Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 11:32 CET
DISIDENCIA

El Partido Popular español reitera el reclamo de libertad incondicional para Eduardo Cardet

Regis Iglesias (I), José Ramón García-Hernández (C) y Carlos Payá. (MCL)

José Ramón García-Hernández, secretario de Relaciones Internacionales del Partido Popular (PP) de España, se reunió este martes en su sede de la calle Génova, en Madrid, con el portavoz y el representante del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en España, Regis Iglesias y Carlos Payá, respectivamente.

De acuerdo con una nota publicada en el sitio oficial del MCL, durante el cordial encuentro García-Hernández se interesó en primer lugar por la situación del coordinador nacional de la organización opositora y preso de conciencia Eduardo Cardet.

El portavoz de Asuntos Exteriores del PP exigió la liberación incondicional del líder y quiso conocer más detalles sobre la labor del MCL, en especial, la propuesta de reforma de la Ley Electoral "Un cubano, un voto", que fue explicada con detalles por los representantes del MCL.

Según precisó la organización, en la reunión se trataron cuestiones referentes a las relaciones entre el Gobierno de España y el régimen cubano, la reiterada demanda de a que Iglesias se le permita regresar a Cuba y "otros asuntos comprendidos dentro de la relación entre el PP y el MCL, como organizaciones pertenecientes a la Internacional Demócrata de Centro".

En una reciente entrevista con DIARIO DE CUBA, Iglesias sostuvo que las autoridades del régimen tienen que reconocer su derecho y el de todos los cubanos "a entrar y salir de nuestro país, a regresar y vivir en Cuba tal como demanda el Movimiento Cristiano Liberación desde 2008 en la Ley de Reencuentro Nacional, del Proyecto Heredia".

También se fijó una posible fecha para un encuentro entre el MCL y el nuevo presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

El Movimiento Cristiano Liberación (MCL) lleva adelante su petición a la Asamblea Nacional del Poder Popular "por una Ley Electoral que garantice el derecho de todos los cubanos a elegir y ser elegidos".

La organización define una nueva legislación como "un primer paso creíble hacia la transición" para "empoderar a todos los cubanos por igual".

La iniciativa ya había sido entregada en mano a más de cien diputados de la anterior legislatura y a otros tantos de la actual.