentes que opinan diferente.
Entonces por que el dictador Raul Castro siempre tiene sus narices metidas en Venezuela y envia a Caracas sus avispas negras para que repriman y asesinen al pueblo venezolano en las calles!?
Por que!? Responde ciberclaria.............

Imagen de Anónimo

Aquí tenemos a otro jugador de postalistas que sabe más que la DEA

Imagen de Anónimo

Es q Trump ni nadie tiene derecho a entrometerce en los asuntos internos de Cuba.

Imagen de Anónimo

La oposición venezolana, primero a Chávez y ahora a Maduro, ha denunciado siempre la presencia de asesores militares y de inteligencia cubanos en Caracas. La intromisión lleva ya años, desde antes de que Carlos Lage proclamara su fidelidad a dos presidentes en época de Chávez y de Fidel Castro. Y precisamente por ello, por el tiempo transcurrido, ese intervencionismo se va convirtiendo en el día a día de los funcionarios y militares venezolanos, en la "normalidad" cotidiana para nuevas generaciones de fieles al chavismo. La oposición tiene el deber de recordarlo todos los días, de hacer campaña contra la injerencia cubana en Venezuela, el deber de sacarlos de allí, así sea a patadas.

Imagen de Anónimo

14:48 Cest, tienes toda la verdad mi hijo, toda la verdad. Yo fui uno de esos estupidos que le di mi voto a Donald Trump pensando que este hombre tenia huevos y pondria en su lugar al regimen del asesino Raul Castro y su complice Maduro en Venezuela.
Pero este Trump ha resultado un cobarde y un infame que no dice ni esta boca es mia ante las muertes de tantos venezolanos y la continua represion de Raul Castro en Cuba.
Que decepcionado estoy mi hijo, para el 2020 voy a darle mi voto a los democratas asi sea Michele Obama la que venga a las elecciones.
Que decepcionado estoy con el mentiroso y cobarde Donald Trump. Raul Castro sigue dando palos en La Habana, como si nada, y ni hablar de Maduro en Caracas con sus colectivos y sus muertos.........