Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 19:35 CET
REPRESIÓN

La FDHC denuncia varios 'ataques' a raíz de la identificación de presuntos represores radicados en Florida

Juan Antonio Blanco explica uno de los programas de la FDHC. (FDHC)

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) alertó que desde que se dieron a conocer las denuncias de las víctimas de dos represores cubanos radicados en Florida "se han intensificado y diversificado las agresiones" contra la institución.

Según un comunicado enviado por la FDHC, "estas agresiones incluyen, entre otras acciones, más de 18.500 ataques cibernéticos, falsificación de cheques bancarios con la intención de sustraer fondos y ataques a la reputación del programa e incluso a quien lo dirige".

Para la organización, nada de lo que ha ocurrido es "casual".

"La FDHC tiene razones para creer que esas acciones forman parte de un plan más amplio contra varias iniciativas del exilio. En nuestro caso, las asumimos como reconocimiento implícito, por parte del gobierno cubano y sus agentes, de la eficacia de nuestro programa contra los represores. No nos van a distraer y, menos aún, nos van a parar", sostuvo.

En el comunicado, la organización agradece el apoyo que el programa y quien lo dirige, Juan Antonio Blanco, vienen recibiendo de parte de las víctimas y de la comunidad.

Por último, la FHRC reiteró "su compromiso inclaudicable de seguir adelante con esta y otras iniciativas para alcanzar la democracia, libertad y prosperidad en Cuba".

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, con sede en Miami, anunció el pasado mes de junio que había identificado a dos presuntos "represores cubanos" radicados en Florida y que los expedientes y las declaraciones juradas de las víctimas estaban ya en poder de las autoridades federales estadounidenses.

Se trata de Makbel Grau Rodríguez y Julio Francisco Orta Mateo, presuntos autores de delitos de violencia física, atropellos, abusos y represión, según indicó en una rueda de prensa el propio Blanco.

4 comentarios

Imagen de Juan

Estan nervioso los del G2, tienen miedo que le quiten el buen vivir de allá y acá. Ellos no saben que el FBI y otros cuerpos de inteligencia de la US lo tienen bajo observación estudiando sus métodos y quienes son. Cuando caigan van a caer como moscas. 

Imagen de Libertad Para Cuba

Ana Julia, pues solicite a El Nuevo Herald su derecho a réplica. No se lo pueden negar.

Imagen de el viejo capao

yo conozco a muchos chivatones viviendo la dulce vida en miami, por ejemplo, yo.

Imagen de Ana Julia Faya

El Nuevo Herald publicó hace un par de días un artículo firmado por Nora Gámez, no contra los represores que denuncia la Fundación, sino contra la persona de Juan Antonio Blanco, que es quien lleva a cabo ese programa apoyado en las denuncias de las víctimas. Además de ser un periodismo bochornoso, el artículo es típico de las campañas de character assassination que concibe y lleva a cabo el régimen de La Habana (¿Coincidencia?) Está lleno de falsedades y medias verdades, que como periodismo de información, o incluso columna de opinión, deja mucho que desear. Solo a modo de ejemplo sobre la "seriedad" de ese artículo, destaco la afirmación, refiriéndose a Blanco, de que los que pertenecimos al Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana fuimos acusados de pasarle información a la CIA, y utiliza esta falsedad para argumentar que a pesar de ello, Blanco fue favorecido al ir a parar al MINREX. La acusación que se nos hizo fue de "revisionismo", término acuñado por el estalinismo soviético del que La Habana se apropió en el 70. Si hubiéramos colaborado con la CIA, no hubiéramos levantado cabeza nunca más en Cuba, ni Blanco ni ninguno de nosotros, no hubiéramos sido reubicados en la propia Universidad incluso como profesores, en otros organismos del Estado y hasta con cargos de dirección algunos de nosotros. Y como esa falsedad maliciosa, se leen otras más bajo la firma de Gámez que, lejos de denunciar la represión en Cuba, cuestiona a quien denuncia los abusos de que es capaz el régimen cubano. Es un franco bochorno para el Herald.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.