Martes, 12 de Diciembre de 2017
22:58 CET.
América Latina

Los gobiernos de Venezuela y Guyana acuerdan el regreso de los embajadores

Los presidentes de Venezuela y Guyana acordaron el domingo el regreso de sus respectivos embajadores, en un primer paso para mejorar las relaciones diplomáticas entre los vecinos sudamericanos, tensas desde que este año un hallazgo petrolero reavivase un conflicto fronterizo centenario, informa Reuters.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la decisión que ya había sugerido el domingo el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en un encuentro que sostuvo con ambos mandatarios en el marco de la Asamblea General de la organización en Nueva York.

"Por propuesta del secretario se ha acordado nombrar embajadores", dijo Maduro a la televisión estatal en los pasillos de Naciones Unidas.

"En el caso de Venezuela volveríamos a mandar a nuestra embajadora de manera inmediata a la capital de la República Cooperativa de Guyana. Queremos relaciones de hermandad", afirmó.

Maduro puso en revisión las relaciones diplomáticas con su vecina Guyana y retiró a su embajadora en julio, en protesta por las actividades que la petrolera estadounidense Exxon Mobil inició en la costa del pequeño país de habla inglesa, en un área que Caracas considera pertenece a un territorio en disputa.

En septiembre, el gobierno de Maduro también suspendió las gestiones para otorgar el beneplácito al Gobierno de Guyana, que buscaba acreditar una nueva embajadora en ese país.

El presidente guyanés David Granger, ha considerado "agresiva" la actitud de Caracas y denunció este mes un movimiento de tropas "extraordinario" en la frontera del país vecino.

Exxon anunció en mayo que encontró petróleo en el bloque Stabroek, que opera con una licencia otorgada por el Gobierno de Guyana. Hasta ahora la compañía ha preferido no comentar sobre la controversia diplomática.

A la salida de la primera reunión con Granger, elegido este año, Maduro insistió que su gobierno buscará continuar con la mediación de Naciones Unidas para resolver la disputa por las tierras al oeste del río Esequibo.

"Le dije al presidente Granger que Venezuela no ha sido y será jamás un país imperialista", afirmó Maduro.

Granger se reunió también con Raúl Castro, principal aliado de Maduro en la región.

Tuvieron "una conversación amena donde destacaron la importancia de la integración en la región e intercambiaron sobre temas bilaterales", informó el diario oficial Granma sin mencionar el conflicto entre Guyana y Venezuela.

Según un comunicado de la Presidencia de Guyana, Granger expresó al general su preocupación por la controversia territorial con Venezuela.

"Queremos salir adelante con nuestro desarrollo y creemos que el peso de Cuba en el Caribe podría influir en el resultado para asegurarse de que el Caribe sigue siendo una zona de paz", dijo Granger, según el sitio oficial Inewsguyana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Parece que el presidente Granger tiene bien claro que, cuando de los problemas con Venezuela se trata, con quien tiene que hablar no es con Maduro precisamente.

Imagen de Anónimo

Maduro se pelea con todos, es muy bravo, es muy belicozo, parece querer extrenar los juguetes que Chavez en su tiempo le compró a Putin. Cuidado bocón, controlate cabrón.

Imagen de Anónimo

Cuba llamo al orden a Maduro. A Cuba no le conviene verse involucrada en un conflicto donde sus relaciones con el resto del Caribe anglo, mas Inglaterra y USA puede ponerse en dificultades ahora cuando menos le conviene.  

Imagen de Anónimo

Maduro esta desesperado por crear un conflicto belico con algun pais vecino, que le permita suspender las proximas elecciones parlamentarias, donde el fracaso lo tiene asegurado. y detras de esta estrategia esta la dictadura cubana, no cabe dudas pues su cabeza no da para tanto.