Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Última actualización: 12:08 CEST
REPRESIÓN

Un reportero de Palenque Visión es agredido y el régimen lo acusa de provocar 'lesiones'

Eider Frómeta Allen. (MARTÍ NOTICIAS)

El reportero de la agencia audiovisual independiente Palenque Visión Eider Frómeta Allen fue golpeado, detenido y acusado de un delito de "lesiones" por una agresión que no inició él, según denunció él mismo a DIARIO DE CUBA después de ser liberado tras cuatro días de arresto en el Departamento de Operaciones de la Seguridad del Estado de Guantánamo.

"El pasado viernes 22 pasadas las 8:00PM me dirigía a la casa de Rolando Rodríguez Lobaina, director de la agencia audiovisual Palenque Visión, de la cual soy reportero. Llevaba una mochila negra, una cámara 4K, una tarjeta de 74GB y un micrófono, todos medios de trabajo", contó.

"A tres cuadras de mi casa fui agredido por tres personas, me dieron golpes, y pasados unos minutos llegó un carro patrulla y me trasladaron junto a dos de los agresores, el otro se dio a la fuga, a la estación policial Parque 24", añadió.

El reportero añadió que allí le ocuparon los medios descritos.

"Estuve alrededor de tres horas en esa estación y luego fui trasladado al centro de detención más conocido como Operaciones. Allí fui amenazado, me dijeron que había lesionado a una de las personas que me agredieron. Uno de ellos sé que era un agente de la Seguridad del Estado", dijo.

"Fui liberado el pasado martes 26 de junio, en horas de la tarde, por Sergio, el jefe de Enfrentamiento, y Caraballo, otro funcionario de la Seguridad del Estado. Me dijeron que estaba sujeto a juicio, pendiente de juicio por 'lesiones'", precisó.

"Estoy golpeado en varias partes del cuerpo y me lastimaron los labios", afirmó.

Rodríguez Lobaina recordó que "no es la primera vez que estos actos represivos han recaído en la agencia Palenque Visión, fundada en 2011 y con más de 5.000 historias documentadas a lo largo de todo el país".

El director de la agencia de prensa independiente añadió que el grupo "ha sufrido robos de medios de trabajos y agresiones físicas contra sus miembros, así como amenazas y extorsión a familiares de los periodistas no alineados con el Gobierno de la Isla".